Guía de destinos Iquique

Descubre Iquique

Paseo Baquedano

Es el nombre que recibe la principal calle de la ciudad, probablemente la más antigua y una de las más bellas de Iquique. Fue habilitada como paseo peatonal y conserva la arquitectura de los años de su construcción, situados entre 1820 y 1920. Además, es el primer testimonio del auge de la industria salitrera en la zona. En la actualidad, reúne a los anticuarios de la ciudad, quienes venden aquí los artículos que rememoran esos años de auge económico.

Playa Cavancha

Junto con Playa Brava, son las más importantes de la ciudad, pero a diferencia de esta última, Cavancha es ideal para el baño y la práctica de deportes náuticos como windsurf, bodyboard y esquí acuático, entre otros. Sus aguas azuladas y calmas la hacen apta para todos los bañistas, y sus finas arenas blancas la hacen inmejorable para un día de sol, en cualquier época del año. Tiene una forma curva característica de península y es de fácil acceso, pues se encuentra en pleno centro del litoral iquiqueño, frente a la Costanera.

Zona Franca

Conocida como "Zofri", la Zona Franca de Iquique se encuentra ubicada en el sector norte de la ciudad, en una extensión de 240 hectáreas. Aquí se comercializan productos provenientes de distintos puntos del país y especialmente del extranjero, con la característica de encontrarse exentos de impuestos. El lugar es un paso obligado para los viajeros, que aprovechan de comprar perfumes, artículos personales y para el hogar, entre otros.

Boya de la Corbeta Esmeralda

Constituye una huella emblemática a nivel nacional. La boya marca el lugar de hundimiento de la Corbeta Esmeralda, el 21 de mayo de 1879, durante el Combate Naval de Iquique, en el marco de la Guerra del Pacífico.

Construida en acero, tiene 12 pies de alto y está pintada con los colores de la bandera chilena; la misma flamea en su parte más alta. Es posible divisarla desde la histórica rada de Iquique y también se realizan visitas turísticas en lancha. Tanto la boya como la rada se encuentran ubicadas en el extremo norte de la ciudad.

La Tirana

Es una localidad que surge como un oasis en plena pampa del Tamarugal, 72 kilómetros al sureste de Iquique.

Con una población que apenas supera los 800 habitantes, la apacible vida de sus habitantes cambia cada año durante la fiesta religiosa de la Virgen del Carmen de La Tirana, que celebra su día el 16 de julio. Durante cinco días, el poblado se transforma por completo en una fiesta que incluye disfraces, bailes y desfiles alegóricos, música y ofrendas a la patrona del pueblo.

Oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura

Son dos antiguos emplazamientos, abandonados en la actualidad, ubicados 48 kilómetros al este de Iquique. Ambos fueron nombrados Monumentos Históricos y Patrimonios de la Humanidad, desde 2005, e integran la lista de Patrimonio en Peligro.

Las oficinas salitreras son un símbolo del esplendor que vivió la región a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, época en que la exportación de salitre producido en el norte del país produjo un auge económico explosivo, que se tradujo en abundancia.

El bienestar duró hasta que Europa, específicamente Alemania, aprendió a elaborar salitre sintético, en los años de la Primera Guerra Mundial. Así comenzó la decadencia del producto nacional, puesto que ya no era requerido en el extranjero. A ello se sumó la Gran Depresión que sufrió Estados Unidos en 1929, lo que terminó por colapsar la economía y las finanzas de todas las oficinas salitreras del país.

Humberstone y Santa Laura fueron finalmente abandonadas en los años '50, convirtiéndose a partir de entonces en dos pueblos fantasmas, que hoy son visitados como atracciones turísticas.

Oasis de Pica

Es un pueblo ubicado 114 kilómetros al sureste de Iquique y a 1.325 metros de altura. Es famoso por sus cultivos de cítricos como naranjas, pomelos y especialmente los conocidos "limones de Pica", que se usan en la preparación de tragos como pisco sour y caipirinha. Otros frutos que se producen de manera importante son mangos y guayabas. En los alrededores de Pica se aprecian grandes extensiones de estos cultivos, al igual que en otros poblados cercanos como Matilla y Valle de Quisma.

El sol y cielos despejados son aquí característicos durante casi todo el año, por lo que un paseo a estas tierras resultará placentero para el visitante, quien descubrirá que la zona fue habitada desde tiempos precolombinos y por diferentes culturas.

Pica se encuentra en un lugar que formó parte del Camino del Inca, y que Diego de Almagro, el descubridor de Chile, recorrió durante su empresa emancipadora. Gran parte de sus construcciones son, de hecho, de la época posterior a la llegada de los españoles.

Artículos de interés

Sudamérica
Variedad gastronómica al sur del mundo
De fiesta por Sudamérica