Guía de destinos: Sao Paulo, Brasil

Sao Paulo es la ciudad con mayor densidad de habitantes de Brasil y en ella es posible apreciar una arquitectura moderna que convive a la perfección con las áreas verdes y playas de arenas blancas. Al recorrer sus calles los turistas pueden recorrer diversos lugares culturales y observar espectáculos nocturnos, además de visitar exclusivas tiendas y galerías de arte. 

Compra tus pasajes a Sao Paulo y viaja a conocer diversos lugares turísticos como: la isla de Guarujá, los vestigios de la época de oro del café y el lugar donde se realiza la etapa sudamericana del circuito de Fórmula 1. "Contenido proporcionado por LAN"

Contenido creado por Lonely Planet

  • Sao Paulo - Transporte

    Desde el aeropuerto

    El taxi entre el Aeroporto de Congonhasand y el centro de la ciudad cuesta de $30 a $40 reales y tarda unos 30 a 45 minutos, según el tráfico. Para tomar un autobús hasta el centro, salga de la terminal y camine hacia la derecha, en donde podrá ver una calle poblada con un paso para peatones. Diríjase hacia el paso pero no lo cruce, podrá ver una multitud de personas esperando los autobuses en toda la calle. Los autobuses locales 875A y 875M viajan hasta la Av Paulista. En forma alternativa, puede tomar un taxi hasta la parada de subterráneo São Judas ($15 a $18 reales) y tomar el subterráneo desde allí que lo llevará al centro.

    Aeroporto São Paulo/Guarulhos, el aeropuerto internacional de São Paulo, se encuentra a 30 km hacia el noreste del centro de la ciudad. Existen autobuses con ‘Servicio de aeropuerto’ ([tel] 6221 0244) hasta la Praça da República, la estación de autobús Terminal Tietê, el aeropuerto Congonhas y a los hoteles de mayor categoría de Jardins en el centro de la ciudad. Los autobuses salen aproximadamente cada media hora desde las 6 a. m. hasta las 11 p. m., con servicio menos frecuente desde las 11 p. m. hasta las 6 a. m. Todos los viajes cuestan $31 reales y salen desde la parada que está justo frente a la terminal de llegadas. Los taxis desde el aeropuerto internacional cobran una tarifa plana, según el destino. Las tarifas hasta el centro de la ciudad son de casi $90 reales.

    Autobús

    Los autobuses de la ciudad, administrados por la agencia urbana SPTrans ([tel] llamada gratuita 156; www.sptrans.com.br, en portugués), cuestan $2,70 reales, y la mayoría de las líneas salen de 6 a. m. a 1 p. m. Pueden resultar lentos, estar llenos de gente y ser propicios para los robos. Afortunadamente, ahora existe una serie de corredores, que son senderos especiales sólo para autobuses y que ayudan a acelerar los tiempos de viajes. Las cabinas de información turística de la ciudad son excelentes fuentes de información sobre autobuses.

    Transporte público

    La mejor forma de recorrer la ciudad es la combinación del subterráneo y el paseo a pie. El eficiente metro de São Paulo (www.metro.sp.gov.br/ingles/index.asp; boleto de ida $2,65 reales; [hrs] de 5 a. m. hasta la medianoche) es uno de los mejores del mundo, con estaciones limpias y modernas, muchas de las cuales están decoradas con gigantescos murales de artistas locales.

    Taxi

    Los taxis abundan en la ciudad, pero pueden resultar muy caros debido a las largas distancias y al tráfico. Por ejemplo, un viaje desde Jardins hasta el centro histórico le costará unos $20 reales. Todos los taxis deben ser medidos (si el taxista no enciende el medidor, asegúrese de indicárselo). Si aún así no desea encenderlo, solicite bajarse del taxi. Si desea llamar a un taxi, intente Ligue Táxi ([tel] 2101 3030) o Coopertax ([tel] 2095 6000).

    Tarifa aéreas de clase

    ¿Por qué hay un helicóptero envuelto en cachemir colgando del salón principal de Daslu, el emporio comercial más exclusivo de São Paulo? La respuesta es simple: el helicóptero privado es el símbolo de estatus paulista más importante. La clase alta de la ciudad copó los cielos durante la década de 1990, revelándose en contra de las carreteras congestionadas y de los secuestradores en busca de residentes ricos. Actualmente, se dice que São Paulo tiene más tráfico de helicópteros que cualquier otra ciudad, con casi 300 helipuertos en comparación de los 60 que tiene la ciudad de Nueva York.

    Sin embargo, el problema es que sólo los que son muy ricos pueden tener su propio helicóptero. ¿Y qué es lo que hicieron los que son ‘muy ricos’? En una demostración de solidaridad con clase, fundaron helicópteros ‘colectivos’, permitiendo que los miembros compartan el costo de adquirir y mantener los aparatos, y de contratar a los pilotos. Después de una inversión inicial de casi $70.000 dólares estadounidenses, los miembros sólo deben colaborar con $50.000 al año, muy poco teniendo en cuenta que es 10 veces el salario anual típico de un trabajador nacional.