Guía de destinos: La Habana, Cuba

La Habana es la capital de Cuba, una isla ubicada entre el Océano Atlántico y el Mar Caribe, frente a las costas de México y Estados Unidos. Este destino turístico fue declarado Patrimonio de la Humanidad debido a que ha sabido preservar, entre otras cosas, una hermosa arquitectura y una cultura rica en tradiciones.

En un recorrido por La Habana es posible probar la exquisita gastronomía caribeña y diversos lugares turísticos como: el Malecón y la Plaza de Armas, la Catedral y El Capitolio, el Museo del Puro.
Si estás pensando en conocer estos fascinantes lugares, consulta nuestra programación de vuelos a La Habana y viaja con LAN Airlines. "Contenido proporcionado por LAN"

  • La Habana - Historia


    En 1514 San Cristóbal de La Habana fue fundada en el sur de la costa de Cuba cerca de la boca del Río Mayabeque por el conquistador español Pánfilo de Narváez. Bautizada con el nombre de la hija de un famoso indio taíno, la ciudad fue mudada dos veces durante sus primeros cinco años debido a las infestaciones de mosquitos y no fue establecida en forma permanente en su sitio actual hasta el 17 de diciembre de 1519. De acuerdo con la leyenda local, la primera misa se dijo debajo de una ceiba en la actual Plaza de Armas.

    La Habana es la más occidental y aislada de las villas originales de Diego Velázquez y la vida era entonces difícil. Las cosas no mejoraron en 1538, cuando corsarios franceses y esclavos locales arrasaron la ciudad hasta el suelo.

    Se requirió la conquista española de México y Perú para devolver el péndulo en favor de La Habana. La situación estratégica de la ciudad, en la boca del Golfo de México, hacía de ella el punto de nexo perfecto para reagrupar las naves de tesoros anuales en la ensenada protegida antes de zarpar hacia el este. Así dotada, su ascenso fue rápido y decisivo, y en 1607 la Habana reemplazó a Santiago como capital de Cuba.

    La ciudad fue saqueada por corsarios franceses encabezados por Jacques de Sores en 1555; los españoles respondieron construyendo los fuertes de La Punta y El Morro entre 1558 y 1630 para reforzar un anillo protector ya formidable. De 1674 a 1740, se construyó un fuerte muro alrededor de la ciudad. Estas defensas mantuvieron a coto a los piratas pero probaron ser inefectivas cuando España se vio envuelta en la Guerra de Siete Años con Gran Bretaña, la potencia marítima más fuerte de la era.

    El 6 de junio de 1762, un ejército británico al mando del Conde de Albemarle atacó La Habana, desembarcando en Cojímar y avanzando tierra adentro a Guanabacoa. De allí se dirigieron hacia el oeste bordeando el lado noreste de la ensenada y el 30 de julio atacaron El Morro desde la retaguardia. Otras tropas entraron en La Chorrera, al oeste de la ciudad, y para el 13 de agosto, los españoles fueron rodeados y obligados a rendirse. Los británicos sostuvieron La Habana por 11 meses. (La misma guerra le costó a Francia casi todas sus colonias en Norteamérica, incluyendo Quebec y Louisiana – un importante cambio de paradigmas).

    Cuando los españoles reconquistaron la ciudad un año después a cambio de Florida, iniciaron un programa acelerado de construcción para incrementar las defensas de la ciudad a fin de evitar otro asedio debilitador. Se construyó una nueva fortaleza, La Cabaña, a lo largo del risco desde el cual los británicos habían cañoneado El Morro, y para cuando la obra estuvo terminada en 1774, La Habana se había vuelto la ciudad más fortificada en el Nuevo Mundo, el "bastión de las Indias".

    La ocupación británica resultó en que España abriera La Habana a un comercio más libre. En 1765 se otorgó a la ciudad el derecho de comerciar con siete ciudades españolas en vez de Cádiz solamente y, desde 1818, se permitió a La Habana embarcar su azúcar, ron, tabaco y café directamente a cualquier parte del mundo. El siglo XIX fue una época de progreso constante: primero llegó el ferrocarril en 1837, seguido del alumbrado público de gas (1848), el telégrafo (1851), un sistema de transporte urbano (1862), teléfonos (1888) y el alumbrado eléctrico (1890). Para 1902 la ciudad, que había permanecido físicamente intacta pese a las devastadoras guerras de independencia, ostentaba un cuarto de millón de habitantes.

    La Habana entró al siglo XX en la cúspide de un nuevo comienzo. Con la casi independencia de 1902, la ciudad se había extendido rápidamente hacia el oeste a lo largo del Malecón y penetrando los manglares boscosos del antes fuera de límites Vedado. Hubo una gran afluencia de americanos ricos a principios de la era de la prohibición, y los buenos tiempos empezaron a rodar con un saludable (o no tan saludable) abandono. Para los años 50, La Habana era una decadente ciudad de juego retozando en las fiestas de toda la noche de los gánsteres americanos e introduciendo fortunas en los bolsillos de matones desacreditados tales como Meyer Lansky.

    Para Fidel, eso era una aberración. Al tomar el poder en 1959, el nuevo gobierno revolucionario cerró prontamente todos los casinos y después envió a Lansky y sus verdugos aduladores de vuelta a Miami. Los otrora esplendorosos hoteles fueron divididos para proporcionar vivienda a los pobres del campo. La larga declinación de La Habana había comenzado.

    Hoy la restauración está en marcha y es una lucha estoica contra las probabilidades en un país donde las escasez es parte de la vida cotidiana y el dinero para materias primas no abunda. Desde 1982, el historiador de la ciudad Eusebio Leal Spengler ha venido restableciendo La Habana Vieja calle por calle y plaza por plaza con la ayuda de la Unesco y diversos inversionistas extranjeros. En forma lenta pero segura, la vieja estrella de la isla está empezando a redescubrir su anterior grandeza.



Términos y Condiciones
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Términos y Condiciones
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Ir a promoción