Guía de destinos: Ciudad de México

Antiguamente, Ciudad de México fue la cuna de la cultura Azteca y uno de los principales bastiones de la conquista española. Actualmente, es uno de los destinos turísticos obligados para quienes viajan a Norteamérica.

Uno de los lugares más visitados de Ciudad de México es el Zócalo, donde también se encuentra el Palacio Nacional, la Catedral Metropolitana y las ruinas de un templo Tenochtitlán. En las proximidades es posible apreciar también otros lugares turísticos como: El Santuario de la Virgen de Guadalupe, los mosaicos de Diego Rivera en el Teatro de los Insurgentes, los jardines flotantes de Xochimilco.

Si estás pensando en viajar por Norteamerica, compra tus pasajes aéreos a Ciudad de México en LAN.com y prepárate a vivir unas vacaciones inolvidables. "Contenido proporcionado por LAN"

  • Ciudad de México - Historia

    Si conduce sobre el mar de asfalto que ahora cubre la cuenca del altiplano, le será difícil imaginar que, hace apenas cinco siglos, estaba ocupado por una cadena de lagos. Aún más difícil será pensar que el centro actual estaba en un islote atravesado por canales, o que las comunidades que habitan esta isla y las orillas del Lago de Texcoco hablaban un mosaico de lenguas que tenían poco que ver con el español como el malayo o el urdu. Según sus crónicas, los españoles que llegaron a las orillas de ese lago a principios del año 1500 estaban igual de sorprendidos de presenciar una escena así.

    Ese lago cubría la mayor parte del suelo del Valle de México cuando los humanos comenzaron a venir tan pronto como en el año 30.000 a. C. Finalmente, el lago comenzó a encogerse, y la caza se hizo más difícil, por lo que los habitantes se dedicaron a la agricultura. Una federación de aldeas agrícolas se había desarrollado alrededor del Lago de Texcoco, aproximadamente 200 años a. C. La más grande, Cuicuilco, fue destruida por una erupción volcánica tres siglos más tarde.

    Los avances en las técnicas de riego y el desarrollo de una economía a base de maíz contribuyó al surgimiento de una civilización en Teotihuacán, a 40 km al noreste del lago. Durante siglos, Teotihuacán fue la capital de un imperio cuya influencia se extendió hasta Guatemala. Sin embargo, no pudo sostener su creciente población y cayó en el siglo VIII. Los toltecas, posiblemente descendientes de las tribus nómadas que invadieron Teotihuacán, surgieron como la siguiente gran civilización, construyeron su capital en Tula, a 65 km. al norte de la actual Ciudad de México. En el siglo XII, el imperio de Tula se había derrumbado y dejó un número de pequeños estados para competir por el control del Valle de México. Los aztecas emergieron como superiores.

    Ciudad de México Azteca

    Los Aztecas, o Mexica (me-ksi-ka), llegaron un siglo después de la desaparición de los Toltecas. Una tribu errante que decía haber venido de Aztlán, una región mítica en el noroeste de México; que actuaron como combatientes mercenarios de los tepanecas; que residían en la costa sur del lago, y se les permitió instalarse en el terreno inhóspito de Chapultepec. Después de ser capturados por los guerreros de su rival Culhuacán, los aztecas jugaron el mismo papel que sus nuevos amos. Cocoxtli, gobernante de Culhuacán, los envió a luchar contra el vecino Xochimilco, y los aztecas entregaron más de 8000 orejas humanas, como prueba de su victoria. Más tarde se buscó una alianza matrimonial con Culhuacán, y Cocoxtli ofreció la mano de su propia hija al cacique azteca. Pero su orgullo se convirtió en horror en el banquete de bodas: una bailarina se vistió con la piel desollada de su hija, que había sido sacrificada a Huitzilopochtli, el dios colibrí.

    Huyendo de la ira de Culhuacán, la tribu vagó por las franjas pantanosas del lago, llegando finalmente a una isla cerca de la costa occidental hacia el año 1325. Allí, según la leyenda, fueron testigos de un águila que estaba parada sobre un cactus y devoraba una serpiente, lo que ellos interpretaron como una señal para detenerse y construir una ciudad, Tenochtitlán.

    Tenochtitlán se convirtió rápidamente en una ciudad-estado sofisticada cuyo imperio, por el siglo XVI, abarcó la mayoría del centro de México de hoy en día desde el Pacífico hasta el Golfo de México y hasta el sur de México. Los aztecas construyeron su ciudad en un plano de retícula, con canales como calles y calzadas a la orilla del lago. En el corazón de la ciudad se encontraba el principal teocalli (recinto sagrado), con su templo dedicado a Huitzilopochtli y al dios del agua, Tláloc. En las partes más pantanosas crearon jardines elevados mediante la acumulación de la vegetación y el barro, y la plantación de sauces. Estas chinampas (cuyas versiones todavía existen en Xochimilco en el sur de la Ciudad de México) daban tres o cuatro cosechas al año.

    Cuando los españoles llegaron en 1519, la población de Tenochtitlán era de 200.000 a 300.000, mientras que en todo el Valle de México quizá había 1,5 millones de habitantes, convirtiéndola en una de las zonas urbanas más densas del mundo.

    Capital de Nueva España

    Tan asiduamente arrasaron Tenochtitlán los españoles que sólo un puñado de las estructuras de la época azteca permanecen hoy en día. Después de haber destruido la capital azteca, se pusieron a reconstruirla como propia. El conquistador Hernán Cortés esperaba preservar el acuerdo por el que Tenochtitlán vaciaba el botín de sus estados vasallos.

    Devastada por la enfermedad, la población del Valle de México se redujo drásticamente: de 1,5 millones a menos de 100.000 en un siglo de la conquista. Sin embargo, la ciudad emergió como la capital próspera y elegante de Nueva España. Se colocaron amplias calles sobre las calzadas y canales aztecas. La mano de obra indígena construyó hospitales, palacios y una universidad de acuerdo con los diseños españoles con materiales locales, tales como tezontle, roca volcánica de color rojo que los aztecas habían utilizado para sus templos. Las diversas órdenes católicas habían levantado grandes complejos monásticos.

    La construcción continuó durante el sigloXVII pero los problemas surgieron ya que las pesadas estructuras coloniales comenzaron a hundirse en el blando lecho del lago. Por otra parte, al carecer de drenaje natural, la ciudad sufrió inundaciones causadas por la destrucción parcial en la década de 1520 de los canales aztecas. El lago de Texcoco, a menudo se desbordaba, dañando edificios y obligando a miles de personas a volverse a ubicar. ¡Una lluvia torrencial en 1629 dejó la ciudad sumergida durante cinco años!

    Las condiciones urbanas mejoraron en el 1700 ya que se instalaron nuevas plazas y avenidas, junto con los sistemas de alcantarillado y de recolección de basura. Esta fue la edad dorada de Ciudad de México. Pero la capital brillante fue en gran parte el dominio de una élite española y criolla, que había prosperado gracias a las minas de plata. Las masas de los mexicanos indígenas y campesinos mestizos que les servían fueron confinados a los alrededores.

    Independencia

    El 30 de octubre de 1810, unos 80.000 rebeldes por la independencia, recién llegados de la victoria en Guanajuato, vencieron a las fuerzas españolas leales al oeste de la capital. Lamentablemente, estaban mal equipados para sacar provecho de este triunfo, y su líder, Miguel Hidalgo, decidió no avanzar sobre la ciudad. Una decisión que costó a México 11 años más de lucha antes de que se lograra la independencia.

    Bajo las leyes de reforma expedidas por el presidente Benito Juárez, en 1859, el gobierno se apropió de monasterios e iglesias luego las vendió, subdividió y les dio otros usos. Durante su breve reinado (1864-1867), el emperador Maximiliano estableció la Calzada del Emperador (hoy Paseo de la Reforma) para conectar el Bosque de Chapultepec con el centro.

    Ciudad de México entró en la era moderna bajo el mando del déspota Porfirio Díaz, que gobernó a México durante la mayor parte de los años comprendidos entre 1876 y 1911. Díaz marcó el comienzo de un auge de la construcción, con la edificación de mansiones y teatros de estilo parisino, mientras que los residentes más ricos de la ciudad escaparon del centro a los barrios nuevos hacia el oeste. Unos 150 km de tranvías eléctricos recorrían las calles, la industria creció y para 1910, la ciudad tenía más de medio millón de habitantes. Un canal y túneles de drenaje finalmente tuvieron éxito en el secado de gran parte de Lago de Texcoco, lo que permitió una mayor expansión.

    Megalópolis moderna

    Después de que Díaz cayó en 1911, la Revolución Mexicana trajo la guerra, el hambre y las enfermedades a las calles de la Ciudad de México. Tras la Gran Depresión, un impulso hacia la industrialización atrajo más dinero y personas. Las fábricas y rascacielos surgieron en las décadas siguientes, pero la oferta de vivienda, empleo y servicios no pudieron mantener el ritmo.

    Ciudad de México siguió creciendo en la década de 1970, ya que los campesinos pobres buscaron refugio económico en su industria floreciente, y la población aumentó de 8,7 a 14,5 millones. Incapaz de contener a los recién llegados, Ciudad de México se diseminó más allá de los límites del Distrito Federal (DF) y hacia el vecino estado de México. El resultado del crecimiento desenfrenado fue el tráfico y la contaminación que son unos de los peores del mundo, sólo parcialmente aliviados por el sistema de subte (inaugurado en 1969) y los intentos en la década de 1990 de limitar el tráfico.

    El 19 de septiembre de 1985, un terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter sacudió la Ciudad de México, y mató al menos a 10.000 y desplazó a miles más.

    Hoy el área metropolitana del Valle de México (que se extiende bien fuera de la ciudad hasta Amecameca y Tula) tiene 21 millones de habitantes, alrededor de una quinta parte de la población del país. Ciudad de México es el centro industrial, financiero y de telecomunicaciones del país, sus industrias generan una cuarta parte de la riqueza de México, y su gente consume dos tercios de la energía del país. Su costo de vida es el más alto de la nación.



Términos y Condiciones
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Términos y Condiciones
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Caracteristicas de la tarifa
  • Clase tarifaria en clases(s) X.
  • Las tarifas anteriores una vez que el pasajero ha comprado el pasaje, no admiten reserva de asiento.
  • Tarifa sujeta a disponibilidad de clase y vuelos.
  • Tarifa incluye sobrecargos por combustible y no incluye tasas.
Ir a promoción