Guía de destinos: París, Francia

París es la capital de Francia y una de las ciudades más famosas del mundo. Cada año son miles los turistas que llegan a la llamada “Ciudad del Amor” para conocer lugares turísticos imperdibles como: la Torre Eiffel, el Río Sena y el Moulin Rouge, La Sala Olympia, el Arco del Triunfo y el Museo de Louvre, los Campos Elíseos y la Catedral de Notre Dame.
París posee una atmósfera bohemia, inspiradora y sublime, por lo que es común ver a artistas en busca de sus musas, poetas recitando sus versos y personas leyendo en la mayoría de los espacios públicos.

Vuela con LAN a Francia comprando tus pasajes aéreos a París y descubre los inolvidables lugares que esta ciudad tiene para ti. "Contenido proporcionado por LAN"

Contenido creado por Lonely Planet

  • París - Historia

    En siglo III a.C., una tribu de galo-celtas conocida como los Parisii se asentaron en lo que hoy es la Île de la Cité. Siglos de conflictos entre los galos y los romanos terminaron en 52 a.C., y en 508 el rey franco Clovis I hizo de París la sede de su reino galo unido.

    En el siglo IX, Francia se vio asediada por vikingos escandinavos; en tres siglos estos "norsos" comenzaron a desplazarse hacia París, cuya importancia había crecido con tal rapidez que se había iniciado la construcción de la catedral de Notre Dame en el siglo XII, el Louvre fue erigido como una fortaleza frente al río alrededor de 1200, la hermosa Ste-Chapelle fue consagrada en 1248 y la Sorbona abrió sus puertas en 1253.

    Muchos de los edificios y monumentos más famosos fueron erigidos durante el Renacimiento a fines del siglo XV. Pero en menos de un siglo París se vio de nuevo en medio de disturbios, cuando aumentaron los choques entre grupos de hugonotes (protestantes) y católicos. El peor de tales incidentes fue la llamada Masacre de San Bartolomé en 1572, en la que 3000 hugonotes que se habían congregado en París para celebrar la boda de Enrique de Navarra (después el Rey Enrique IV) fueron asesinados.

    Luis XIV, también conocido como el Rey Sol, ascendió al trono en 1643 a la edad de cinco años y gobernó hasta 1715, literalmente vaciando las arcas reales con sus ambiciosas construcciones y sus batallas. Su principal legado es el palacio de Versalles. Los excesos de Luis XVI y su reina, María Antonieta, condujeron en parte a la rebelión de los parisinos el 14 de julio de 1789 y la toma de la prisión de la Bastilla – que dio comienzo a la Revolución Francesa.

    Francia padeció una serie de gobernantes ineptos en su mayoría hasta que un golpe de estado en 1851 llevó al poder a Napoleón III. Él supervisó la construcción de un París más moderno, con amplios bulevares, parques con esculturas y un moderno sistema de cloacas. Sin embargo, como su combativo tío, Napoleón tenía gusto por la sangre, lo que le llevó a una costosa y fallida guerra con Prusia en 1870. Cuando las masas de París oyeron de la captura de su emperador por el enemigo, se echaron a las calles exigiendo que se declarara una república. Pese a sus sangrientos inicios, la Tercera República abrió las puertas al esplendoroso y muy creativo período conocido como la belle époque, celebrada por su airosa arquitectura art nouveau y sus adelantos en las artes y las ciencias.

    Para la década de 1930, París era el centro de la vanguardia artística y había asentado su reputación entre los intelectuales librepensadores. Esto fue por completo cercenado por la ocupación nazi en 1940; París permaneció bajo el dominio directo de los alemanes hasta el 25 de agosto de 1944.

    Después de la guerra, París reconquistó su posición como centro creativo y nutrió un liberalismo revitalizado que llegó a su culminación con las revueltas estudiantiles de 1968. La Sorbona fue ocupada, se pusieron barricadas en Quartier Latin y unos nueve millones d personas de toda la nación se sintieron inspiradas para sumarse a una huelga general que paralizó el país.

    Durante los años 80. el Presidente François Mitterrand inició varios costosos grands projets, una serie de proyectos de construcción que obtuvieron amplia aprobación aun cuando los resultados fueron fracasos populares. En 2001, Bertrand Delanoë, un socialista con apoyo del Partido Verde, pasó a ser el primer alcalde gay de París – y de una capital europea. Él volvió al poder en la segunda ronda de votos en las elecciones de 2008.