LAN realizó el primer vuelo comercial con biocombustible de segunda generación en Colombia

  • Con este hito, LAN concreta su segundo vuelo con este tipo de biocombustible en la región.  El vuelo se realizó el 21 de agosto en un avión Airbus A320 entre las ciudades de Bogotá y Cali y contó con la presencia de los principales ejecutivos de LAN, quienes recibieron a las autoridades y a la prensa invitada.
  • El objetivo de este primer vuelo en Colombia es incentivar el desarrollo de una industria de biocombustible sostenible en la región. 

Bogotá, 21 de agosto 2013.-  Buscando generar una operación cada vez más sostenible, LAN Colombia marcó hoy miércoles un hito en la historia de la aviación comercial en el país y en la región, al realizar el primer vuelo con biocombustible de segunda generación en Colombia, con el apoyo de Terpel. El vuelo operó en un avión Airbus A320 entre las ciudades colombianas de Bogotá y Cali, y el combustible que se utilizó provino de una planta llamada camelina, que cumple con los más estrictos estándares técnicos requeridos para volar.

El vuelo despegó con 174 pasajeros a las 10:00 hora local del Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá con rumbo a la ciudad de Cali, donde se realizó un evento de celebración del hito, al cual asistieron ejecutivos de LAN –entre ellos el Director Ejecutivo de LAN Colombia, Hernán Pasman- y Terpel, quienes recibieron a las autoridades locales y la prensa invitada.

Ignacio Cueto, CEO de LAN Airlines dijo: “Este hito representa nuestra segunda iniciativa en esta materia. Como LAN apuntamos al desarrollo de biocombustibles sostenibles para la aviación comercial que tengan un alto potencial de producción en Sudamérica y esto constituye sin duda otra señal clave hacia el futuro de la industria. Estas fuentes de energía renovable juegan un rol relevante en la aviación mundial y marcarán, cada vez más, la toma de decisiones del sector y de nuestra compañía”.

LAN fue pionero en realizar esta clase de vuelos en Sudamérica, al cubrir el 7 de marzo de 2012 la ruta Santiago – Concepción (Chile) y ahora se convierte en la primera en hacerlo en Colombia con el apoyo de Terpel, al considerar que el país tiene una posición privilegiada para producir biocombustibles, debido a su clima, disponibilidad de áreas para cultivo y ubicación geográfica. Igualmente, cuenta con un marco normativo que estimula la producción y comercialización de biocombustibles.   

Según  Sylvia Escovar, presidente de Terpel, el vuelo constituye “una apuesta importante que no solo aportaría al desarrollo de la industria aeronáutica del país y la región, sino que además tendría un impacto positivo para dinamizar la industria agrícola y un importante avance para la apuesta exportadora de Colombia”.

LAN Colombia escogió la ruta Bogotá-Cali, ya que Cali es una de las ciudades estratégicas para consolidar la operación de LAN en el país. Al mismo tiempo el Valle del Cauca fue pionero en Colombia en la producción de biocombustibles por lo cual es un departamento emblemático para iniciar este tipo de proyectos en el país.

Biocombustibles de segunda generación

Al utilizar biocombustible de segunda generación en el vuelo, se redujeron significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que no se emite C02 adicional a la atmósfera.

Esta clase de combustible puede producirse a partir de cualquier material renovable de carbono biológico. Las fuentes más comunes son las plantas que absorben el dióxido de carbono (CO2) y usan la luz solar para crecer. En el mundo son usados para el transporte, la calefacción, la energía de generación de motores estacionarios y para cocinar.  

Los biocombustibles utilizados en este tipo de vuelos son los conocidos como de segunda generación ya que pueden ser obtenidos de plantas como algas, jatropha, y camelina, o residuos orgánicos como los aceites vegetales, que pueden ser procesados, quemarse directamente o ser convertidos por procesos químicos para hacer un combustible de alta calidad. En el caso del vuelo Bogotá-Cali- Bogotá el biocombustible utilizado proviene de una planta llamada camelina.

El biocombustible utilizado en la aviación cumple con los más altos estándares técnicos requeridos para volar. Este mezclado hasta en un 50% con combustible de aviación tiene las mismas propiedades y cumple con todas las especificaciones técnicas el Jet A1, combustible utilizado tradicionalmente en los vuelos comerciales. Para este primer vuelo en Colombia se usó una mezcla de 33% de biocombustible y 67% Jet A1.

Efecto del biocombustible en el medio ambiente

Al utilizar  biocombustibles en un vuelo biocombustible el CO2 liberado es casi el mismo que fue capturado por un cultivo vegetal durante su crecimiento, con lo que no hay emisión adicional de CO2 a la atmósfera.

Así mismo los biocombustibles de segunda generación, como el usado en este vuelo,  son combustibles obtenidos a partir de materias primas que no compiten con las fuentes de alimentación ni con recursos básicos del hombre. No usan superficies cultivables por la humanidad, lo que es clave para el desarrollo de este recurso y de nuestro planeta.