Guía de destinos: Nueva York, Estados Unidos

Nueva York es una de las ciudades más importantes de Estados Unidos y uno de los lugares turísticos con más clase y glamour del mundo. En ella conviven cientos de personas de distintas etnias lo que le da un aire cosmopolita y multicultural a la ciudad.

Si estás pensando en comprar pasajes a Nueva York, reserva tu vuelo en LAN.com y visita lugares imperdibles como la Estatua de la Libertad, el Puente de Brooklyn y la Zona Cero, el Central Park, la Quinta Avenida, Wall Street, el Time Square, Broadway y el Empire State. "Contenido proporcionado por LAN"

Contenido creado por Lonely Planet

  • Nueva York - Transporte

    Bicicleta

    No es la ciudad más amigable para las bicicletas, pero los neoyorquinos están mejorando en cuanto a la tolerancia a los ciclistas, en parte gracias a las mejoradas condiciones de las rutas, a las nuevas sendas para ciclistas y a los esfuerzos de los clubes para ciclistas. En 2009, la ciudad finalizó un ambicioso programa de expansión de carriles para bicicletas de tres años, que agregó más de 200 millas de carriles, más del doble del total de la red. No es sorpresa que cada vez más neoyorquinos anden en bicicleta, ya que los viajes en estos rodados hayan aumentado en un 45% desde que se inició el proyecto.

    Para obtener mapas de sendas para bicicletas y para ver una serie de consejos, visite el sitio Web de Transportation Alternatives ([tel.] 212-629-8080; www.transalt.org; Suite 1002, 127 W 26th St), que patrocina al Mes de la bicicleta en Nueva York todos los meses de mayo. Las principales sendas para bicicletas en Manhattan se encuentran en la Novena Avenida, la Octava Avenida, Broadway, Grand y las calles 20th, 21st, 9th y 10th. En la mayoría de las tiendas de bicicletas se dispone de mapas para ciclistas de Nueva York gratuitos. También puede establecer una ruta mediante el sitio Web Ride the City (www.ridethecity.com).

    Si viaja en bicicleta, utilice siempre casco, elija un armazón sólido con llantas gruesas que lo ayuden a sortear los pozos y otros obstáculos en las calles, y tenga cuidado de no "estrellarse con la puerta" de un taxi cuando baja un pasajero. A menos que esté bien familiarizado con las habilidades urbanas, viaje junto a las sendas de árboles del Central Park y del Prospect Park y junto al Río Hudson. Y ni se le ocurra pedalear en las veredas. Es ilegal. Si debe dejar la bicicleta en algún lugar de la ciudad, utilice únicamente el candado más poderoso que pueda encontrar, o mejor aún, elija las cadenas revestidas de $100 dólares estadounidenses que pesan una tonelada.

    Está permitido llevar la bicicleta en el subterráneo. Las líneas de subterráneo con letras (por ejemplo, A, C, E, etc.) tienen estaciones y vagones más grandes, en donde es más fácil transportar una bicicleta.

    Barco

    Los vigorosos barcos amarillos que conforman la flota del Taxi acuático de Nueva York ([tel.] 212-742-1969; www.nywatertaxi.com; boletos de ida periféricos $3,50 a 6 dólares estadounidenses, pase de un día $20/15 dólares estadounidenses por adulto/niño, pase de dos días $25/15 dólares estadounidenses) ofrecen una interesante alternativa para trasladarse.

    Los barcos se mueven en distintas rutas, e incluyen un servicio de fin de semana de ida y vuelta alrededor de Manhattan que comienza en W 44th St en el Río Hudson, con paradas en W 26th St, Christopher St, el Centro Financiero Mundial, Battery Park, South Street Seaport, Fulton Ferry Landing (cerca de Dumbo en Brooklyn) y E 34th St. Este servicio se extiende desde mediados de abril hasta mediados de octubre.

    El taxi acuático de Nueva York también funciona todo el año con servicios de enlace conectando las siguientes ubicaciones: Hunters Point (ciudad de Long Island, Queens), E 34th St (Manhattan), Schaefer Landing (Williamsburg, Brooklyn), Fulton Ferry Landing (Dumbo, Brooklyn) y Pier 11 (cerca de Wall Street en Manhattan). También se dispone de servicio anual entre Pier 11 y la tienda IKEA en Red Hook, Brooklyn.

    Si se desea una rápida escapada hasta la playa, los viajantes pueden optar por el viaje en barco de una hora hasta Rockaway (que funciona los fines de semana sólo desde mediados de abril hasta mediados de octubre). Si desea más arena (y menos agua saludable), existen tres "Taxis acuáticos playeros", en Hunters Point, en South Street Seaport y en Governor's Island, y en todos se organizan eventos de fines de semana durante los meses de verano.

    Un buen viaje a tener en cuenta es desde E 34th St hasta Fulton Ferry Landing en Brooklyn ($4,50 dólares estadounidenses la ida). También se dispone de taxis acuáticos a los juegos de béisbol de los Mets ($20 dólares estadounidenses ida y vuelta), visitas guiadas de una hora alrededor del puerto 'La puerta a Norteamérica' ($20/18/12 dólares estadounidense por adulto/jubilado/niño) y visitas guiadas hasta el follaje del Hudson ($35/25/15 dólares estadounidenses).

    Otro gran y brillante transbordador (éste es naranja) es el de enlaces de Staten Island, que realiza constantes viajes gratuitos por todo el Puerto de Nueva York.

    Bus

    Muchos autobuses de Nueva York no están en tan mal estado y realmente han mejorado mucho desde la década pasada. Funcionan las 24 horas del día y las rutas son fácilmente navegables, atravesando todos los caminos de las calles principales: 14th, 23rd, 34th, 42nd y 72nd, y todas las demás carreteras de doble sentido, hacia el norte y hacia el sur, según en qué avenida funcionen. Las paradas, algunas con garitas, se encuentran a pocas cuadras y todas tienen mapas y programas marcados, que son guías fiables sobre la frecuencia de los autobuses. Esto significa que los autobuses se llenan en las horas pico, y funcionan lentamente cuando el tráfico está congestionado. Así que cuando esté apurado, utilice el subterráneo.

    El costo de un viaje en autobús es el mismo que el del subterráneo, $2,25 dólares estadounidenses, aunque las rutas de autobuses expréss cuentan $5,50 dólares estadounidenses (funcionan durante las horas pico, y son mejores para viajes largos desde los municipios). Puede pagar con una MetroCard o con cambio exacto pero no en billetes de dólar. Las transferencias de una línea a otra dentro de las dos horas son gratuitas, y también lo son desde y hasta el subterráneo. 

    El Hampton Jitney ([tel.] 212-362-8400; www.hampton­jitney.com) cuenta con autobuses para las ciudades playeras de Long Island, desde Manhattan y Brooklyn.

    Autobuses de Chinatown

    Los autobuses de Chinatown, alocados y baratos, salen de las multitudinarias "terminales en la vereda" en varios puntos alrededor de Chinatown hasta Boston, Philadelphia, Washington, DC y otras zonas de la Costa Este. No se dispone de reserva de asientos, y los fines de semana deberá esperar al menos una hora por el autobús. De las diversas opciones, Fung Wah ([tel.] 212-925-8889; www.fungwahbus.com; 139 Canal St en Bowery) ofrece salidas por hora a Boston ($15 dólares estadounidenses), desde la 7 a. m. hasta las 10 p. m. o desde las 11 p. m. y cuatro salidas diarias desde Providence, Rhode Island ($30 dólares estadounidenses). 2000 New Century ([tel.] 215-627-2666; www.2000coach.com; 86 Allen St) sale casi cada media hora desde las 7 a. m. hasta las 11 p. m. hasta Philadelphia ($12 dólares estadounidenses) y con menos frecuencia hasta DC ($20 dólares estadounidenses).

    Automóviles y motocicletas

    No se recomienda manejar en Manhattan a menos que sea absolutamente necesario. Siempre hay conductores que no desean que acaparen las calles, el combustible es costoso, el alquiler de automóviles es costoso, las peleas por el estacionamiento pueden irritar hasta al más tranquilo y es un problema muy grande que no vale la pena, teniendo en cuenta todas las excelentes opciones de tránsito masivo.

    Manejar Si planea manejar mucho, obtenga un mapa en Hagstrom de los cinco municipios, disponible en Hagstrom Map & Travel Center ([tel.] 212-398-1222; 51 W 43rd St; [hs.] de 8:30 a.m. a 6 p.m., de lunes a viernes, de 10:30 a.m. a 4:30 p.m. los sábados; [metro] B, D, F, V hasta 42 St-Bryant Park, 7 hasta 5th Ave). Obtenga el informe del tráfico de 1010 WINS en la radio (AM), NY1 en la TV, o los divertidos videos en línea de New York City Real Time Traffic Cameras (Cámaras de tráfico en tiempo real de Nueva York) (http://nyctmc.org).

    Las peores partes son intentar estacionar cuándo y dónde lo desea, entrar y salir de la ciudad y lidiar con el tráfico de la ciudad. Los carriles también se adhieren (en general, preste más atención a lo que tiene al lado o adelante de lo que tiene atrás). Los estacionamientos paralelos pueden atascar el tráfico en algunas calles, de manera que los carriles del medio son más rápidos en avenidas con varios carriles. Recuerde que los túneles que ingresan a la ciudad (no los que salen) son pagos, pero la mayoría de los puentes son gratuitos en ambos sentidos (el puente George Washington tiene una tarifa si viene de Jersey).

    Tenga en cuenta algunas leyes: no debe girar a la derecha con la luz roja y no debe hablar por teléfono mientras maneja. Pronto se dará cuenta del hecho de que cualquier calle alternativa sólo tiene un sentido.

    Estacionamiento

    Las multas de estacionamiento y los cargos por remolque en Nueva York probablemente igualen al presupuesto nacional de algunos países. Y los ciudadanos locales se la pasan jurando, transpirando y esforzándose por mantenerse lejos de los emisores de multas. En otras palabras, estacionar es un dolor de cabeza.

    Muchas calles tienen medidores de estacionamiento con límites de una o dos horas. Las calles de los barrios cuentan con lugares de estacionamiento gratuito, con carteles de "Prohibido estacionar" que indican que deben moverse los automóviles para que pasen los que limpian las calles. Los neoyorquinos más antiguos ya son expertos en mover el automóvil de atrás hacia adelante para alternar los lados de la calle, y a veces estacionan en doble fila con una nota en el parabrisas que expresa la cantidad de horas en cuestión. A veces es inútil (recuerde la sorpresa de Diane Keaton intentando buscar estacionamiento en Annie Hall) y otras veces depende del tiempo: Chinatown es absolutamente imposible durante el día, pero puede que esté vacía después de las 7 p.m. ú 8 p.m. Si tiene suficiente suerte como para encontrar un lugar, lea y vuelva a leer todos los carteles de la cuadra.

    Generalmente, los conductores deben recurrir al estacionamiento en playas o garages. El precio promedio es de $25 dólares estadounidenses por día, pero algunos tienen días especiales, que requieren entradas y salidas más tempranas. Consulte el sitio del Departamento de Transporte de la Ciudad de Nueva York (DOT, por sus siglas en inglés; www.nyc.gov/html/dot/home.html) para obtener actualizaciones del tráfico y programas de estacionamiento en lugares alternativos. Muchos hoteles de la ciudad poseen acuerdos con las playas y garages locales, y los ofrecen con descuentos menores.

    Alquiler

    Alquilar un automóvil en la ciudad es bastante costoso, y si bien las agencias publicitan tarifas económicas para los fines de semana o para toda la semana, estos acuerdos suelen cancelarse en Nueva York. Si desea alquilar un automóvil algunos días, quizá para un viaje por la carretera fuera de la ciudad, reserve a través de una agencia de viajes o por Internet antes de salir de casa. Si no tiene reserva, el alquiler de un automóvil de tamaño medio puede costarle al menos $100 dólares estadounidenses por día más los cargos adicionales, como el impuesto del 13,375% y se incluyen varios costos por seguros.

    Para alquilar un automóvil, necesitará una licencia de conducir válida y una tarjeta de crédito importante. Los visitantes internacionales deben tener un Permiso de Conducir Internacional (IDP, por su sigla en inglés), que es una identificación mucho más creíble para los agentes de tránsito de Nueva York. La ley ya no dictamina que uno debe ser mayor de 25 años de edad para alquilar, pero las compañías aún pueden cobrar tarifas más caras a los más jóvenes, lo que hace que sea extremadamente caro, pero sobre todo para los niños ricos.

    Muchos ciudadanos alquilan el autoservicio Zipcar ([tel.] 212-691-2884, 866-494-7227; www.zipcar.com), un servicio de automóviles para compartir a pedido con una amplia gama de vehículos, que incluyen Mini Coopers y camionetas. Las tarifas se inician en $77/115 dólares estadounidenses por día durante los días de semana/fines de semana (incluyen combustible, seguro y estacionamiento). Se necesita una tarifa inicial de $25 dólares estadounidenses. Existen cientos de ubicaciones alrededor de Manhattan y de los otros municipios si desea este servicio.

    Algunas de las varias agencias de alquiler de la ciudad: 

    Avis ([tel] 800-230-4898; www.avis.com)

    Budget ([tel] 800-527-0700; www.budget.com

    Dollar ([tel] 800-800-3665; www.dollar.com)

    Hertz ([tel] 800-654-3001; www.hertz.com)

    Un lugar amistoso, manejado por una familia es Autoteam USA ([tel.] 866-438-8326, 732-727-7272; www.autoteamusa.com; South Amboy, NJ), que posee automóviles con tarifas semanales (que incluyen 100 millas libres por día) por $30 dólares estadounidenses por día. Lo pasarán a buscar en forma gratuita desde el Aeropuerto Internacional Newark Liberty o desde la estación South Amboy en la línea de tránsito de NJ.

    ¿Desea conducir hasta las afueras de Manhattan?
    Si se dirige a Brooklyn, considere hacerlo sobre el Puente Williamsburg en Delancey en el Lado Este Inferior o tente al destino con la colapsada Canal St para cruzar el Puente de Manhattan. La mayoría de las horas puede circular por el extremo sur de Manhattan a través de West Side Hwy y obtener un enlace sencillo con el Puente de Brooklyn (o bien desde Centre St al sur de Chambers St). En enlace a Queens puede realizarse tomando el Túnel Queens-Midtown (fuera de la 36th St entre las avenidas Primera y Segunda) o el divertido Puente de Queensboro (desde la 59th St entre las avenidas Primera y Segunda).

    Más allá de la metrópolis, las cosas empiezan a ser más sencillas (por lo menos en teoría): I-95, que se extiende desde Maine a Florida, atraviesa la ciudad de este a oeste como el Cross Bronx Expressway (otra pesadilla, que localmente es considerada la peor carretera de todas). Fuera de Nueva York, I-95 continúa hacia el sur como New Jersey Turnpike y hacia el norte como Connecticut Turnpike. Por la I-95, Boston se encuentra a 194 millas hacia el norte, Philadelphia a 104 millas hacia el sur y Washington, DC, a 235 millas hacia el sur.

    Tricitaxis

    Un popular agregado a las alocadas calles de Nueva York son las bicicletas taxi, que suelen utilizarse para novedosos viajes para turistas. Es medio tonto, pero al menos es ecológico. Los viajes suelen costar de $15 a $30 dólares estadounidenses, según la distancia y la cantidad de pasajeros (pregunte el monto antes de subir). Para obtener más información, comuníquese con Manhattan Rickshaw ([tel.] 212-604-4729; www.manhattanrickshaw.com).

    Subterráneo

    El sistema de subterráneo de 660 millas de Nueva York, propiedad de Metropolitan Transportation Authority (MTA), es icónico, económico ($2,25 dólares estadounidenses por viaje), puntual y fácilmente la manera más rápida y confiable de trasladarse por la ciudad. También es más seguro y (un poco) más limpio de lo que solía ser (y ahora con anuncios extremadamente joviales en algunas líneas).

    Para obtener actualizaciones e información sobre el subterráneo, llame al [tel.] 718-330-1234 o visite www.mta.info. Es muy buena idea obtener un mapa gratuito, que están disponibles en cualquier puesto. Cuando tenga dudas, pregunte a alguien que parezca conocer el lugar. Es posible que no, pero la confusión (y consternación) en el subterráneo es el gran unificador en esta diversa ciudad. Seguro obtendrá ayuda.

    Hoja de sugerencias para el subterráneo

    A continuación, se enumeran algunos consejos para comprender la demencia del subterráneo de Nueva York:

    Números, letras y colores
    Las líneas subterráneas que tienen código de color están denominadas por un número, y la mayoría tiene un total de dos o cuatro trenes en las vías. Por ejemplo, la línea color rojo de Manhattan es la línea 1, 2, 3; estos tres trenes individuales siguen estrictamente la misma ruta en Manhattan, y luego se dividen hasta el Bronx y Brooklyn.

    Líneas expreso y locales
    Un error muy común es abordar accidentalmente un "tren expreso" y pasar de largo la parada local en la que deseaba bajarse. Debe saber que todas las líneas codificadas con color son compartidas por trenes locales y trenes expresos; la letra sólo realiza paradas selectas en Manhattan (que están indicadas con círculos blancos en los mapas del subterráneo). Por ejemplo, en la línea roja, la 2 y 3 son expresos, mientras que la 1 más lenta realiza paradas locales. Si debe cubrir una distancia mayor, digamos desde el Lado Oeste Superior hasta Wall St, le convendrá hacer transferencia a un tren expreso (generalmente se hace cruzando la plataforma desde el local) para ahorrar tiempo.

    Cómo llegar a la estación correcta
    Algunas estaciones, como la estación SoHo's Spring St de la línea 6, tienen entradas separadas para las líneas ascendentes y descendentes (lea el cartel con cuidado). Si se equivoca (como incluso lo hacen algunos ciudadanos locales e investigadores de Lonely Planet en ocasiones), deberá tomar el subterráneo hasta la estación en donde pueda realizar la transferencia en forma gratuita o perder los $2,25 dólares estadounidenses y volver a entrar a la estación (que en general está cruzando la calle). También busque las luces verdes y rojas sobre las escaleras en cada entrada de estación, la verde significa que siempre está abierta mientras que la roja significa que esa entrada en particular se cerrará en algún momento, en general por la noche.

    Fin de semana perdido
    Todas las reglas cambian durante el fin de semana, que es cuando algunas líneas se combinan con otras, algunas quedan suspendidas, algunas estaciones dejan de ser paradas y algunas empiezan a serlo. Los habitantes locales y turistas suelen pararse en las plataformas confundidos, y hasta irritados. Visite el sitio Web www.mta.info para ver los horarios del fin de semana. A veces, los carteles con letreros no son visibles hasta que llega a la plataforma.

    Metrocards para turistas

    Los cospeles de los clásicos subterráneos de Nueva York ya quedaron en el recuerdo: actualmente, todos los autobuses y subterráneos utilizan la Metro­Card (www.mta.info/metrocard) amarilla y azul, que puede adquirir o recargar en una de las sencillas máquinas automáticas que se encuentran en cualquier estación. Puede usar efectivo, una tarjeta ATM o una tarjeta de crédito. Solo seleccione "Get new card" (Obtener una nueva tarjeta) y siga las instrucciones.

    Existen dos tipos de MetroCard. La tarjeta 'pago por viaje' cuesta $2,25 dólares estadounidenses por viaje y la MTA agrega un valor adicional del 15% a las MetroCards de $8 dólares estadounidenses y superiores. (Si compra una tarjeta de $20 dólares estadounidenses, recibirá $23 dólares estadounidenses de crédito). Si planea utilizar el subterráneo con frecuencia, también puede comprar una tarjeta de 'viajes ilimitados' (cuesta $8,25 dólares estadounidenses por un 'pase libre' de un día o $27 dólares estadounidenses por un pase de siete días). Estas tarjetas siempre están a mano para los viajantes, en particular si visita distintos lugares de la ciudad en el mismo día.

    Tenga en cuenta que MetroCard funciona para autobuses y para subterráneos (y ofrece transferencias gratuitas entre ellos).

    Taxi

    Parar un taxi y subirse prácticamente es un rito en Nueva York, especialmente cuando le toca un conductor que resulta ser un demonio neurótico de la velocidad, que es muy común. (Un consejo: no olvide ajustarse el cinturón). Aún así, la mayoría de los taxis en Nueva York son limpios y, comparados con otras ciudades internacionales, bastante económicos.

    La Comisión de Taxis y Limusinas (TLC, por sus siglas en inglés; [tel.] 311), que es el ente que rige a los taxis, cuenta con tarifas fijas para los viajes (que pueden pagarse con tarjeta de crédito o débito). Cuesta $2,50 dólares estadounidenses la carga inicial (la primera quinta parte de una milla), 40¢ centavos por cada quinto de milla adicional y por cada 60 segundos de estar detenido en el tráfico, $1 dólar estadounidense de cargo por horas pico (días de semana de 4 p. m. a 8 p. m.) y un cargo de 50¢ centavos por viaje nocturno (de 8 p.m. a 6 a.m.), más un nuevo cargo impuesto por el Estado de Nueva York de 50¢ centavos por viaje. Las propinas deben ser de 10% a 15%, pero ofrezca menos si se sintió maltratado de alguna manera y asegúrese de solicitar el recibo para tomar nota del número de licencia del conductor.

    La TLC mantiene una Declaración de derechos del pasajero, que le otorga el derecho de decirle al conductor la ruta que debe tomar, pedirle al conductor que deje de fumar o que apague alguna estación de radio molesta. Además, el conductor no posee el derecho de negarse a llevarlo, cualquiera sea el destino.

    Para llamar un taxi, busque uno con una luz (central) iluminada en el techo. Es particularmente difícil obtener un taxi cuando llueve, durante la hora pico alrededor de las 4 p. m., que es cuando muchos conductores finalizan su turno.

    Los servicios de automóviles privados son una alternativa común al taxi en los municipios exteriores. Las tarifas difieren según el barrio y la longitud del viaje, y debe establecerse de antemano, ya que no cuentan con medidores. Si bien estos "automóviles negros" son bastante comunes en Brooklyn y Queens, nunca se introduzca en uno si el conductor simplemente le ofrece llevarlo (independientemente del municipio en donde se encuentre). Entre algunos de los servicios de automóviles de Brooklyn se incluyen Northside ([tel.] 718-387-2222; 207 Bedford Ave) en Williamsburg y Arecibo ([tel.] 718-783-6465; 170 Quinta Avenida en Degraw St) en Park Slope.

    Tren

    Long Island Rail Road ([tel.] 718-217-5477; www.mta.nyc.ny.us/lirr/) cuenta con 280.000 servicios de enlace por día, que salen desde la Estación Penn hacia puntos de Brooklyn, Queens y Long Island. Los precios se dividen por zonas. Un viaje en hora punta desde la Estación Penn hasta la Estación Jamaica (con escala en JFK a través de AirTrain) cuesta $7,60 dólares estadounidenses si lo compra en Internet (o unos sorprendentes $14 dólares estadounidenses si lo adquiere a bordo). New Jersey Transit ([tel.] 800-772-2287; www.njtransit.com) también cuenta con trenes desde la Estación Penn, con servicios hasta los suburbios y hasta Jersey Shore.

    Otra opción para viajar hasta los puntos del norte de NJ, como Hoboken y Newark, es la RUTA de Nueva Jersey ([tel.] 800-234-7284; www.panynj.gov/path), en la que funcionan trenes ($1,75 dólares estadounidenses) por toda la extensión de la Sexta Avenida, con paradas en las calles 33rd, 23rd, 14th, 9th y Christopher, y con parada también en el sitio reabierto del World Trade Center.

    La última línea que sale de la Terminal Grand Central (42nd St en Park Ave), la Metro-North Railroad ([tel.] 212-532-4900; www.mta.info/mnr) llega hasta Connecticut, Westchester County y Hudson Valley.

    Caminar

    Olvídese del subterráneo, los taxis y los autobuses, el paquete de vuelo personal y la bolsa de agua caliente que colocó en la maleta, salga a caminar y disfrute de la ecología. En realidad, nunca disfrutará completamente de Nueva York hasta que se tome el tiempo de caminar por las veredas: todo el espectro, como las botas de Nancy Sinatra, está hecho para los peatones. Broadway se extiende por toda la longitud de Manhattan, aproximadamente 13,5 millas. Cruzando el East River en los tablones para peatones del Puente de Brooklyn, encontrará un clásico de Nueva York. Los senderos del Central Park lo llevarán a escondites de madera en donde ya no podrá ver ni oír la ciudad.

    Salir a recorrer Nueva York no implica ir a un bar o a la ópera. Existen cientos de actividades que varían según la estación. Si no llueve ni nieva, podrá encontrar jugadores de fútbol o básquet buscando personas que deseen unirse al juego o ciclistas y corredores recorriendo los parques de Nueva York, mientras que otros parques ofrecen visitas guiadas al aire libre orientadas a una sorprendente vida sana que se esconde entre los árboles. Los canales y ríos de Nueva York son inesperadamente agradables para andar en kayak o en botes. Hasta puede encontrar acción durante el invierno, con las pistas de hielo en los parques (incluso una en el centro).