Guía de destinos: Miami, Estados Unidos

Ubicada en el sudeste de Florida, la ciudad de Miami se presenta como uno de los destinos turísticos más visitados de Estados Unidos gracias a sus playas de arenas tostadas y aguas tibias, ideales para pasar unas vacaciones.

Comprá tus pasajes a Miami con LAN Airlines y viaja a conocer lugares turísticos como: Collins Avenue con sus restaurantes, tiendas y hoteles; South Beach y sus clásicas calles con gente patinando; Coral Gables y Bal Harbor con su incomparable belleza. "Contenido proporcionado por LAN"

Contenido creado por Lonely Planet

  • Miami - Historia

    Siempre ha sido el clima lo que ha atraído a las dos especies más prominentes de Miami: promotores y turistas. Pero no fue el sol lo que hizo que la gente llegara hasta aquí. Fue una tormenta de nieve. La gran nevada de Florida de 1895 exterminó la industria de los cítricos del Estado y al mismo tiempo, la viuda Julia Tuttle compró parcelas de tierra que se transformarían en la Miami moderna, y Henry Flagler construyó el ferrocarril de la costa Este de Florida. Tuttle ofreció dividir sus tierras con Flagler si él estaba dispuesto a extender el ferrocarril hasta Miami, pero el hombre de los trenes no le prestó atención hasta que se congeló el norte de Florida, momento en el que Tuttle le envió un mensaje que decía "Te lo advertí": y nació una flor de naranjo en su jardín de Miami.

    El resto es una historia de auge, decadencia, soñadores y oportunistas. Generalmente, Miami ha crecido de a saltos y brincos después de importantes eventos mundiales y catástrofes naturales. Los huracanes (particularmente, el fatal gran huracán de Miami de 1926) habían destruido la ciudad, pero de alguna manera sigue rebotando y reconstruyéndose mejor que nunca. A fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX, Miami se ganó su reputación por atraer a disidentes que venían con diseños y planes para la ciudad, como George Merrick, que ideó el artístico pueblo del Mediterráneo en Coral Gables, y a James Deering, quien diseño la mansión de Vizcaya, digna de un cuento de hadas.

    Miami Beach floreció a principios de siglo XX, cuando los promotores judíos reconocieron el potencial de la Riviera Americana entre la niebla. Esos hoteleros comenzaron construyendo lugares de descanso que estaban decorados con fachadas distintivas art-decó, en las que intervinieron audaces arquitectos dispuestos a rebelarse contra la más seria estética del noreste.

    Las guerras mundiales trajeron soldados que se asentaron en instalaciones navales locales, muchos de los cuales gustaron del sol y decidieron quedarse. Las revoluciones en América Latina y en el Caribe trajeron inmigrantes desde otra dirección (los más famosos son los cubanos), que arribaron en dos tandas: los típicos y estridentes anticastristas de los 60 y aquellos que buscaban una vida mejor desde finales de 1970, como el arribo de Mariel Boatlift en 1980 durante una crisis económica en Cuba. El glamour y el consumo desmedido de la década de 1980, personificados en películas como Caracortada y Miami Beach, atrajo cierta variedad de personas ricas y bonitas, y a los modelos, diseñadores, hoteleros y relacionistas públicos relacionados, y entre todos transformaron South Beach en la hermosa bestia que es hoy en día.

    Actualmente, Miami parece una ciudad que vive en el extremo. Los cambios políticos en América Latina siguen teniendo repercusiones en la mayoría de los latinos de la ciudad, como lo dijo el alcalde Manny Diaz: "Cuando Venezuela o Argentina estornudan, Miami se refría’" Económicamente, a medida que se elevan los costos de hospedaje y las familias se mudan a suburbios más distantes como Kendall, Miami se comienza a dividir entre ricos y pobres, o se convierte en una ciudad de primera clase que permite a sus propios ciudadanos entrar en la buena vida que promete al resto del mundo.