Iris Rangil 20 Ene 2017

Por qué visitar Santa Fe de Antioquia

A veces es imposible separar la razón del corazón, y esto es lo que me ocurre con el pueblo de Santa Fe de Antioquia, porque allí encontré a unas personas maravillosas y viví las experiencias más bonitas de todo lo que llevo de viaje. Pero además de toda la parte emocional, el municipio en sí quita el aliento por su belleza.

Se trata de un pueblo patrimonio, con calles empedradas y casas coloniales. Los suelos están impolutos, se respira seguridad, tranquilidad, y mucho, mucho calor. Tal vez por su clima parece más costeño que paisa, o tal vez la razón es que la dieta de su población es más a base de pescado y tamarindo que de carne, y que por la calle suenan reguetón y vallenatos, más propios de la zona costeña. Pero la realidad es que este pequeño municipio fue, durante 285 años la capital del departamento de Antioquia, hasta que Medellín le arrebató su puesto.

Llegué allí y me hospedé en un lugar que no pudo proporcionarme una mejor bienvenida, un complejo rodeado de naturaleza llamado hostería Tonusco Campestre con unas vistas espectaculares, piscina, gente amable, buen precio y buena comida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

¿Por qué os recomendaría visitar Santa Fe de Antioquia dejando aparte el tema de la amabilidad y simpatía de su gente? Aquí os dejo unos cuantos motivos:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  1. Sus iglesias.

Las iglesias de Santa Fe son construcciones de los siglos XVII y XVIII. A pesar de no llegar a los 25,000 habitantes, alberga 7 iglesias y os recomiendo que, dado que es tan agradable pasear por el pueblo y no hay grandes distancias, las intentéis ver todas, al menos por fuera. Aquí os dejo la lista: Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción, Iglesia de Santa Bárbara, Iglesia de Nuestra Señora de Chinquinquirá, Iglesia de Jesús Nazareno, Iglesia de San Pedro Claver, Capilla de San Juan Nepomuceno y la Iglesia San Martín de Porres.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  1. El interior de sus casas.

Os recomienzo encarecidamente que exploréis, que os atreváis a hablar con las personas e intentéis ver alguna casa del centro por dentro. Algunos de los comercios, como la pizzería de la foto, situada justo en frente de la Iglesia de Santa Bárbara, mantienen los techos altos y suelos ajedrezados. Si no conseguís hacer amigos que os abran la puerta a sus casas, siempre podéis visitar “La Casa Negra” (hermosa casona del siglo XVII donde nació el poeta Julio Vives Guerra en el año 1873) o el hotel Mariscal, famoso por su increíble interior.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  1. Sus restaurantes.

De nuevo, teniendo en cuenta el tamaño del municipio, es asombroso poder encontrar unos cuantos restaurantes con una decoración exquisita y unos platos que os quitarán el hambre durante el resto del día. En especial os recomiendo el restaurante “Portón del Parque”, porque es un lugar espectacular. Comí esta delicia que os muestro en la foto y no recuerdo el nombre del plato, pero si vais a ir guardadla en el móvil y enseñádsela al dueño. Tenía gambas y estaba demasiado rico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

También os recomiendo “El Español”, es el restaurante más reconocido de Santa Fe y es muy agradable por dentro. No tuve la oportunidad de probar la comida pero vi el espacio y el dueño me contó que llegó a Colombia por amor (sí, como habréis sospechado, es un hombre español). Él no tenía nada que ver con la cocina, pero después de unos años se convirtió en el chef número uno de Santa Fe.

(Las dos fotos que os he mostrado son del “Portón del Parque”.)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  1. Su puente “de Brooklyn”

El Puente colgante de Occidente, que comunica al pueblo con el municipio de Olaya, fue el más largo de toda Sudamérica, y es allí donde radica su importancia histórica y cultural, siendo en su momento pieza clave en el desarrollo de la región y el país, además de estar situado en un bellísimo enclave que vale la pena visitar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Durante su historia fue también considerado el séptimo puente colgante más importante en todo el mundo, y su diseñador, el ingeniero José María Villa, participó en la construcción del puente de Brooklyn sobre el East River.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

  1. Su vida nocturna y diversidad de gentes y estilos

Salir a la calle cuando oscurece en Santa Fe de Antioquia es, simplemente, una delicia (no sólo por el ambiente sino porque también baja un poquito la temperatura, y eso en Santa Fe se agradece mucho). Sólo tendréis que llegar a la plaza mayor para escuchar la música latina vibrando entre las paredes de las casas coloniales que os rodearán, acercaros a la esquina más cercana a la catedral y pedirle a Dora o Gloria un jugo de cualquier combinación de frutas frescas, hecho en el momento. Tened una conversación con Bayardo, el hombre sonriente que casi siempre les acompaña a ellas dando conversación a los clientes, mientras bebéis sentados en las sillas de colores rodeando el puestecito.

Después de eso, caminad por la Calle 10 hasta llegar al parque de La Chinca. En ese trayecto tendréis varias opciones nocturnas para escoger la rumba (fiesta, música) que más os guste. En mi caso mi lugar favorito fue el bar Shots 10 y el motivo para escogerlo es que reúne a gente muy diferente. Yo disfruté de un concierto de rock con teloneros cantando reggae y acabamos la noche todos juntos viendo el amanecer en una azotea. Con eso os digo todo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En definitiva, y por mucho que intente daros consejos y ofreceros planes para disfrutar de Santa Fe, mi recomendación definitiva es que vayáis porque uno nunca sabe lo que se va a encontrar allí, pero debe saber que siempre será bueno. Dejaos sorprender (gratamente) por Santa Fe de Antioquia y contadme si tenía razón ;)

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*