Sele 13 Jun 2014

Tres maneras de ver pingüinos desde Punta Arenas

Si hay una palabra que pueda describir lo que gran parte de los viajeros vamos buscando en Chile, esa es “Naturaleza”. La faceta más salvaje y original del país más largo de América se basa en paisajes de ensueño y un importante número de especies animales que se dejan ver en su hábitat natural. Dado que esto es algo que siempre trato de aprovechar cada vez que salgo con la mochila, puse todo mi empeño en Patagonia chilena para lograr observar y fotografiar a la naturaleza en su mayor esplendor. Pude disfrutar del salto de la ballena jorobada, de la velocidad del guanaco e incluso del planeo de los cóndores, pero si soñaba con algo antes de arribar a Patagonia era con poder ver pingüinos con mis propios ojos.

Mi primer destino en Chile fue Punta Arenas, la ciudad más austral del país (no incluyo a Puerto Williams, que no es una ciudad en sí). Venía de Ushuaia, en Argentina, de un largo viaje en autobús siendo necesario cruzar en ferry el mítico y emblemático Estrecho de Magallanes. De ese modo la europeizada Punta Arenas me recibió antes de emprender un largo recorrido de cuarenta días y Patagonia sería mi fiel compañera.

Al llegar a la ciudad, una de las primeras cosas de las que me informé era de dónde podía observar pingüinos, qué lugares y excursiones eran las más propicias para lograr ese sueño que tenía desde pequeño. Y me encontré con tres opciones diferentes, pudiendo llevar a cabo dos de ellas teniendo como base Punta Arenas. Aquí están:

Seno Otway (Misión Imposible)

En el lado más noroccidental de la Península de Brunswick, en sentido opuesto a Punta Arenas (65 km de distancia), hay una de esas miles de gargantas de aguas del Pacífico tan propias de esta región magallánica, en las que se puede acceder con vehículos de tracción normal. Se denomina Seno Otway y posee una playa en la que, entre octubre y marzo, se reúne una colonia de pingüinos de aproximadamente unos 60.000-70.000 ejemplares. Se trata de la especie más común de la zona, la del Pingüino de Magallanes, animal bastante más pequeño que el Rey o Emperador, típicos de rincones tan australes como la propia Antártida.

Ésta probablemente se trata de la excursión más típica (y económica) desde Punta Arenas, pero tuve la mala suerte de llegar en abril, cuando apenas quedaba una pequeña población que empezaba su migración anual hacia aguas más cálidas donde comer. Este tipo de lugares son utilizados, más bien, para tener las crías.

Isla Magdalena (Misión cumplida parcialmente)

Esta isla se encuentra a 37 km al nordeste de Punta Arenas en barco, siendo necesario cruzar una de las partes más amplias del Estrecho de Magallanes. Aquí se reúne una importante colonia de pingüinos magallánicos bastante más numerosa que la de Seno Otway (al parecer puede llegar a los 100.000 miembros), aunque cuenta con la ventaja de que tardan más en emigrar. Prácticamente en cualquier época del año se pueden ver estos simpáticos animales, aunque es de octubre a abril (un mes más que en la otra colonia) cuando estamos en los meses idóneos para realizar esta excursión.

Salen prácticamente a diario barcos desde Punta Arenas. Me subí a uno de ellos, un bote de pesca más lento que algunas de las lanchas que se aproximan a la isla en un santiamén. Y lo que iban a ser dos horas de viaje terminaron siendo cuatro, puesto que la mar estaba tan picada que fue muy complicado avanzar. El problema surgió con la imposibilidad de atracar la nave, por lo que tuve que conformarme con ver los pingüinos desde el barco al rodear la isla mientras esperábamos que el temporal amainara. Por tanto cumplí mi objetivo, pero a medias. Y pagué un buen mareo por ello.

Onaisín: Misión cumplida

Mucha gente desconoce, incluso en la propia Punta Arenas, que al otro lado del estrecho, en Tierra del Fuego, se encuentra una de las más curiosas colonias de pingüinos de toda América Latina. Se trata de un grupo de pingüinos rey que han nidificado en una hacienda particular situada en Bahía Inútil, en el sector Onaisín. Estos pingüinos, de aproximadamente un metro de altura y muy similares a los “emperadores” de la Antártida, llegaron aquí probablemente para buscar comida y terminaron quedándose. Es tan sumamente extraña esta circunstancia, que la naturaleza ha permitido que pudiéramos ver pingüinos rey fuera de Maldivas o archipiélagos cercanos al continente antártico. Fue algo de lo que me enteré después de unos días en Punta Arenas y no dudé en formar parte de una excursión que consistió en ir en ferry a Porvenir y después viajar en coche durante varias horas hasta llegar a este lugar.

Pinguinos Rey 2

En ese momento pudimos observar cerca de treinta pingüinos rey caminando junto a sus crías como si llevasen un frac puesto. Casi a rastras y en silencio, pasé un rato sumamente emocionante que no dudé en inmortalizar con mi cámara fotográfica.

Éstas son, por tanto, tres opciones desde Punta Arenas gracias alas cuales uno puede acercarse a la naturaleza más primitiva y, a la vez, más hermosa de esa América austral y auténtica que nos ofrece un país como Chile.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0