Ana Peralta 26 Jun 2014

Tren Serra Verde, Morretes-Curitiba, un viaje a los sueños

Apenas me estaba despertando de la visión onírica de la Ilha do Mel, de sus playas, sus rojos atardeceres y del vaivén de las olas, cuando me encontraba de lleno en una nueva ensoñación, plagada esta vez de verde vegetación y de leyendas de otras épocas. Tras abandonar la isla, no quise perderme una de las rutas escénicas más increíbles del sur de Brasil, el tren Serra Verde Express entre Morretes y Curitiba, en el estado de Paraná.

tren_estación

Normalmente los viajeros que llegan hasta aquí suelen hacer el camino inverso, pero viniendo desde Ilha do Mel lo más sencillo es hacer la ruta contraria. Pronto, por la mañana, tomé el barco que me despedía, no sin nostalgia, de la isla de nombre dulce para poner rumbo a Pontal do Sul, de ahí a Paranaguá y finalmente Morretes. Un recorrido no largo en distancia, pero sí en tiempo al tener que tomar varios buses.

tren_vías

Aún así llegué una hora y media antes de la salida del tren –en este trayecto, parte a las 15.00-, lo suficiente para conocer el pequeño pero encantador pueblo de Morretes y degustar uno de sus platos típicos, el barreado. Compuesto de carne, tocino y otros ingredientes, su elaboración a fuego lento tiene una cocción de 20 horas y hace las delicias de todos los que se atreven a probarlo.

Morretes parece detenido en el tiempo, con sus coloridas casas coloniales, sus calles empedradas, la balaustrada que da al río y las pequeñas “góndolas” que casi emulan a una diminuta Venecia. Plagado de restaurantes típicos, su iglesia, en lo alto de una colina, sirve de atenta vigía de transeúntes y locales. Desde ella, se puede contemplar una de las mejores vistas de la villa y de las montañas que la rodean.

morretes1 copy

morretes_río

Con el estómago lleno y el alma repleta de las imágenes de este pequeño rincón del estado parenense al que acuden turistas de todas partes, me embarqué en esta especie de tren de juguete de vía estrecha. Viaductos, araucarias, represas, mata atlántica, desfiladeros, cascadas, verdes montañas, bosques, 13 túneles, 67 puentes y antiguas estaciones semiabandonadas -hoy patrimonio nacional-, son el escenario de este viaje en el tiempo.

tren_reflejo

En total 110 kilómetros que el tren cubre en tres horas y media. El trayecto del Serra Verde fue construido alrededor de 1880, aunque tardó en completarse 5 años. Hoy dispone de tres clases: económica, turista y ejecutiva y los precios varían con la elección. La turista tiene un coste de 84 reales, unos 28 euros aproximadamente.

Ya en el vagón, una guía va avisando a los pasajeros de los puntos más atractivos. Los turistas, cámara en mano, preparados para el safari fotográfico, no quieren dejar pasar ninguna postal. No es para menos, las estampas que se van sucediendo en el camino no dejan indiferente a nadie. En ocasiones el tren pasa tan cerca de las verdes paredes de vegetación que pueden tocarse casi con la mano.

tren_escondido

viaducto tren

El paso por los túneles levanta el griterío de los niños que viajan en el tren. Al salir de nuevo al exterior, el escenario continua: el pico Marumbi, la estación del mismo nombre, la cascada Véu da Novia, la Represa de Cangaíba, el Túnel Roça Nova, el más elevado de la línea, a 955 metros de altura o el Puente de Sao Joao, construido en acero, que da la impresión de dejar suspendido al tren en el aire.

montañas

tren curva

tren paisaje 2

viaducto

La llegada a Curitiba y fin de trayecto se cierra con una despedida sorprendente. Casi por encargo, ese día el sol escondido tras las pequeñas nubes tiñó el cielo de un rojo intenso mientras silueteaba los árboles más enigmáticos y elegantes de este lado del atlántico, la araucaria.

sueño

atardece río copy

¡Si esto es un sueño déjenme seguir durmiendo para soñar una y mil veces este Brasil de cuento!

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

18 comentarios en
“Tren Serra Verde, Morretes-Curitiba, un viaje a los sueños”

    1. Ana Peralta
      Ana Peralta Autor

      Gracias a tí, Luismi, por seguir mis pasos y acompañarme en este viaje!
      Sí, España dejó el mundial, pero Brasil nos sigue acogiendo con los brazos abiertos.
      Un beso enorme

  1. fernando peinado

    Qué maravilla de lugares. De cuento, literatura fantástica. Historias en verde y amarillo. Nos lo dejas ver y te lo agradecemos. No imaginé que fuera tan bonito. Qué suerte tienes por disfrutar de estos espacios que para la mayoría no existen. Toda la fuerza para ti, besote

    1. Ana Peralta
      Ana Peralta Autor

      Un millón de gracias, Fernando! Sí, efectivamente es como un cuento de literatura fantástica. Brasil, donde todo puede suceder y de hecho sucede! Imagina si es bonito en fotos cómo es en la realidad. Sí, me siento muy afortunada por disfrutarlos y haceros llegar este pedacito a través del blog.
      Gracias por tu apoyo. Un beso.

  2. VERONIK

    HERMOSO COLORES TIENE NUESTRO MUNDO, HERMOSOS ATARDECERES…GRACIAS ANA POR MOSTRARMOS LOS RINCONSITOS HERMOSOS DE BRASIL….AAAAA Y MI COLOMBIA A UN TRIUNFA EN BRASIL, ESA COPA ES COLOMBIANA.

    1. Ana Peralta
      Ana Peralta Autor

      Gracias, Veronik! Sí, el mundo está lleno de colores increíbles! Tu país hermoso es mi gran pendiente, creo que el próximo destino tendrá que ser allí. Mucha suerte en la copa, Veronik.
      Un beso enorme

    1. Ana Peralta
      Ana Peralta Autor

      Muchas gracias, Isabel!
      Sí, celebrar mi cumpleaños en Brasil es algo especial!
      Espero que sigas disfrutando con todos estos paísajes.
      Un abrazo enorme

      1. Héctor

        Ana, soy Uruguayo, y te cuento que gracias a ti voy a hacer lo que parece ser un hermoso viaje verde en tren desde Curitiba a Morretes. Gracias a ti y a la tecnología, que nos permite enviarnos experiencias para poder repetirlas desde otro lado del mundo y en tiempos diferentes. Un abrazo a ti y a mi madre patria.

    1. Ana Peralta
      Ana Peralta Autor

      Ven pronto, Amable! Brasil te estará esperando! Gracias a tí por tus comentarios.
      Te mando un beso grande!

  3. Pingback: Curitiba, el descando del viajero, en el sur de Brasil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*