Iris Rangil 19 Abr 2017

Tours en el Calafate y Chaltén – Patagonia Argentina

Realmente es imposible describir con palabras toda la belleza que encontrarás en la zona del Calafate, en la Patagonia Argentina, así que he decidido recomendarte los mejores tours que realicé, enseñarte algunas fotos para ponerte los dientes largos y esperar a que vengas para comprobar los lugares maravillosos que existen en este mundo.

La primera experiencia de la que quiero hablarte es de un tour imbatible, realizado por la empresa Glaciar Sur. Se trata de la excursión más exclusiva que podrás hacer en el Parque Nacional Los Glaciares. El día que yo hice este tour se convirtió en uno de los más especiales de mi vida y del viaje. Comenzó en Calafate a las 8 de la mañana, y recorrimos 50 kms hasta el Lago Roca. Lo cruzamos en una pequeña embarcación semicubierta con capacidad para 17 personas, pero éramos sólo un grupo de 4 viajeros: Esha (hindú), Eiji (japonés), Coralie (francesa) y yo.

Nos acompañaban además otras personas encargadas de transportarnos y nuestros dos guías, Federico y Jose. Tuvimos tanta complicidad entre todos que eso hizo mucho más sencillo pasar las horas riendo y disfrutando de la ruta.

Después de navegar durante 45 minutos arribamos a la cabecera sur del Brazo Sur, lugar donde comenzó la primera etapa de la caminata para llegar al Lago Frías. En ese momento embarcamos en gomones (lanchas) hacia el extremo oeste del lago y desde ahí iniciamos la segunda caminata hacia el Glaciar Dickson, localizado en el extremo Sudoeste del Parque Nacional.

No tenía ni idea de lo que me esperaba antes de comenzar la aventura, ya que la contraté sin estudiar el detalle del recorrido, sólo sabía que había que caminar unos 15 kilómetros y que regresaríamos tarde a la ciudad.

No puedes imaginar mi sensación cuando vi las lanchas, el lago, las piedras, el glaciar… Me sentía tan pequeña y tan inmensa al mismo tiempo, tan afortunada, tan viva…

Sinceramente, a veces, me alegro de ser un absoluto desastre que no planea ni investiga sobre los lugares a los que va. Mi felicidad impulsada por la sorpresa, se salía de todos los parámetros y puse mediante gritos de emoción a bailar a todo el mundo mientras escalábamos.

Allí, en medio de un paisaje increíble, almorzamos un lunch box, disfrutamos de la inmensidad del glaciar y la montaña, y después de un buen rato inundándonos los ojos con tanta belleza, comenzamos el regreso.

Quiero dar las gracias a Marcelo, el organizador de esta aventura, por haber creado algo tan único como esta excursión.

La segunda experiencia que recomiendo es la que realicé con la empresa Marpatag. Se trata de una actividad gourmet que combina un crucero por el brazo Norte y que permite disfrutar de increíbles escenarios de bosques, lagos, montañas, hielo y estepa, junto a la degustación de un menú patagónico exquisito (incluye cordero, el más tierno que probé en mi vida).

En este tour me encontré con una pareja encantadora de Pamplona, José Ángel y Teresa, que me ayudó a disfrutar aún más del trayecto compartiendo un montón de historietas viajeras.

Navegamos hasta la Barrera de témpanos del Canal Upsala (que momentáneamente impide el acercamiento al Glaciar por derrumbamientos recientes que pueden ocasionar grandes olas), llegamos también al Glaciar Spegazzini, visitamos y desembarcamos un ratito en Puesto de las Vacas y regresamos navegando nuevamente a través del Lago Argentino.

El tercer tour fabuloso que realicé lo hice con la empresa Estancia Cristina. Fue una navegación similar a la de Marpatag, entre témpanos e imponentes paisajes con vistas del frente occidental del Glaciar Upsala, pero con un destino diferente. Del brazo norte pasamos al Canal Cristina hasta el punto de desembarque en la Estancia. Accedimos con vehículos todo terreno a la cima de un mirador, llegando a una vista privilegiada frente al Lago Guillermo, al Hielo Patagónico Sur, al frente Oriental del Glaciar Upsala, y a la Cordillera de los Andes.

Si tengo que decir qué es lo más espectacular que he tenido frente a mis ojos, debo admitir que este ha sido el paisaje que más me ha impactado en toda mi vida, sobre todo por el color del lago Guillermo y el contraste con las montañas y los glaciares.

Después descendimos en búsqueda del Cañadón de los Fósiles, un yacimiento de restos fósiles marinos. Se trata de un valle de características únicas dentro del parque que también merece la pena descubrir. Al terminar la caminata volvimos al barco para regresar al puerto (más o menos a las 19h).

Otro lugar indispensable al que tendrás que llegar si visitas El Calafate es el famoso Glaciar Perito Moreno. Pasé allí más de dos horas por libre, mirando la inmensidad y esperando para ver alguno de los constantes e impresionantes derrumbes de hielo de los que el glaciar es protagonista.

Puedes hacer también el mini trekking sobre el glaciar con la empresa Hielo y Aventura

Por último, te recomiendo que pases al menos unos dos días en el Chaltén (aunque gente local del Calafate me comentó que preferían esta zona y que era muy buena para irse con tienda de campaña y explorar los diferentes cerros y senderos). Yo sólo pude ir una mañana y tuve que volver por la tarde, así que no pude hacer el trekking completo en el que estaba interesada y caminé por mi cuenta.

Aún así hice una ruta con Esha, la chica que conocí en el tour de Glaciar Sur y que me volví a encontrar de casualidad en el autobús. Era mi cumpleaños, al día siguiente terminaba mi aventura con LATAM y pasé un día muy agradable con ella.

Nos lo tomamos con tranquilidad y vislumbramos el Monte Fitz Roy lo suficientemente cerca como para desquitarme por no llegar hasta el punto donde casi todo el mundo solía arribar. Al menos me quedé con una excusa para poder regresar.

Alojamiento

En el Calafate tuve la suerte de alojarme en el Design Suites Calafate. Es un hotel situado en un entorno privilegiado, en frente del Lago Argentina, con una arquitectura e interiores espectaculares.

Seamos sinceros, La Patagonia no es barata, así que si vas a ir a un lugar así, en el que vas a encontrar los paisajes más bellos del planeta, quizá no sea tan mala idea darte otro mimo y disfrutar de un alojamiento así. Si el precio no es un problema, definitivamente te recomiendo este lugar porque no tiene punto de comparación con cualquier otro en esta ciudad.

Comida

Recomendación para comer rico y no muy caro en El Calafate: visita el restaurante “Viva la Pepa”. No es tan céntrico como otros, pero la atención es increíble y los platos son sanos y riquísimos (en esta ciudad puedes llegar a todas partes andando).

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*