Iris Rangil 30 Ene 2017

Santa Marta, un lugar para vivir.

Santa Marta, una de las ciudades más antiguas de América continental, me conquistó incluso sin tener demasiado tiempo para conocerla. Fundada el 29 de Julio de 1525, posee la condición de Distrito Turístico, Cultural e Histórico, y no es para menos, ya que para mí ha sido una de las ciudades más bonitas que he visitado teniendo en cuenta los requisitos que busco en un lugar para poder vivir en él: tiene un tamaño no demasiado grande, se respira el mar, está rodeada de naturaleza y me sentí segura.

Santa Marta

Además, el Centro Histórico de Santa Marta tiene mucho que ofrecer, y os invito a caminar al borde del mar (a través de la Marina, del Malecón y del Puerto) para sentir su tranquilidad contrastando con su corazón histórico.

Santa Marta Colombia

El Parque Simón Bolívar, la Catedral y San Francisco, son algunos de los puntos de interés que recorreréis fácilmente adentrándoos en el centro, pero lo que más me llamó la atención de esta ciudad fue su vida nocturna.

Santa Marta

Salí del hostal y sentí el ritmo en cada calle, la música sonando por todas partes, bailarines, gente cantando, y eso a mí me transmite la alegría más grande del mundo, tanta como para plantearme mudarme a Colombia, y vivir una temporada en Santa Marta.

Santa Marta

Pero quizá, a todas estas razones que me hicieron amar este lugar, se le suma la cantidad de actividades que se pueden hacer alrededor de la zona. Y es que esta región de Colombia tiene una diversidad paisajística increíble, juntando la costa con la montaña, pudiendo visitar la Ciudad Perdida o el Parque Nacional Tayrona, al que estoy segura que regresaré cuando acabe esta aventura con LATAM, ya que no tuve el tiempo necesario para hacerlo todo, y creo que es muy importante viajar con calma.

Santa Marta

Sin embargo, tengo que admitir que no encontré esa calma de la que hablo en las 2 noches que pasé en Santa Marta, ya que me hospedé en el hostal Brisa Loca, que es una casa antigua increíble rehabilitada para hospedar a mucha gente, con unas vistas de la ciudad privilegiadas (las que véis en la imagen anterior son tomadas desde la terraza), pero se trata de un party hostel (fiestas nocturnas, ruido, música alta…), lo que significa que no podréis dormir si lo que pretendéis es descansar. Aún así mereció la pena ya que el hostal es realmente precioso. (Para descansar y tener piscina también, os recomiendo el hostal La Villana, en el que pasé otra noche).

Santa Marta

Algo que también me gustó mucho fue encontrar mensajes contra el machismo en las paredes de la ciudad, ya que sentí que existía cierto movimiento feminista, y eso siempre me alegra el corazón.

Feminismo Santa Marta

Como colofón, os cuento que en Santa Marta se come muy bien. Existe una calle en especial, en la que pasé la mayor parte del tiempo (sobre todo en un bar llamado Lulo, donde pude escribir escuchando buena música y disfrutando de platos deliciosos); se trata de la Carrera 3 (nombre colonial: Callejón del Teatro Estrella), y os recomiendo probar otros dos lugares más situados en la misma: “La Mar, Gastronomía Artística” y “La Kaleta, Ceviches & Tapas”.

Santa marta gastronomía

Santa Marta me despidió con tormentas eléctricas que me dejaron clavadas en la retina imágenes como las que os muestro a continuación, y un deseo enorme de volver. Así que… nos vemos por allí, a la vuelta. Es una visita imperdible de Colombia y debéis reservar más de 7 días de vuestro viaje para tener la oportunidad de merodear alrededor y descubrir todos sus tesoros.

Santa Marta

Santa Marta

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

2 comentarios en
“Santa Marta, un lugar para vivir.”

    1. Iris Rangil
      Iris Rangil Autor

      Hola Isabel, muchas gracias por seguir la aventura :) ¡No hay razón para sentir envidia porque tú misma puedes llegar aquí! :) Sólo tienes que reservar un vuelo a esta ciudad maravillosa y vivirla por ti misma. Aunque si no es posible, me alegra pensar que puedo trasladarte a cada lugar de mi viaje, de alguna manera, con mis artículos. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*