El próximo viaje 23 Sep 2014

La ruta de los 7 lagos

La Cordillera de los Andes, columna vertebral de Latinoamérica, nos regala infinidad de ciudades, valles, ríos, lagos, rincones para conocer. Hoy nos acercaremos a un itinerario que nos llevará por una cadena de lagos y lagunas en las provincias de Río Negro y Neuquén, en Argentina que conforman la llamada Ruta de los 7 Lagos.

Este camino de 107 kilómetros de extensión, entre bosques de lengas y araucarias, se inicia en la ciudad de Bariloche, a orillas del Lago Nahuel Huapi y finaliza en la ciudad de San Martín de los Andes, a orillas del Lacar. Son, en realidad, 8 espejos de agua si consideramos al primero de ellos, ya que el camino lo bordea para ir desde la primer localidad hacia Villa La Angostura y luego transitar un tramo de la Ruta 231/34.

Esta ruta une tres Parques Nacionales: el Nahuel Huapi, el Arrayanes y el Lanín.

Comencemos hoy nuestro recorrido de Norte a Sur, iniciándolo en San Martín de los Andes, localidad ubicada en la cabecera del Lago Lácar y famosa por su calidad de vida, y por el centro de esquí de Cerro Chapelco.

Lago Lácar

Estamos ante uno de los grandes lagos patagónicos: mide unos 25 km de largo por un promedio de 3 km de ancho, su máxima profundidad es de 277 metros, frente al cerro Abanico. Si bien está moldeado por las montañas que le rodean, es un lago que ofrece varias playas y áreas bajas sobre su costa que se utilizan para el desarrollo de actividade turísticas y deportivas.

Un camino une San Martín de los Andes con Chile a través del Paso Hua Hum, atravesando el lago Pirehueico. Este paso fronterizo es transitable todo el año.

El camino sigue bordeando el lago y a poco mas de 5 kilómetros podremos hacer un corto desvío hacia la derecha para visitar la hermosa Playa Catritre. Un poco mas adelante, tendremos otra oportunidad de asomarnos al lago en Vilal Quina Quina, uno de los mejores balnearios naturales de la región y eje de la vida de la comunidad mapuche Curruhuinca.

Este camino también conduce al Cerro Chapelco por lo que si vas con tiempo podrás ascender en cualquier época del año, para practicar deportes de invierno o para asomrbarte con las vistas desde lo alto.

Un poco después de cruzar el río Hermoso, podremos ver a la derecha a la Laguna Fría, a la cua es muy difícil acceder ya que su costa es anegadiza, pero que en invierno nos regala un espectáculo maravilloso aún a la distancia ya que suele helarse.

Lago Machónico

Llegamos así al segundo lago de la ruta. Un lago que reboza salud y actividad, elegido para lso amantes de las travesías en kayak y en canoa. Una oportunidad de conocer de cerca uno d los típicos lagos patagónicos: bordeado de bosques de coníferas como la araucaria, lengas (con su hermoso estallido de rojos en otoño) o coihues.

No te olvides de hacer una parada en el Mirador del Machónico ya que desde aquí tendrás una de las vistas mas inolvdables de toda la ruta.

Continuamos el camino hasta la instersección con el desvío que nos lleva hasta la laguna Pudú-Pucú y al Lago Hermoso en el kilómetro 35). Si bien no están formalmente dentro de la Ruta de los Siete Lago, es un rincón que valdrá la pena visitar.

Nos desviamos apenas cuatro kilometros para tener un espectáculo impresionante: las laderas tapizadas de bosque y el azul profundo de las aguas del lago. Por algo se llama “Lago Hermoso”. Si vas con intenciones de acampar, aquí tienes un lugar ideal.

Seguimos ruta, saliendo del Parque Nacional Lanín y entrando al Nahuel Huapi. Antes de llegar al siguiente lago, en el kilómetro 43 de la ruta, no te pierdas la bellísima cascada de Vuliñanco, con su salto de unos 35 metros, que cae en dos vertiginosos brazos a causa de una enorme piedra que divide las aguas.

Lago Falkner

Otro de los protagonistas de la ruta. Un lago glaciar presidido por la enorme mole del Cerro Bunque, con sus torres de roca negra en la cima. Por allí anidan los amos de los Andres: los cóndores, por lo que no es raro verlos sobrevolar el entorno del lago.

Sus amplias playas de arena se extienden a lo largo del camino. Protegido del viento, muy frecuentado por mochileros que transitan la Ruta de los Siete Lagos, ya que se encuentra prácticamente en mitad del recorrido, y también por residentes como lugar de picnic.

Cerca del camping, encontrarás pequeños puestos de venta de productos regionales y te recomiendo que los pruebes: dulces de grosellas, frambuesas, sauco o rosa mosqueta, por ejemplo.

A corta distancia se encuentro nuestro siguiente protagonista.

Lago Villarino

Una angosta franja de tierra lo separa del anterior. Un lugar idílico para detenerse y vivir la Naturaleza a todo su esplendor, y con servicios paa poder alojarnos o comer.

Unidos por un estrecho canal de agua de unos 300 metros de largo, el Villarino nos ofrece sus laderas tapizadas de lengas, un arbusto que se inflama de rojos cuando llega el otoño; y de arrayanes, un pequeño árbol cuya corteza manchada es de color canela.

Seguimos camino, a pocos kilómetros, a nuestra izquierda, ya aparece el siguiente lago.

Lago Escondido

Este es el lago mas pequeño de la ruta: tan solo 900 metros de largo rodeado de profundos bosques que llegan hasta la orilla. Nos detendremos en la cabecera este del lago, donde se abre un claro y una pequeña playa de arena volcánica.

Desde allí tenemos la superficie del lago, con sus aguas azul oscuro y veremos el corte de la montaña y las grandes rocas que parecen aflorar desde el fondo sobre la ribera.

Luego de atravesar el puente sobre el río Pichi Traful (pichi significa “pequeño” en la lengua del pueblo Araucano), puedes desviarte un par de kilómetros apenas para llegar a un área ideal para la acampada, con una hermosa playa sobre el Lago Pichi Traful.

Seguimos por la Ruta de los Siete Lagos, pero ten en cuenta que un poco mas adelante, si tomas la ruta 65 que nace a tu izquierda, a escasos kilómetros podrás conocer el hermoso Lago Traful, un clásico de los lagos patagónicos.

En Villa Traful encontrarás todos los servicios que necesites, incluyendo excursiones por el lago, alquiler de bicicletas para recorrer la zona, hoteles, restaurantes. Este lago merece una visita especial, siendo uno de los rincones más bonitos de la patagonia argentina.

Lago Correntoso

Volvemos a nuestra Carretera 234 para llegar a la ribera del Lago Correntoso. Alimentado por las aguas de Lago Espejo, este lago vuelca sus aguas en el Nahuel Huapi en un circuito donde la abundancia de lluvias, nieves, arroyos y ríos, da movimiento a un paisaje lacustre de gran belleza.

Uno de los puntos privilegiados para ver este “ecosistema” donde los tres lagos está conectados, es desde el centro de esquí de Cerro Bayo, con una panorámica de casi 360 grados sobre esta zona.

Asimismo, subir al Cerro Belvedere, abrazado por el Lago Correntoso, nos regala impresionantes vistas y desde la altura podemos ver mas claramente el color verde-azulado que identifica la superficie de este lago.

Unos pocos metros antes de llegar al puente sobre el arroyo Ruca Malén, tendremos un nuevo desvío. Esta vez, si sigues el camino que se abre a la derecha, tendrás como recompensa llegar al Lago Espejo Chico. En este camino de acceso encontrarás también un camping ecológico como opción para alojarte en la zona.

Estamos próximos a Villa La Angostura pero antes, tenemos varias oportunidades para “salirnos de la ruta” y conocer lugares menos visitados.

Después de cruzar el arroyo Ruca Malén y superada una empinada cuesta en el camino, se verá a la derecha el pequeño y tranquilo lago Bailey Willis ( el noveno lago para muchos), y 3 kilómetros mas adelante sobre la izquierda, podrás ver un sector del viejo trazado de la ruta. Si tienes ganas de hacer un pequeño trekking, camina por esta vieja carretera esquivando algunos troncos y a unos 300 mts. llegarás a la laguna Los Huillines.

Lago Espejo

El camino nos lleva hasta uno de los Miradores del Lago Espejo y hacia un camino lateral que nos acerca a un brazo del mismo lago.

Encontramos el cruce de la ruta nacional 231, vía par llegar al Paso internacional Cardenal Samoré, que permite atravesar la frontera hasta la zona chilena de Puyehue y a la Carretera Panamericana a la altura de la ciudad de Osorno.

Siguiendo esta carretera podremos optar por asomarnos al mirador del lago Espejo. Este lago hace gala de su nombre: la tranquilidad de sus aguas cristalinas y oscuras, que provienen únicamente del deshielo de los picos cercanos, sirven para reflejar el hermoso paisaje que le rodea. Cimas, bosques, abruptos cortes de la montaña, grandes rocas sobre el agua y una pequeña playa de arena volcánica oscura.

La carretera sigue y nos permite tener ya una espectacular vista del sector norte del lago Nahuel Huapi, el sexto en extensión de Argentina y el último lago de la ruta.

Lago Nahuel Huapi

7lagos

Nuestro camino pasa por la hermosa Villa La Angostura, que si bien merece una visita en si misma, hoy haremos una parada allí sólo para conocer el Parque Nacional Arrayanes. El parque fue creado en 1971 con el objetivo de proteger al Bosque de Arrayanes, que ocupa unas 12 hectáreas, y que ocupa toda la península de Quetrihué ubicada en el extremo Norte del Lago Nahuel Huapi. Este Bosque de Arrayanes, de forma arbórea y casi puro, formado por una densa y espectacular comunidad con ejemplares de hasta 16 metros de altura y mas de 600 años de edad, es uno de los dos que existen en el mundo y el único que puede transitarse.

El bosque se asoma al Lago Nahuel Huapi, de origen glaciar, en la provincia de Río Negro y rodeado del Parque Nacional del mismo Nombre. Históricamente ha sido un punto muy importante para el turismo argentino ya que en sus orillas se encuentra la ciudad de Briloche, el principal centro de esquí del país.

Además, a poca distancia de la ciudad, en una pequeña península que se interna en el lago de aguas de un profundo azul, se encuentra el hotel que lleva el mismo nombre y es un ícono tanto arquitectónico como de la historia del turismo argentino.

El Lago Nahuel Huapo cobija a a varias islas e islotes. La Isla Victoria es la mayor y la mas conocida por los turistas ya que es un paseo tradicional desde Bariloche: el istmo que la divida en dos mide solo 200 metros, los bosques de coihues, cipreces o arrayanes.

El lago está a 700 metros sobre el nivel del mar y rodeado de picos de los Andes que sueles estar coronados de nieve durante casi todo el año,como el Cerro Catedral donde se encuentra el centro de esquí sobre la ciudad de Bariloche. Este paisaje impresionante tiene un personaje atípico: Nahuelito. Dicen que es un monstruo que vive en el fondo del lago, y que suele salir a sorprender a quienes se acercan a las playas del lago.

Llegamos a San Carlos de Bariloche, final de la Ruta de los Siete Lagos, aunque hemos visto que su nombre se queda corto ante la gran oferta de espejos de agua que nos ofrece este rincón patagónico en la Argentina austral.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*