Marta Rodríguez 06 Ago 2015

Renacer en San Cipriano

Aire fresco. A veces el rumbo únicamente lo marca una bocanada de aire fresco. Llegando al final de nuestro proyecto de Cultura Itinerante, las reflexiones, los aprendizajes y las personas del camino nos aprietan el pecho. Llegamos de Cartago de una intensa jornada cultural y las emociones a flor de piel. San Cipriano nos da la bienvenida con la más humilde y placentera bocanada de aire fresco. Simplemente gracias.

San Cipriano es un lugar que incita a desarrollar la creatividad, a pensar en nuevos proyectos, a alejarnos de las tecnologías y dedicarse nada más y nada menos que a uno mismo y a la compañía. Llegamos hasta Córdoba y nos desplazamos hasta el pueblo por medio de la famosa “brujita”, el medio de transporte más curioso que he visto nunca. Encima de unas vías, una tabla de madera y una moto encima. Hasta hace unos años la fuerza de transporte era manual, ahora por lo menos cuentan con el motor. Un mismo carril para ir y volver, hace que el viaje sea toda una aventura y más cuando caen las famosas y cotidianas lluvias de San Cipriano.

Brujita

Llevamos las guitarras, panderos, saxo y voces. Nada más llegar suena la alta salsa en las casas y barecitos, los niños juegan al fútbol y corren las calles descalzos como si no hubiera mañana. Un clima agradable y agua pura por todas partes. Aquí reinan las cascadas y saltar al agua es la mayor de las diversiones, nadar y dejarse llevar por la corriente es el pan de cada día. Es el lugar perfecto para renacer.

San Cipriano musica

Me conquista y me entrego. Los senderos son apropiados para perderse y encontrarse en los diferentes charcos. Camina hasta llegar al Charco Oscuro y buscar los trampolines espontáneos de la naturaleza creativa, la cascada de los sábalos y el charco la balastrera. Por es sendero del amor encontrarás varios refugios, y ninguno de ellos incitan a hacer la guerra.

San Cipriano sendero

Una comunidad afro en plena selva tropical, en la que la iluminación nocturna es cosa de las estrellas. Una mesa, música del pacifico y buena conversación a trago de viche y arrechón, fermentos típicos de caña de azúcar. Un verde interminable que se mezcla con los colores tierra, vivos cuando radia el sol, intensos y bravos cuando llueve. Un paisaje que no deja indiferente a nadie y atrapa tanto cuanto quieras. Yo no me resisto.

Colombia de contrastes, conseguiste sorprenderme una vez más.

Renacer en san cipriano

 

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

3 comentarios en
“Renacer en San Cipriano”

  1. elena

    Hola. Que fotos más bonita, que camara usais, son geniales. Un viaje unico enorabuena por haber sido la ganadora el año pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*