Sele 25 Nov 2014

7 RAZONES POR LAS QUE QUITO ES UNA MARAVILLA

Ya queda menos, el 7 de diciembre se asoma por la puerta y 14 hermosas ciudades preseleccionadas esperan ser elegidas como una de las 7 ciudades maravilla del mundo. Ilusión no le falta a nuestro destino de hoy, Quito, que lleva casi cinco siglos siendo postulándose para ser único, especial y… maravilloso. A la capital de la República del Ecuador no le faltan en absoluto razones por las que estar en el podio de las más hermosas ciudades del mundo, concretamente 7, un número que estoy convencido les dará suerte y acompañará toda la vida.

    1. El casco viejo colonial mejor preservado de Sudamérica

No hay un centro histórico más grande ni en mejor estado de conservación que Quito en todo el sur de América. Desde su fundación en 1534 se crearon numerosos templos religiosos, empezando por el convento de San Francisco, casonas y palacetes, con el estilo colonial predominante en la época, aunque con el toque característico de la conocida como Escuela quiteña.

    1. La iglesia de la Compañía de Jesús es inimitable

Si la fachada de la iglesia de la Compañía de Jesús atrae la atención a los ecuatorianos que están acostumbrados a contemplar sus columnas salomónicas y muchas escenas en piedra, entrar es acceder a otra dimensión. Es el súmmum de un estilo, el de la renombrada escuela quiteña, con el que los jesuitas pretendían mostrar todo un universo artístico en madera y pan de oro. Probablemente se trate del mejor interior de un templo religioso en América Latina. No le encuentro comparación alguna a nada.

    1. Las vistas desde la Virgen del Panecillo… el Corcovado quiteño

Quito está rodeada de volcanes, incluso más bien se puede decir que encajada entre ellos a más nada menos que 2800 metros de altura sobre el nivel del mar. Por eso salir a buscar unas buenas vistas de la gran capital ecuatoriana es bastante sencillo. Y el Panecillo nos deja mejores imposible. Digamos que el Panecillo sería el Pan de Azúcar de Río de Janeiro y la Virgen alada de Legarda (con más de 30 metros de altura) el Cristo de Corcovado. Todo en versión andina con unas panorámicas deslumbrantes y la posibilidad de atisbar una maqueta precisa y preciosa del casco viejo de Quito. O, si se me apura, del lejano Cotopaxi y su cráter nevado.

    1. Paseo por La Ronda: Uno sabe dónde empieza pero no dónde termina…

Si alguien busca una calle bohemia y con personalidad en Quito no podría dejar de recomendarle que se pasara por La Ronda, situada prácticamente en los límites del casco histórico de la ciudad. Puede empezar jugando a la rana e incluso a veces al futbolín que sale a la luz en diversas ocasiones, para después visitar genuinos talleres de artesanía, con lo mejor de siempre (hojalaterías, una tienda de peonzas, ebanistas, pintores, etc.). Y después dejarse perder por uno de los muchos bares en los que la música suena hasta bien entrada la noche y salen de cocina algunos de los mejores platos del país. La Ronda es un secreto a voces, un motivo para regresar a Quito.

    1. Una ciudad en la mitad del mundo

¡La geografía ha hablado! Quito se encuentra en el borde de la línea ecuatorial, dividiendo al planeta en dos partes. Justo a las afueras de esta ciudad se puede pisar la raya y encontrarse en el mismo instante en los hemisferios norte y sur. El Sol siempre pasa cerca… y a la hora señalada dando 12 horas a la noche y otras 12 al día durante todos los meses del año. Para comprender lo que significa el hecho de hallarse en la mitad del mundo nada mejor pasarse por el Museo Intiñam y hacerse las fotos de turno en el monumento conmemorativo del descubrimiento del punto exacto en que se despliega la línea del Ecuador, que da nombre a todo un país.

    1. Teleférico al Volcán Pichicha

Tocar con los dedos la cima de un volcán como el emblemático Pichincha es posible. En Cruz Loma, a una altura de 4000 metros, tenemos presente que nos encontramos sobre la Cordillera de los Andes. Y no es necesario hacer trekkings exigentes para ello, ya que se puede salvar el desnivel en tan sólo 8 minutos subiendo en teleférico. Es una de las excursiones preferidas de los quiteños y de muchos turistas que ven la oportunidad de subir un volcán con suma facilidad.

  • Quito es la base del Universo Ecuador

 

Ecuador es un país que lo tiene todo. Andes, selva, recorridos en tren panorámicos como los de antes (El tren crucero está considerado como uno de los mejores del mundo), volcanes, Haciendas con casonas antiquísimas donde se cultiva la mejor rosa del mundo (como la Hacienda La Compañía), numerosos pueblos indígenas y, por supuesto, las islas Galápagos, un destino de naturaleza soñado e imprescindible. Pues bien, Quito es la mejor base para hacer casi todos ellos, un punto de partida, de intermedio y de fin. Con Otavalo o el Cotopaxi a un paso, conexiones aéreas excelentes con Galápagos (LAN vuela a Baltra y San Cristóbal), Cuenca o Guayaquil, entre otros, podemos dejarnos seducir por el país ecuatoriano  hasta límites insospechados.  Quito debería ser la piedra filosofal de cualquier viaje a Ecuador…

Ahora tan sólo falta que el día 7 de diciembre se confirme lo que todos sabemos, que Quito es una MARAVILLA. Así, con mayúsculas. Yo estoy plenamente convencido de que va a ser así, por merecimiento, porque sería un acto de justicia. Yo ya he votado, ¿y tú?

Si te ha gustado esta aventura, te gustará | Destino Ecuador

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*