Iosu Lopez 04 Dic 2015

Quito, la tierra en la mitad del mundo

En Kichwa, la palabra Kitu (Quito) significa “Tierra en la mitad del Mundo”. Los Incas lo supieron mucho antes de que oficialmente un grupo de geógrafos franceses liderados por Charles Marie de la Condomine establecieran en 1736 el punto de latitud 0º, 0’, 0”. Allí estábamos, en aquel lugar que de pequeños nos repetían durante la lección de geografía en el que una línea imaginaria dividía al mundo en dos hemisferios recibiendo el nombre de Ecuador.

2.-Monumento-Ciudad-Mitad-del-Mundo-Ecuador

Mitad del Mundo

En ese punto que a muchos nos costaba imaginar, situado a las afueras de Quito en base a aquellos cálculos, hoy podemos visitar lo que se conoce como la ciudad y el monumento de la Mitad del Mundo. Además de disfrutar del museo interactivo y de las vistas desde la torre, por supuesto nos tomamos la típica instantánea en ambos lados de la tierra para dejar patente nuestro paso por este lugar emblemático.

Mochileros TV saltando en ambos hemisferios

Mochileros TV saltando en ambos hemisferios

Lo quizás no muchos saben, es que la ciudad de la Mitad del Mundo no es en realidad la verdadera línea del Ecuador. Durante los años ochenta, mediante la utilización de un GPS militar, se demostró que los cálculos de aquella expedición francesa eran erróneos en aproximadamente unos 200 metros. No es demasiado, sin embargo suficiente para que la verdadera mitad del mundo se encuentre en el Museo de Sitio Intiñán.

Museo de Sitio Intiñán

Museo de Sitio Intiñán

Otra de las atracciones lejos del centro urbano de Quito es el volcán Pichincha. Si los 2800 metros de Quito nos parecían mucho, los más de 4000 hasta la cima del Pichincha suponían todo un reto a los síntomas del mal de altura. Subimos en teleférico durante unos 15 minutos hasta la cima en donde las vistas de la capital ecuatoriana y los volcanes que la rodean merecieron el esfuerzo.

Vista ascendiendo en el Teleférico de Quito

Vista ascendiendo en el Teleférico de Quito

De vuelta a la ciudad visitamos el antiguo mercado de Santa Clara, hoy llamado San Francisco y que fue reubicado a algunas cuadras de distancia. En él visitamos varios puestos típicos donde probamos la chicha (una bebida hecha a base de maíz fermentado y algunos cítricos) que refresca y alimenta y según dicen, también ayuda contra el soroche. En el puesto de Marta y su hija lo hacen como nadie conservando la receta secreta que se transmite de generación en generación. Marta nos contaba que hoy todavía son muchos los que se acercan específicamente a San Francisco en busca de la preciada bebida.

Marta en su puesto del mercado

Marta en su puesto del mercado

Ecuador es tierra de creencias y tradiciones, por ello en el mercado también conocimos a curanderas como Asunción a las que acuden muchos quiteños en busca de hierbas con las que preparar remedios caseros para diferentes dolencias o para curar el mal de espanto de niños y adultos. Además en San Francisco se puede encontrar todo tipo de comidas típicas ecuatorianas, así como frutas y verduras.

Asunción Pillajo, curandera del Mercado de San Francisco

Asunción Pillajo, curandera del Mercado de San Francisco

Tras el mercado, con la idea de bajar la comida, nos dimos un paseo por el centro. Quito está precioso en esta época del año. Tras recorrer la García Moreno llegamos a la Plaza de la Independencia que popularmente recibe el nombre de Plaza Grande. Allí se concentra el poder ejecutivo de Ecuador y en el centro hay un monumento conmemorando el centenario de su independencia que tuvo lugar el 10 de agosto de 1809. La Plaza Grande es el termómetro de Quito, y allí se concentran todo tipo de personas. Tomarse un café en uno de los bares cercanos y ver la vida pasar es un pequeño lujo al que no debemos resistirnos.

Quiteños en la Plaza Grande

Quiteños en la Plaza Grande

Y para terminar el día, pasamos a probar el oro más dulce que tiene Ecuador, el chocolate Pacari. A pocos metros de la Plaza Grande, la marca productora de cacao cuenta con una tienda y una cafetería en donde pudimos degustar algunas de las decenas de diferentes tipos de chocolates que tienen con sabores andinos (melcocha, ají, guayusa, cedrón, spirulina…) o frutas (uvilla, maracuyá, mortiño, arándano rojo…). Muchos han sido premiados internacionalmente y hoy en día Pacari es reconocida a nivel internacional como una de las marcas más preciadas del sector.

Variedades de Chocolate Pacari

Variedades de Chocolate Pacari

Queremos agradecer de manera especial a Quito Turismo por el trato y las facilidades dispensadas durante nuestra visita.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

2 comentarios en
“Quito, la tierra en la mitad del mundo”

  1. Leslie

    Que lindo post!! gracias por interesarse en descubrir mi pais y mi ciudad, Quito!… es realmente inspirador lo que hacen, es una de las cosas que tambien quiero hacer mas adelante.
    Saludos y exito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*