Marta Rodríguez 03 Ago 2015

Producto DePortación en Cartago

Un sueño de libertad, una sed infinita de mundo, de consciencia humana. Un hombre que renace en la era de la luz y tiene el valore de dejar atrás las oscuridades, las barreras, los “no puedo”.

Esta es la historia de Curio Luz, un personaje de decidió volar alto y mostrar su mensaje a todos los caminantes que se encontrara por América Latina. Un mensaje de arte como transformación social y política. Un llamamiento a todos los artistas del mundo para hacer la revolución del amor. Una conexión de esperanza y hermandad. Curio lleva tres años viajando por América Latina. Bolivia, Perú, Brasil, Ecuador… Nos conocimos en Salento. Colombia, punto álgido de su viaje. Más de dos años con una mochila donde lleva su pandero y su guitarra. El resto es un corazón abierto y puro teatro.

Sobre su experiencia en Colombia, para Curio Cali es un choque de informaciones culturales y el encuentro con África, Salento la libertad artística y la calidez de su pueblo, Medellín es el encuentro con la gypsy cumbia y los espacios creativos, Palomino ha puesto en su camino las vistas más exuberantes de su vida, entre la Sierra Nevada, el río y el mar Caribe, además de la creación de la Universidad Itinerante y el intercambio cultural de conocimientos. Bogotá es la ciudad de las oportunidades y un potente escenario de arte, Pereira la mayor emprendedora de ideas y Armenia un lugar perfecto para vivir. Filandia una opción ideal para conocer la cultura cafetera, San Cipriano la belleza extrema y el lugar perfecto para renacer. Cartago es el reencuentro de la necesidad de seguir viajando con proyectos artísticos y sociales.

Choque Cultural. Con una propuesta de interculturalidad Curio contagia a los viajeros del camino, haciendo música y arte. El más claro ejemplo de la valentía de la cultura itinerante. No tardamos mucho en contagiarnos con nuestras ansias de libertad. Creando su propio ejército en el que no hay lugar para opresiones, barreras ni armas. Nosotros no dudamos en militar. El llamado ejército del amor habla de consciencia y mundo libre, de música como motor de cambio.

Un ejército que ha sacado de mí cosas que estaban escondidas, voces dormidas. Literalmente me han hecho cantar, sin miedo. Así, en una des intencional pero armoniosa conexión, nos vamos juntos a seguir nuestro viaje. Cartago es el próximo destino. Aquí colaboro en la presentación del Curio Luz en su proyecto “Producto DePortación”, en el que muestra la realidad de su situación, donde las políticas migratorias le impiden seguir caminando y profanando su mensaje de paz.

Producto DePortación es su nuevo trabajo musical, donde la influencia musical latinoamericana se fusiona en ritmos y colores. Un trabajo que necesita de la ayuda de todos para ser concluido. Una construcción colectiva, mecenas del mundo, esto es un directo llamamiento. El claro ejemplo de la cultura libre.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*