El próximo viaje 27 Nov 2014

Tres playas brasileñas donde siempre es verano

¿Existe el Paraíso? No nos vamos a poner filosóficos. Vamos en enfocarnos en el tema que nos interesa aquí: los viajes. Y la respuesta es clara: sí, existen muchos lugares en el mundo que pueden recibir el adjetivo de “paradisíaco” sin ninguna duda.

Generalmente el imaginario pinta esos lugares como una playa dorada junto a un mar azul, sol y calor permanente, donde se puede vivir esa naturaleza casi en soledad. Y aunque para muchos la descripción pueda ser otra totalmente distinta, hoy voy a aferrarme a ella para aconsejar tres playas brasileñas paradisíacas.

Porque si hay un país bendecido con muchos de estos rincones de excepción, es Brasil. Además, por su ubicación, gran parte de su litoral disfruta de un verano casi permanente. O casi. Podríamos describirlo como un verano – primavera – verano donde en ocasiones ni siquiera se puede hablar de dos estaciones ya que las temperaturas permanecen constantes casi todo el año.

Esos ventipico o trentipocos grados que hacen la estancia tan placentera. Eso es lo que buscamos especialmente cuando intentamos escapar de los rigores del invierno en otras latitudes.

Pues eso… hoy descubrimos tres playas brasileñas que tal vez no conozcas pero que seguramente apuntarás dentro de tus “paraísos” a visitar.

Praia do Caburé

En la costa del estado de Maranhão encontramos un paisaje de película: un conjunto de dunas móviles de arena dorada finísima protegidas por el Parque Nacional dos Lençóis Maranhenses. Son 12.ooo kilómetros cuadrados de dunas junto al mar donde el paisaje es absolutamente virgen.

No hay aquí presencia humana salvo las visitas autorizadas con guías en vehículos todo terreno o con tablas para practicar sandboard. La playa más cercana está al este del parque, en la desembocadura del río Preguiça. Praia do Caburé comparte el paisaje de dunas interminables y lo combina con el delta de islas arenosas bajas y el agua profundamente turquesa del Atlántico.

Con una temperatura media de 26 grados durante todo el año, y en una de las zonas con menos lluvias del continente, tendremos casi asegurado un tiempo ideal para disfrutar en nuestro propio paraíso.

Camocim

Tal vez porque su vecina Jericoacoara es más conocida y visitada, Camocim ha quedado un poco alejada de los ojos del turismo internacional. Sin embargo, tiene atractivos suficientes como para tenerla muy en cuenta. Sin embargo los habitantes de las cercanas Paranaíba o Sobral, conocen bien a esta playa del estado de Ceará.

Camocim fue uno de los principales puertos comerciales del nordeste desde la llegada de los portugueses en el siglo XVI y hasta mediados del XIX. Luego… el río Coreaú cambió su curso y su desembocadura, donde se ubica la ciudad, dejó de ser viable para la entrada de los barcos que tuvieron que buscar otros puertos para comerciar.

Es por ello que la ciudad guarda un encanto especial con su arquitectura industrial de finales del XIX y con muestras del Art Decó de principios del XX. A partir de entonces, la ciudad tomó una vida sosegada, pueblerina y miró hacia el mar para transformarse en un típico pueblo pesquero.

Ese encanto se vive hoy mientras disfrutas de sus playas arenosas y bajas, donde el sol brilla más de 320 días al año con una temperatura media de 27 grados. A partir de Camocim puedes visitar las lagunas que se forman entre las dunas y en las entradas del mar formando lenguas de agua salada en mitad del paisaje.

Maragogi

Otro de los destinos que tienes que descubrir. Cierra los ojos y piensa en una playa paradisíaca… ¡has llegado a Maragogi en el Estados de Alagoas! Interminables playas de arenas blancas y finas, la sombra de miles de palmeras bordeando un mar azul turquesa de aguas cristalinas.

De 28 a 30 grados durante cualquier época del año, y una gran cantidad de playas donde disfrutar a más no poder con la familia o los amigos. Elige cualquiera de ellas: Ponta de Mangue, Xareu, Gales, Antunes, Burgalhau…

Un lugar ideal para ir con niños pequeños ya que el mar tiene muy poca gradiente y el agua es cálida, para mayor seguridad de los peques. Además, es un balneario muy bien dotado de servicios con hoteles de todas las categorías y muchas actividades para realizar. ¿Mi recomendación? Sal en barca hacia mar adentro, intérnate en el azul para descubrir… ¡piscinas naturales entre bancos de arena y corales donde el agua apenas te llega a la cintura!

Ponte las gafas de buceo y maravíllate con el espectáculo que te espera en Maragogi.

Ya tienes tres nuevas playas brasileñas para poner en tu mapa del Paraíso.

Si te ha gustado este artículo, te gustará | Con “P” de playa

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

2 comentarios en
“Tres playas brasileñas donde siempre es verano”

  1. Javier

    En mi opinión, brasil es el país con las playas mas exquisitas del mundo, aunque en mi Venezuela hay bellezas también, pero las de brasil son sin duda un gran paraíso. Creo que tomare como referencia tu articulo para escribir uno en mi blog, esta muy muy completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*