Gabriel Huete 02 Mar 2014

Pichilemu, paraíso del surf

Valparaíso siempre quedará en mi memoria como uno de aquellos lugares en los que todo es posible, un rincón del mundo donde los extremos se unen y el círculo se completa, donde todo pasa, a veces sin enterarte, y a veces justo ahí delante de tus estupefactos ojos. Valparaíso quedará en mi recuerdo como un lugar en el que el tiempo se mueve a otro ritmo, con otra cadencia.

Valpo es una ciudad tan especial que hubiera querido quedarme un buen rato más, pues a pesar de haber salido a callejear todos los días que he vivido aquí, siempre he encontrado con relativa facilidad un rincón nuevo, una calle escondida, una perspectiva distinta de la ciudad, una cara diferente en esta pequeña y cambiante urbe a orillas del Pacífico. Quizá su condición de puerto de mar, de puerta abierta a todo el que llega de fuera le dé su caracter alegre y desenfadado y la sensación que aquí nadie es extraño, la sensación que de alguna forma la ciudad estaba esperando que llegases.

Pero el tiempo pasa y no perdona, y hoy me doy cuenta por primera vez que ya llevo viajando por Chile más de dos meses y medio, y que apenas me quedan diez días antes de terminar mi aventura en éste espectacular rincón del mundo del que todavía me queda mucho que visitar.

Y así me veo de nuevo sentado en un banco de la estación de autobuses de Valpo, con un billete a Santiago en la mano y un plan para descubrir el próximo rincón de Chile.

Santiago a final del Verano está todavía tranquilo, se nota que aún hay mucha gente de vacaciones y se circula tranquilo por las calles, el metro corre medio vacío y no hay problema para encontrar alojamiento donde quedarse, así que no planeo nada de antemano y acabo en La Casona Hostel, en el mismo lugar a donde llegué hace meses. Allí me reencuentro con mis amigos Diego, Vini y René quienes me proponen ir a conocer Pichilemu, un pequeño balneario unos 250 km al sur de Santiago, que al parecer llaman la “Capital del Surf” de Chile.

Me quedo en Santiago dos noches para reorganizarme un poco y darme un descanso de la paliza de autobuses que ha sido éste último mes en el Norte de Chile, aprovecho para hacer algunas compras y para dedicar el fin de semana a mi y a mis cosas antes de rehacer mi mochila, y verme otra vez sentado en un banco de la estación de buses de Alameda con un billete a Pichilemu en la mano

Al inicio del viaje hace meses, decidí no utilizar el “Lonely Planet” y dejarme llevar por lo que tuvieran que decirme otros viajeros y locales, y al igual que en otras ocasiones, el venir a Pichilemu aconsejado por mis amigos ha sido todo un acierto.

El bus tarda tres horas y media en recorrer, entre los viñedos cargados de uvas del Valle de Colchagua, los casi 300 km hasta la Capital del Surf chileno. Toda esta región central de Chile está dedicada al cultivo de uva y producción de vino, y ahora, el mes de Marzo que está a punto de empezar es el mes de la vendimia. En las próximas semanas, toda ésta región estará en fiestas y en plena tarea de recolección, y espero tener la ocasión de poder visitar alguna de las muchas bodegas que aquí se han establecido y escribir un artículo sobre el vino en Chile y el cariño, orgullo y devoción que los chilenos tienen por sus caldos.

Llego por fin a Pichilemu, a eso de la hora de comer, y ya me doy cuenta que he encontrado un pequeño paraíso de sol, playa y olas.

La comuna de Pichilemu es pequeña, apenas tendrá 15.000 residentes, y todo son casitas unifamiliares de una o dos alturas y calles de arena sin asfaltar. Todo en Pichilemu gira en torno a sus cinco playas: San Antonio, La Puntilla, Infiernillo, Playa Hermosa y Punta de Lobos.

De todas ellas, San Antonio es la playa más céntrica y tradicional. Basta bajar las escalinatas del Parque Ross, en el centro de la comuna y ya estás en ésta magnífica playa de arena negra llena de familias y niños iniciándose en el surf. Al estar en pleno pueblo resulta muy cómoda y accesible, y además está llena de chiringuitos donde tomarte un ceviche o una empanada, lo que hace de ella la playa perfecta para pasarte todo el día tumbado a la bartola. En el extremo sur de San Antonio está la caleta de pescadores, y bien merece una visita para ver el ambientillo de los barcos y comprar pescado fresco.

La siguiente playa hacia el Sur es La Puntilla. Con olas de hasta 4m y un “beach break” algo más suave es uno de los spots preferidos para los surferos chilenos. Dicen que su ola es quizá la más estable de Chile y no es muy rápida, lo que te permite recorridos de hasta 300 metros.

La siguiente playa, la de El Infierrnillo, como bien reza su nombre no es para principiantes, lo mismo que Punta de Lobos. Aquí se celebra todos los años durante un mes (Mayo/Junio) el campeonato internacional: “BWT Ceremonial Punta de Lobos”, donde se corren las clasificadas como “big waves”, es decir olas con un mínimo de 7 metros, verdaderos monstruos con la altura de un edificio de cuatro pisos.

Entre Infiernillo y Punta de Lobos está Playa Hermosa, 6 km de playa de arena negra, ancha, salvaje e increíblemente bonita para pasear y olvidarte de todo observando las maniobras aéreas de los majestuosos pelícanos, las carabelas portuguesas varadas en la playa y si hay suerte algun lobo de mar dormitando en la arena.

Pocos lugares del mundo ofrecen la calidad de olas y la posibilidad de surfear todo el año como lo hace ésta región, y para disfrutarlas basta agarrar tu tabla, un buen mapa de la costa y un vehículo 4×4 para encontrar tu spot secreto y aislado. Sin duda un verdadero paraíso para los amantes del surf a sólo tres horas de Santiago y nada masificado ni comercial. Para mí, el mejor lugar de la costa de entre todos los que he visitado, para pasar unos días de relax playero, deporte y buena gastronomía.

20140226092210_resized 20140226190931_resized 20140226191410_resized 20140228192959_resized 20140228193921_resized 20140228194444_resized

Contacta con Gabriel Huete >

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Un comentario en
“Pichilemu, paraíso del surf”

  1. teresa vila

    Con tu estilo tan ameno y descriptivo de Chile, y como creo ser una buena cocinera, me están dando ganas de hacer el petate, y marchar para allá, montar un chiringuito en algunas de esas playas idílicas y olvixarme de todo lo demás…Cómo está la vida en Chile con respecto a España? Me refiero a precios. Gracias si puedes contestarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*