Querida Río

Querida Río: Perdona que te acorte el nombre, pero todavía me resultas tan familiar que no puedo evitarlo. Déjame que empiece haciéndote la pelota. ¡Qué digo! No es ni mucho…