Iosu Lopez 03 Feb 2016

Nemo I, destino Galápagos

No mucha gente sabe de donde proviene el nombre de Galápagos. Como le sucedió a muchas zonas de Sudamérica, el archipiélago de 13 islas que se encuentran a unos 1000 kilómetros del Ecuador continental fue descubierto por los españoles, que debido a la proliferación de tortugas gigantes cuyos caparazones se asemejaban a un tipo de montura llamado galápago, sirvieron para bautizar a estas islas únicas en el mundo.

Allí nos dirigimos a vivir uno de los momentos más emocionantes de Destino Sudamérica. Desde pequeños nos imaginamos a las Galápagos como un zoológico al aire libre o una especie de parque jurásico sin dinosaurios en un lugar remoto del mapa, en donde Charles Darwin dio forma a su obra “El origen de las especies”. Nada como visitar las islas navegando en un crucero que poco tenía de tradicional.

3.-Catamaran-Nemo-I-Andean-Travel

“Iguanita”, apelativo por el cual se conocía a nuestro guía de nombre Iván (allí prácticamente todos tienen uno), nos recogió en el puerto de la capital de la isla de Santa Cruz, Puerto Ayora, en donde esperábamos entre pelícanos color café y algún que otro león marino que se esmeraban en llamar nuestra atención. Esa fue nuestra primera impresión, los animales estaban ahí, a pocos metros, como si nuestra presencia no les importase. Difícil resistirse y no sacar la cámara para fotografiarles, aunque ya habría tiempo para ello.

4.-Pelícano-Puerto-Ayora-Isla-Santa-Cruz-Galapagos

Una zodiac nos trasladó al que iba a ser nuestro medio de transporte durante nuestra travesía por las islas encantadas. Tras coger la mano de uno de los miembros de la tripulación, pusimos pie en el Nemo I, nuestro hogar durante los 4 días siguientes. Era un catamarán, un velero deportivo blanco con todo tipo de detalles.

5.-Nemo-I-atardecer-vela

El Nemo I era un barco amplio, con camarotes para dos personas con literas y baño incluidos. En la parte superior, una gran zona chill out con sofás y mesas estaba a nuestra disposición, así como la parte delantera con redes y lugares para tumbarse y tomar el sol. La cocina y un salón que podría ser el de nuestra casa completaban aquel hotel flotante. La tripulación se componía de 6 personas capitaneadas por William, un experto marino acostumbrado a llevar barcos de ese tamaño al que solo Efrén, más conocido como “Ruta”, sustituía en el timón durante las guardias nocturnas.

6.-Catamarán-Alberto-Leon-Dormido-San-Cristobal

Y así soltamos amarras. Si bien dejamos el soroche o mal de altura en Quito, los mareos todavía no habían terminado, pues navegar en aguas bravas puede hacerte pasar algún que otro mal rato. Compartimos la experiencia del Nemo I con un grupo reducido de personas, éramos en torno a 10, lo cual nos permitía vivir la experiencia prácticamente entre amigos. Cada día, se nos convocaba en la cubierta del velero a golpe de campana para anunciar que la comida estaba lista o para prepararnos para realizar una actividad. Iguanita nos explicaba el plan del día y nos acompañaba durante nuestra estadía en tierra por las diferentes islas.

7.-León-marino-Cerro-Brujo-San-Cristobal-Galapagos

Visitamos Punta Pitt y Cerro Brujo en la isla de San Cristóbal, la isla más oriental del archipiélago, donde tras una caminata en ascensión, tuvimos nuestro primer contacto con la fauna y la flora de Galápagos así como una gran vista como premio a nuestro esfuerzo. Uno de los mejores momentos fue la práctica del snorkeling en las aguas cristalinas cerca de la isla. Mantas, tortugas gigantes, tiburones y leones marinos fueron algunas de las especies que pudimos ver. ¡Todo un lujo!

8.-Iosu-chill-out-Nemo-I-Galapagos

A aquella isla, le seguiría la de Santa Fe, lugar en donde disfrutamos de los piqueros de patas azules, también conocidos como alcatraces, una de las estrellas del Parque Nacional, junto a los omnipresentes leones marinos siempre perezosos tumbados a lo largo de la playa.

9.-Alberto-Piqueros-Patas-Azules

Por último visitamos la isla de Plazas, que se caracteriza por contar con especies endémicas tales como las iguanas amarillas que se alimentan exclusivamente de un tipo de cactus, también único.

10.-Iguana-amarilla-cactus-isla-Plazas-Galapagos

Entre medias navegamos el océano Pacífico por las Galápagos rodeados por la inmensidad de sus aguas. Vivimos atardeceres de cielos con una luz especial y disfrutamos de la comodidad y de las prestaciones del Nemo I.

11.-Comida-catamaran-Nemo-I-Galapagos

La comida resultó ser deliciosa –no es fácil que lo sea a bordo de una embarcación- y las charlas hasta bien entrada la noche se convirtieron en costumbre con nuestros compañeros provenientes de lugares tan dispares como Serbia, Suiza, Australia, Canadá, India…

12.-Catamaran-Alberto-navegacion

Al final todo lo bueno se acaba y el trayecto llegó a su fin. No sin antes disfrutar de un espectáculo de la naturaleza, ver como las bandadas de piqueros pescan lanzándose a cientos en picado sobre el mar como si fueran kamikazes en busca de su alimento. Nos despedimos con pena llegando a la isla de Baltra de la que había sido nuestra familia galapagueña a bordo y desde donde tomaríamos nuestro vuelo con LAN de regreso a Quito. Muchas historias y recuerdos de una experiencia única que nunca olvidaremos y el broche perfecto para cerrar 5 meses de aventura por este mágico continente.

13.-Atardecer-catamaran-Galapagos

Queremos agradecer a Andean Travel por brindarnos la posibilidad de vivir esta gran aventura a bordo de su catamarán Nemo I.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0