El próximo viaje 21 Oct 2014

Mar del Plata, pionera y símbolo del turismo en Argentina

La “Perla del Atlántico” o simplemente “Mardel”. Los argentinos reconocen en esta bella ciudad costera a uno de los íconos del turismo nacional. Mar del Plata está tatuada en los recuerdos de generaciones y generaciones que aprendieron a disfrutar de vacaciones en sus playas.

Ubicada a 400 kilómetros al sur de la capital argentina, Buenos Aires, la ciudad ofrece una naturaleza bellísima y potente: playas de arena de enormes dimensiones, salientes rocosas que enfrentan al bravo Atlántico, acantilados que se asoman al mar desde decenas de metros. Los alrededores suman lo mejor de la pampa bonaerense, con campos llanos y verdes cubiertos de cultivos y, a corta distancia, sierras que cortan en el paisaje y dan oportunidad a muchas actividades como el senderismo o el vuelo en parapente.

Mar del Plata nace en terrenos ganados a las poblaciones indígenas e inmediatamente da muestras de su potencial portuario. Hoy en día, es el principal puerto pesquero de Argentina, una actividad que tiene mucho y muy interesante para conocer desde el punto de vista turístico también.

La inmigración italiana tiene mucho que ver en ese carácter colorido y artesanal que conserva aún el Puerto de Mar del Plata: sus barcas ancladas en la rada son una de las postales más llamativas de la ciudad con sus colores, sus redes y sus rostros curtidos por la mar.

Y siguiendo con el espíritu marinero, podemos asomarnos al Atlántico en el Faro de Punta Mogotes, un barrio ubicado al sur del Puerto y con un extenso litoral de anchísimas playas preparadas para la anual invasión de turistas. Porque Mar del Plata, a pesar de su medio millón de habitantes y su propia vida a lo largo del año, se transforma durante los meses de verano.

De noviembre a marzo, Mar del Plata recibe a los amantes del sol y del mar, especialmente provenientes de la capital argentina. Como decíamos, generaciones de familias conocieron el trayecto desde Buenos Aires por la Ruta Nacional 2, para llegar a “Mardel” y pasar allí sus vacaciones familiares.

Hoy en día, sigue atrayendo a cientos de miles de visitantes que multiplican por tres o cuatro a los residentes habituales durante el período estival, y que también han adoptado a Mar del Plata como destino de escapadas. A la luz de Mar del Plata, se han desarrollado otros balnearios cercanos, cada uno con su perfil, que han llenado el litoral de la provincia de Buenos Aires de muchas y muy buenas opciones para las vacaciones.

En el aspecto cultural Mar del Plata ofrece una amplia gama de servicios durante todo el año. Junto con el recientemente inaugurado Museo de Arte Contemporáneo, con una colección de vanguardia y un edificio que es un ejemplo de arquitectura contemporánea, Mar del Plata cuenta con instituciones de gran valor.

El Museo de la ciudad muestra la evolución de esta urbe desde un sofisticado balneario de finales del siglo XIX a la modernidad de hoy. En esta ciudad se inauguró, en 1888, uno de los hoteles más lujosos y exquisitos del mundo para su época, el Bristol, que competía en elegancia y clientela con sus colegas de grandes centros europeos del momento, como Biarritz.

El Museo de la ciudad se ubica en una de las grandes casonas señoriales que hasta la década de los años 50 del siglo pasado jalonaban la Avenida Colón, y que lamentablemente fueron desapareciendo bajo el ritmo crepitante del crecimiento urbano de décadas posteriores y el acceso de la clase media a la posibilidad de viajar.

Porque sobre todas las cosas, Mar del Plata es el ejemplo de esas vacaciones populares que llegaron a las clases más amplias de la sociedad argentina en la segunda mitad del siglo pasado. La oferta hotelera se multiplicó y los servicios acompañaron a esa nueva demanda.

Otro de los puntos importantísimos de la ciudad para el turismo y también para su desarrollo propio, es el complejo edilicio del Casino y el Hotel Provincial (hoy explotado por una cadena internacional). Este complejo lleva la firma de uno de los arquitectos más famosos de la Argentina de su momento: Alejandro Bustillo, autor también de muchas obras que tienen que ver con el turismo, como el Hotel Llao Llao cerca de Bariloche y que mencionamos en nuestro post anterior cuando hablamos de la Ruta de los 7 Lagos.

En su momento, el mayor del mundo, el Casino de Mar del Plata ha sido un fuerte atractivo para la ciudad y una gran fuente de ingresos y trabajo para su población. Junto con su edificio gemelo, ambos ubicados directamente sobre la playa más céntrica de la ciudad (la Bristol), forman la postal más tradicional de Mar del Plata.

leon

Un detalle curioso y a tener en cuenta para cumplir con una de las tradiciones de todo viajero que llega a Mar del Plata: entre ambos edificios, sobre el paseo que enfrenta a la playa, existen dos grandes esculturas en piedra de dos lobos marinos (una de las especies animales símbolo de la ciudad y que podemos conocer en la Reserva de Fauna que existe a escasos metros del mencionado puerto de la ciudad). ¡Hay que volver a casa con la foto de rigor, posando junto a los lobos!

Seguramente nos dejaremos muchas cosas en el tintero en esta corta y somera visita a Mar del Plata, pero no queremos dejar de mencionar su gastronomía.

Como dijimos, es el principal puerto pesquero de la Argentina, por lo que los restaurantes especializados en cocina marinera son un paso obligado. Porque en la Argentina también se consume pescado (¡no sólo carne de vacuno!) y si hay un lugar del país donde la variedad y la calidad es de primera, ese es Mar del Plata, con el producto fresco y recién llegado del mar a la mesa.

Encontramos en la ciudad la fábrica pionera y más conocida de uno de los bocados dulces más famosos de la gastronomía argentina: los alfajores. La fábrica de la marca Havanna nació en esta ciudad y aquí tiene su factoría principal y se puede visitar para llevarnos el perfume y el sabor del chocolate y el dulce de leche como recuerdo de nuestro paso por aquí.

Bosques naturales, barrios residenciales, teatros, discotecas, universidades, comercios, hacen de Mar del Plata un eje de impulso económico y una ciudad que ofrece incontables oportunidades para el visitante.

Sumado todo esto a su belleza propia, con escenarios junto al mar o con los ojos puestos en la vastedad de la pampa argentina, hacen de Mar del Plata una ciudad para descubrir y disfrutar de la manera que elijamos. Actividades marineras, turismo de aventura, pesca, surf (es el point surfero más conocido del país) y otras opciones turísticas, se agregan a esa enorme oferta tanto para locales como para visitantes.

Es hora de poner a Mar del Plata en el mapa turístico internacional. Y en tu lista de próximos destinos cuando viajes a la Argentina.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*