Los Sabáticos 26 Nov 2014

Los Incas y sus cositas locas

Todas los países del mundo tienen un personaje al que se le considera como padre de la nación: Sudáfrica tiene a Nelson Mandela, India a Ghandi, Cuba a Fidel, Argentina a Maradona… Pues bien, para los incas ese mítico personaje se llama Manco Cápac.

Incas

Dice la leyenda que este buen señor, enviado por el mismísimo dios sol, emergió un día de las aguas del lago Titicaca con el objetivo de crear uno de los imperios más grandes de la historia: el Imperio Inca. Y como estas cosas no mola hacerlas solo, Manco Cápac se hizo acompañar de su esposa Mama Ocllo, que casualmente también era su hermana (se ve que en el Perú pre-incáico escaseaban las discotecas).

Rituales incas

Tras un tiempo de idas y venidas por el altiplano peruano, la conocida como “pareja mítica” decidió que el lugar elegido para instaurar la capital del nuevo imperio fuese la ciudad de Cusco, donde precisamente ahora se encuentra otra pareja mítica: Los Sabáticos (acompañados de la bellísima miss Puno 2014).

Mis PUno

Pero no sufra señora, nosotros no hemos venido hasta aquí porque queramos crear ningún imperio ni nada por el estilo, sino porque esta ciudad es la puerta de nuestro siguiente destino: Machupicchu.

Nuestro plan era coger un nuevo avión de LAN Airlines desde Juliaca a Cusco, pasar sólo una noche allí y a la mañana siguiente continuar viaje hacia las montañas. Sin embargo terminamos quedándonos varios días por la Cusco. ¿Por qué? Pues porque la ciudad es preciosa y tiene tal cantidad de iglesias y monumentos que es conocida como la Roma de América… Bueno, por eso y porque hay unos baretos y restaurantes de escándalo y tras una semana perdidos por las alturas del lago Titicaca el cuerpo nos pedía reponer fuerzas.

Y mira tú por donde esas fuerzas nos las dio un pequeño roedor primo hermano de Ratatouille llamado cuy.

Esta especie de cobaya al horno es uno de los platos más típicos de la cocina cuzqueña y está considerado como un auténtico manjar. De hecho en la antigüedad el cuy era un alimento reservado en exclusiva para la alta nobleza inca.

Gastronomía

Y la verdad que no está malo pero eso sí, necesitas media docena de ellos para comer en condiciones porque el bicho tiene menos chicha que Iggy Pop después de un Iron Man.

Para chuparse los dedos

Y con el estómago (medio) lleno decidimos que ya era hora de poner rumbo hacia la ciudad sagrada de los incas. Pero eso te lo contaré otro día.

Si te ha gustado esta aventura, te gustará | La magia de Puno

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0