Adriá Homs 27 Jun 2016

En las profundidades de Rapa Nui

Sumergirse en las aguas de la isla más remota del mundo es, ya de por sí, muy tentador. Y si además puedes bajar a las profundidades de la costa con un equipo de submarinismo, la experiencia se transforma en un instante de máxima exaltación.

Estamos en Anakena, una playa de arena blanca y de aguas calientes (entre 18ºC y 26ºC) y cristalinas (visibilidad de hasta 50 metros), situada al noreste de la Isla de Pascua. Con las palmeras y los moais al fondo, este lugar reúne todos los ingredientes para entrar en el ranquin de los puntos más bellos del planeta.

Anakena_playa

Hoy vamos a bucear en un sector cercano a la playa, donde se puede observar un pequeño arrecife de coral. La mejor hora para hacerlo coincide con los momentos más luminosos del día. Las aguas transparentes y limpias también facilitan una mejor visibilidad del fondo marino.

buceo_playa_anakena

Con el neopreno aferrado a la piel y el tubo de oxígeno amarrado a la mochila acuática, nos sumergimos los primeros metros. El regulador de oxígeno nos permite adecuar la respiración debajo del agua y, a medida que descendemos, crece la sensación de hallarse en un mundo totalmente desconocido. Peces de colores se pasean por nuestras narices sin sentirse perturbados, mientras una incalculable masa de agua nos separa de la atmósfera terrestre.

Debido a la presión, y por tal de no dañarnos los tímpanos, cada cierto tiempo debemos compensar los oídos tapándonos la nariz y espirando con la boca cerrada.

buceo_anakena

La corriente oceánica es fuerte, pero no nos impide acercarnos hasta el arrecife de coral que hemos venido a observar. De pronto, el suelo de arena se convierte en una pequeña selva marina, donde transitan peces mariposa (Tipi-Tipi), peces trompeta, peces erizo, Nanue, etc. Nos agarramos al coral y, desde ahí, anclados como lapas, dejamos que el tiempo transcurra, mientras los animales marinos siguen paseándose por las ranuras de las rocas y corales.

Aleteando las piernas con suavidad, e impulsados por el constante flujo marino ascendemos hacia al punto de partida. Un mundo nuevo se nos acaba de abrir frente a los ojos. Esta experiencia, sin duda, será la propulsora de nuevas inmersiones. Al fin y al cabo, todo lo que hay debajo del agua también forma parte de nuestro planeta, y sin embargo, para la gran mayoría, es inmensamente desconocido.

material_buceo

En la Isla de Pascua (Rapa Nui), existen cinco centros de buceo, y el coste de una inmersión oscila entre los 35.000 CLP y 40.000 CLP (1€ – 759CLP). Todos ellos ofrecen seriedad y profesionalidad.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Un comentario en
“En las profundidades de Rapa Nui”

  1. Alejandra

    Ni el tubo es de “oxígeno” no el regulador regula el… “Oxígeno, lo q regula es el aire comprimido q va en la botella, que obviamente tampoco lleva… Oxígeno sino simplemente aire comprimido.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*