Marta Rodríguez 09 Jul 2015

La cultura reggae en la Isla de San Andrés

Altas leyendas han circulado a lo largo de los siglos sobre el tesoro del pirata Morgan en las Islas de San Andrés y Providencia. Ahora mismo me encuentro en el aeropuerto para adentrarme en el Amazonas colombiano, pero en un arrebato estoy casi a punto de soltar las maletas y seguir buscando el tesoro, aunque nunca lo encuentre. La riqueza de espíritu del isleño vale más que todo el oro que cualquier pirata pudiese esconder en las profundidades del mar Caribe.

Descubriendo San Andrés

caribe

Todos sabemos que la Isla de San Andrés es un paraíso donde reina la naturaleza exuberante y la vida marina, el escondite perfecto para que nadie nos encuentre, una tierra de historias de piratas, de negros y paz. Permitirme saltarme el protocolo turístico, para adentraros una cultura y una forma de vida que me ha enamorado hasta tal punto que me cuesta un poquito seguir volando.

West View

A partir del siglo XVI se establecieron en la isla los corsarios y contrabandistas ingleses y holandeses, pronto llegaron los negros esclavos de África y las influencias españolas. De toda esa mezcla de diferencias nace el idioma creole, oficial y característico de las islas En él nos adentramos, entre nativos, cultura de raíz y reggae como filosofía de vida. Unos días de música, arte, amor, simplicidad y mucho mar. El mejor tesoro fue encontrarlos en el camino.

Paradise Farm

Nos recibe el gran músico Job Saas, una de las mayores influencias del reggae en la Isla de San Andrés. El lugar donde vive se llama Paradise Farm, imagínense el resto. Con él me adentro en las raíces musicales del reggae y en una ruta ecológica en la zona de El Cove. Paradise Farm ofrece también una propuesta ecoturística para quienes quieran salirse del turismo tradicional y conocer la isla de forma responsable. Caminamos por Linval Cove, Big Pond, laguna conocida como el corazón de la isla. Tomamos caña de azúcar mientras caminamos y conversamos sobre la rica flora, fauna y fruta del lugar.

Job Saas

La zona de El Cove es una de las menos turísticas y muy tranquila comparada con la multitud del centro. Allí me quedo en casa de Carson, pintor rasta Naif de la Isla y su mujer Camila. Un lugar espectacular donde se respiran arte y principios rasta, reina el amor a los hermanos y el respeto a la isla en todas sus formas. Sin duda la Posada Nativa Carson Place ha sido el lugar perfecto para esta estancia, me he sentido en casa con ellos. Carson fue uno de los pioneros del Reggae en San Andrés, tocando con The Rebels. Hoy se dedica a la pintura como forma de expresión en la que se puede percibir su amor por África y la tradición. Si os gusta el arte no dudéis en visitarlo. Ellos me muestran una parte pura y familiar de la isla, compartimos valores y hasta la oportunidad de disfrutar de un concierto de los jamaicanos Kiprich, Lovindeer y también Creole y Buxxi.

Carson

San Luis es hermoso, ahí se encuentran las playas de ensueño de la Isla. Hago todo el recorrido por la zona en moto acuática. Visiten el Acuario, es algo que no pueden perderse. La playa de Johnny Cay es una auténtica delicia. Además en San Luis se encuentran los tradicionales bares de reggae, justo en el mar y con un encanto más que especial. Visito el Bar de Kela y el Bar de David J. Gordon, con quien comparto cerveza, buenas vistas y futuros proyectos.

Reggae Culture

También me aventuro a hacer buceo en San Luis y Snorkel en West View, este último es un espectáculo de la naturaleza donde merece la pena sumergirse en la vida marina, sin contar con la bella puesta de sol desde el lugar. Si quieren conocer el mar del caribe de verdad, bucear, hacer flyboard, snorkel, nadar y llegar a los lugares más especiales de la isla contacten con el Delfín de San Andrés, el nativo Rafa “Chipi”, capaz de hacer mágica cualquier experiencia marina. Pueden encontrarlo en West View, estará encantado de recibiros.

DCIM812GOPRO

Pero os advierto, conocer la isla y a todas estas personas os incitará a retrasar vuestros vuelos de vuelta. Gracias San Andrés, por tu sincero recibimiento.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*