Iosu Lopez 19 Feb 2016

Jericoacoara, o paraiso é aqui (I)

Llegando al nordeste de Brasil, bordeando la costa brasilera en dirección hacia Río, se pueden encontrar algunas de las playas más espectaculares del planeta. A unos 300 kilómetros de Fortaleza hay un pequeño lugar de esos para los que solo sería necesario adquirir un billete de ida. Jijoca de Jericoacoara, en el estado de Ceará, conocido cariñosamente por turistas y locales como Jeri, es un pequeño pueblo costero donde el único calzado que se necesita son las sandalias. Situado entre dunas, sus rachas de viento hacen de él un paraíso perfecto para windsurfistas y amantes de las olas en general.

Hasta Jeri no hay aviones. Lo más cerca posiblemente sea la mencionada ciudad de Fortaleza, desde la que se pueden coger autobuses primero hasta el pueblo de Jijoca en un trayecto de aproximadamente 5 horas, y más tarde una jardinera (autobús todoterreno sin cristales) para transitar los caminos arenosos durante 1 hora, convirtiéndose en prácticamente la única alternativa para llegar a este exclusivo y apartado rincón de ensueño.

JERI HOSTEL ARTE

3.-Jeri-Hostel-Arte

Llegamos a Jeri bajo un intenso calor y enseguida nos dejamos llevar por el espíritu alegre y despreocupado de este “oasis” brasileño. Lo primero fue buscar alojamiento. La oferta allí es grande y los hay para todo tipo de bolsillos. Nuestra elección fue el Jeri Hostel Arte, un albergue con el gen mochilero impregnado en cada esquina. Sus huéspedes habituales son viajeros de alto recorrido con los cuales compartir vivencias e historias entre mojitos y actividades que ofrece este simpático hostel, como por ejemplo las clases de baile de una danza típica de la zona: el forró.

4.-Windsurf-Jericoacoara-nordeste-Brasil

A la hora de visitar los alrededores, las alternativas en Jeri son varias. Durante los días que pasamos allí, además de disfrutar de las playas y de relajarnos en el pueblo decidimos realizar algunas de las principales actividades que este precioso rincón perdido en el mapa ofrece.

EXCURSIÓN EN QUADS

5.-Iosu-Alberto-Mochileros-TV-Jericoacoara-quads

Una de los elementos que hace de Jeri un lugar remoto y con tanto encanto es la ausencia de carreteras, a las que sustituyen caminos arenosos y muchísima naturaleza. Lejos de lo que se pueda pensar, la falta de asfalto en vez de limitar, aumenta la libertad a la hora de moverse por los aledaños de Jeri, solo que para ello los vehículos más adecuados para este tipo de condiciones son los buggies y los quads.

6.-Bugy-Jericoacoara-Brasil

Precisamente, algo que no puedes dejar de hacer en Jericoacoara es realizar algunas rutas en quads. Hay bastantes posibilidades a la hora de buscar donde alquilar vehículos, pero Bora Turismo tiene gran fiabilidad y muchos años de experiencia en el negocio, así que nos decantamos por ellos. Para los que nunca hayáis montado en cuadriciclo no hay por qué alarmarse, antes de arrancar te dan un pequeño curso en grupo con unas nociones básicas para a continuación lanzarte a la aventura. Alquilamos dos cuadriciclos, con los cuales nos dispusimos a realizar una ruta acompañados de un guía que nos llevó por algunos lugares fascinantes.

LAGOA AZUL

7.-Lago-Azul-mujer

Dentro del marco de espectaculares paisajes que componen Jeri, al desierto y sus dunas se le suman un montón de playas con lagunas de agua dulce como por ejemplo es el caso de la Lagoa Azul. Una vez aparcado nuestro quad, caminamos hacia las sombrillas de paja que rodeaban ese gran azul.

8.-Lagoa-Azul-hamacas-playa

Colores vivos que contrastaban con el ocre de la arena y que suponían un refrescante alto en el camino. En medio de la nada, sol, una cerveza fría y hamacas dentro del agua como ingredientes para olvidarnos del mundo en este rincón perdido del nordeste de Brasil.

LAGOA DO PARAÍSO

9.-Lagoa-Paraiso-agua-hamacas-niño

Playas de arena blanca con la particularidad que el agua cristalina, de diferentes tonalidades de azul, es dulce. Para llegar al Paraíso, nombre que recibe esta laguna, es necesario hacerlo en buggy o en quads durante aproximadamente 1 hora desde Jeri.

10.-Lagoa-Paraiso-Alchymist-Beach-Club

Al más puro estilo de las Maldivas o de cualquier isla del caribe, con todo tipo de lujos, en Alchymist Beach Club es posible degustar algunos de los platos más tradicionales de la zona como el camarao grelhado y disfrutar de una cerveza bajo las sombrillas a pie de playa, o directamente dentro del agua. Por supuesto, no puede faltar la refrescante agua de coco que la sirven bien fría para apaciguar tu sed como colofón final a una jornada épica.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*