Adriá Homs 14 Mar 2016

A fuerza de remo hasta la isla de los pingüinos (Bahía San Julián)

Caminar entre pingüinos es el sueño de cualquier niño. En la Bahía de San Julián (Patagonia Argentina) existe una pequeña isla donde cada verano anidan miles de ellos. Aprovechando que estoy aquí, no quiero perderme la oportunidad de acercarme a verlos. Por dicha razón, me he puesto en contacto con Fleitas, un hombre muy amigable que administra el Club Náutico del pueblo y que, según dicen, es uno de los que mejor conoce estas aguas.

remar_isla_pinguinos

Cuando le explico que quiero ir a la isla, no me resulta difícil convencerlo para que me acompañe (remar es una de sus grandes pasiones). Después de una corta y amistosa charla decidimos apresurarnos, porque la marea empieza a subir y el viento en contra dificultará la travesía. Aunque las condiciones no son del todo favorables, las ganas de conocer de cerca estos curiosos animales me dan fuerzas y ánimos para empezar una nueva aventura.

pinguinos_magallanesLas aguas se hallan más tranquilas de lo que esperaba y, tras dos horas remando, con la sal incrustada hasta las pestañas, llegamos a la orilla de la isla. Una gran cantidad de pinguinos nos recibe como si nos estuvieran esperando, con las alas abiertas. Parece que nos saluden.

Los pingüinos, a diferencia de la mayoría de las aves, no vuelan. Pero sí bucean, ¡y de qué manera! Son muy fisgones y asustadizos. Sólo es posible acercarse a ellos si los movimientos de uno son lentos y suaves.

pinguino_magallanes_sanjulian

Los pingüinos patagónicos son de pequeño tamaño e, igual que un servidor, se pasan la vida viajando. En verano frecuentan las aguas del sur, mientras que en invierno recorren más de 4.000 km hacia el norte en busca de aguas cálidas. Alguna de las peculiaridades de la especie es que siempre anidan en el mismo lugar, son fieles a su pareja (en caso que uno de los dos muera, el que sobrevive tarda más de seis años en formar otra familia). Y por otra parte, cuentan con una esperanza de vida de veinte años.

bahia_sanjulian_kayak

Encontrarse al lado de los pingüinos genera sensaciones muy agradables. Me permite aislarme de la realidad humana y formar parte, aunque sea por unas horas, de la estructura animal que la naturaleza nos regala. Es, para explicarlo en palabras sencillas, un buen ejercicio de conexión con el medio ambiente, algo que las sociedades están olvidando día tras día y década tras década.

atardecer_sanjulian

Me quedaría más tiempo en la isla, pero es momento de regresar a tierra firme, porque está oscureciendo. La marea empieza a bajar y, si esperamos un rato más, la corriente nos puede complicar el regreso.

Mientras volvemos a hundir las palas de remo en las frías aguas, en lo único que pienso es en la cerveza que me voy a beber cuando llegue a tierra firme. Cuatro horas de ejercicio sin hidratación convierten una jarra en un deseo inigualable.

¡Salud!

cerveza_sanjulian

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

2 comentarios en
“A fuerza de remo hasta la isla de los pingüinos (Bahía San Julián)”

  1. Lidia Ester Coney

    Adrian Fleitas conoce esas aguas por ser un deportista que se ha dedicado a Participar en TRIATLONES, una competencia muy dura que son tres disciplinas KAYAQUISMO 11 km. desde el muelle viejo hasta el frigorifico, MOUNTAIN BIKE ..25 Km y PEDESTRISMO…..12 Km …de hecho Adrian fue Ganador de 5 Ediciones consecutivas del TRIATLON de LA BAHIA de SAN JULIAN, que se reliza todos los años en el Mes de Diciembre .

  2. M D S Muñoz

    La fotito de el asado está espectacular, POR FAVOR, los que somos vegetarianos sólo ver eso nos pone un cuerpo que parece que los que no lo son, no lo entienden. ESPANTOSA foto con esos cadáveres despellejados, por el amor de Dios……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*