Claudia Rodriguez 17 May 2016

Isabela, la reina de Galápagos

Isabela es la isla más grande de las Galápagos. Su curiosa forma es el resultado de la unión de seis volcanes en una sola masa que para mí es ya un verdadero paraíso.

Este pedacito de Edén recibió su nombre de la Isabel “la Católica”, quien brindó apoyo al proyecto de Cristóbal Colón. Su nombre es evocador y, aunque sea por pura coincidencia, es una de las reinas de las Islas Galápagos sin discusión alguna.

playa_isabela_galapagos

Aunque un pequeño aeropuerto da la bienvenida a la isla a unas cuantas avionetas al día, la forma más común de llegar a Isabela es mediante fibra. Éstas son lanchas de gran potencia que sirven de unión entre Santa Cruz, San Cristóbal e Isabela y son el transporte utilizado para aquellos que deciden viajar por libre por Galápagos, una opción completamente factible y más económica que los tradicionales cruceros.

Como de costumbre mareada por el trayecto marítimo, no tardé mucho en sobreponerme en cuanto el barco entró por la pequeña bahía de Isabela. Al contrario que en Santa Cruz, el menor número de embarcaciones y la reducida población de la isla hacen que el color del agua de Isabela sea de un turquesa fuerte, uno tan limpio que te permite hacerte una idea de lo que te vas a encontrar en cuestión de minutos. Tortugas, rayas, leones marinos e iguanas marinas nadan con absoluta tranquilidad entre las lanchas del puerto, como si no hubiese pasado el tiempo desde que decidieron asentarse en este rincón del mundo.

leon_marino_isabela

Puerto Villamil es la localidad principal de Isabela. La vida se mueve despacio entre este pequeño conglomerado de casas bajas, calles sin pavimentar y restaurantes en los que el pescado y el marisco son los protagonistas cuando cae el sol. Las palmeras son las reinas del horizonte, el sonido de las olas es la banda sonora de cada instante.

IGUANA CROSSING

iguanas_marinas_galapagos

Dicen que cuando sales del archipiélago recuerdas cada isla de Galápagos por algo especial. Las otras reinas de Isabela son, sin dudarlo, las iguanas, y es una auténtica maravilla poder apreciar la belleza de estos seres en completa libertad por doquier.

Entre todos los hoteles en Isabela, yo tuve la gran suerte de dormir en el mejor, el Iguana Crossing Boutique Hotel. Y ya no hablo de la calidad del servicio, de las preciosas habitaciones con vistas al mar, la cocina cuidada en la que los platos costeños se ven deliciosamente salpicados por toques de otras culturas (de los que hablaremos con más detenimiento más adelante) o del respeto al medio ambiente en cada detalle, sino de la experiencia global. Nunca estuve en un lugar situado en un entorno tan especial y con un nombre más adecuado.

Iguana Crossing es el único hotel en Isabela desde el que es posible ver cómo las iguanas cruzan con total libertad desde la laguna trasera repleta de elegantes flamencos, donde se quitan la salinidad, hasta la playa para alimentarse de las algas en las rocas y recargar energías bajo el sol.

hotel_isabela_galapagos

El espectáculo casi llega a hipnotizar. Apoyarse en el bordillo de la piscina ya es de por sí una atracción, algo bello en todos los sentidos. Las lagartijas de lava corretean por todos lados buscando a quien cortejar, las iguanas pasean tranquilas y descansan en las rocas unos metros más allá de ti y los pelícanos se lanzan a pescar mientras disfrutas del sol de Galápagos. Porque estas islas son para disfrutar de la naturaleza pero también son un lugar ideal para relajarse y empaparse de su ritmo pausado junto al mar.

iguana_crossing_isabela

Sin embargo, esto no es todo, hay mucho más que hacer en Isabela.

CAMINATA AL MURO DE LAS LÁGRIMAS

muro_de_las_lagrimas_isabela

La historia del Muro de las Lágrimas de Isabela no es una feliz, pues detrás de ella se esconden el sufrimiento y las muertes de muchos hombres que tuvieron que construir esta pared de una manera forzosa durante los años 40. Aún así, es uno de los paseos más interesantes de las Islas Galápagos y es totalmente gratuito.

El camino comienza frente al hotel Iguana Crossing, por una larga y ancha playa de arena rubia perfecta para el baño y, en un punto concreto, para aquellos amantes del surf. El comienzo del sendero está perfectamente señalizado y, como por arte de magia, el paisaje cambia de manera radical. Opuntias altísimas (los árboles de la familia de los cactus nativos de Galápagos), acantilados, túneles como el del Estero, miradores como el de Los Tunos y coquetas playas como la Playa del Amor son algunas de las atracciones de esta caminata en Isabela.

Todo ello, cómo no, salpicado de esa armonía que no he encontrado en otro lugar en el mundo diferente a Galápagos. Creo que quedarse embelesada mirando cómo descansan un grupo de iguanas al atardecer y cómo se bañan juntas en una pequeña laguna es posible solo aquí.

LAS TINTORERAS

formaciones_lava_galapagos

A tan solo 5 minutos en lancha desde el puerto está el islote Tintoreras, un lugar que parece irreal, casi demoníaco. El paisaje compuesto por formaciones de lava tintadas por líquenes blancos está poblado por miles de iguanas que se camuflan en los colores rojos y negros del magma solidificado.

La excursión a Tintoreras emociona desde el primer momento. Acompañados de un guía naturista del Parque Nacional de Galápagos es posible conocer la historia y el comportamiento de animales como el pingüino de Galápagos, el pelícano, el león marino, la garza blanca y, los otros reyes de Isabela, los piqueros de patas azules.

pinguinos_galapagos_isabela

No solo eso, el islote recibe el nombre de las tintoreras, las habitantes de una grieta de lava muy especial. En este rincón de Isabela descansan durante la mayor parte del día decenas de tiburones de aleta blanca -llamados comúnmente tintoreras- y rayas gigantes, que cuando cae el sol salen a buscar alimento.

De pronto, cuando no podrías esperar mucho más, es hora de enfundarse las aletas, las gafas y el tubo para hacer uno de los esnórquel más impresionantes del mundo. En un lapso de una hora eres capaz de nadar con pingüinos, tortugas, tiburones, iguanas marinas y, mi gran pasión, jugar con los leones marinos en completa libertad. 

EXCURSIÓN AL VOLCÁN SIERRA NEGRA

El cráter del Volcán Sierra Negra es el segundo más grande del mundo y es uno de los más activos de Galápagos. Los apasionados del senderismo podrán acercarse hasta él y hasta el Volcán Chico conociendo la fauna y la flora de Isabela en profundidad.

LOS TÚNELES 

piquero_patas_azules_galapagos

El tour de Cabo Rosa o Los Túneles es uno de los más conocidos de Isabela y una de las cosas imprescindibles que hacer en Isabela. Para llegar es necesario hacer un recorrido en barco de una hora hasta estas curiosas formaciones de lava en las que suelen estar los piqueros de patas azules realizando su curiosa danza de cortejo.

Aunque a veces debido al oleaje es imposible acceder a la zona, la parte importante de la excursión se realiza bajo el mar. Hicimos buceo de superficie en una zona de manglares llamada Los Finados, donde en un principio parecía imposible todo lo que íbamos a encontrar. Caballitos de mar, grupos de rayas doradas, rayas pintadas, tiburones de puntas blancas, leones marinos, tortugas gigantes y todo tipo de aves se dan cita en este espectacular lugar.

Si tienes tanta suerte como yo, de vuelta a Puerto Villamil puedes encontrarte con grandes grupos de delfines que juguetean con los barcos y lanzarte a nadar con ellos. Escuchar a estos animales tan preciosos hablar bajo el agua fue una de las mejores experiencias de mi viaje a Galápagos.

SNORKEL EN CONCHA DE PERLA

DCIM100GOPROGOPR6382.

Sin necesidad de contratar ningún tour, te puedes dirigir a esta zona de mar semicerrada con tu equipo de snorkel. Aquí me encontré rodeada de leones marinos, mantas, iguanas marinas, tortugas y un buen número de peces tropicales nada más meterme en el agua. Es simplemente fascinante.

LAS POZAS DE PUERTO VILLAMIL

flamenco_isabela_galapagos

Puerto Villamil está lleno de lagunas o pozas repletas de fauna. En lugares como la Puerta del Jeli, la Poza de Baltazar o la Poza de Las Salinas me encontré por primera vez en mi vida con los flamencos cara a cara. En otras partes del mundo también es posible avistarlos pero, como me explicó nuestro guía del Parque unos días atrás, la gran matoría de los animales de Galápagos han evolucionado sin miedo al hombre y ahora tenemos el gran placer de observarlos de cerca sin que echen a volar asustados.

Justo detrás del Iguana Crossing Boutique Hotel comienza un sendero que te llevará hasta el Centro de crianza de tortugas. Aunque el final es interesante, el camino también es maravilloso. La bienvenida la dan un buen puñado de iguanas tomando el sol y luego comienzas a descubrir una sucesión de lagunas llenas de vida.

CENTRO DE CRIANZA DE TORTUGAS

cria_tortuga_galapagos

Como en Santa Cruz y en San Cristóbal, el Parque Nacional de Galápagos cuenta con un centro dedicado a otra de las estrellas de Galápagos, las tortugas. Sin embargo, éste es uno aún más especial, ya que podrás conocer el proceso de crianza y reproducción en cautiverio para su recuperación.

En el Centro de Crianza de Arnaldo Tupiza se hace un gran trabajo de conservación de las tortugas de Galápagos. Permanecen junto a sus madres hasta los 5-8 años y después se las libera en la naturaleza para la continuidad de la especie. Casi mil tortugas salieron de este centro para vivir en libertad en el último año.

DISFRUTAR DE UNO DE LOS MEJORES ATARDECERES DE GALÁPAGOS

atardecer_iguana_crossing_isabela

Creo que no podría haber un cierre mejor para estos días en la reina de Galápagos, Isabela, que sentarse a disfrutar de los mejores atardeceres en mi estancia en las Islas Encantadas. Desde la terraza del hotel Iguana Crossing el espectáculo de colores sucede cada día a partir de las seis de la tarde.

Estoy segura de que te he convencido, ¿vienes a comprobar cuál es la reina de Galápagos?

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0