Paco Nadal 18 Nov 2015

Huaraz, la Cordillera Blanca y el Parque Nacional Huscarán

La Cordillera Blanca, el Callejón de Huaylas, los grandes nevados. El centro de Perú reserva a los viajeros una de las grandes sorpresas de la naturaleza peruana. Mucho menos conocida –y por tanto, menos masificada- que el típico tour por el sur del país (Cuzco, Valle Sagrado, Machu Picchu), la Cordillera Blanca es un espectáculo de seismiles nevados, glaciares, lagunas y páramos de altura; el territorio perfecto para los amantes del trekking y el montañismo.

Cordillera Blanca - Paco Nadal

El mejor centro de operaciones para explorar la Cordillera Blanca es Huaraz, la capital del departamento de Ancash. Huaraz está a 3.800 metros de altitud, rodeada de montañas majestuosas y no es fácil llegar a ella. Como la carretera que sube desde la costa ha mejorado mucho, mi consejo si tenéis tiempo es hacerlo en autobús. Son ocho horas desde Lima para cubrir 400 kilómetros, y aunque dicho así parezca un palizón, si optáis por el servicio Ejecutivo de alguna buena compañía de transportes (hay muchas y de distintos precios; una de las mejores es Cruz del Sur), con asientos que parecen de la clase Business de LAN y con servicio de bebida y comida…. ¡ni os enteráis del viaje!

Mujeres quechua - Paco Nadal

A Huaraz y a la Cordillera se viene sobre todo a caminar. Y a contemplar la naturaleza. Por eso es importante acertar con las fechas. La mejor época es de mayo a septiembre, temporada seca, cuando hay más garantía de encontrar días despejados y soleados. Os desaconsejo ir entre noviembre y febrero, época de lluvias, cuando los senderos de montaña están embarrados y las nubes no dejan ver los cimas de los nevados.

Huscarán visto desde Huaraz - Paco Nadal

Otra cosa a tener en cuenta es que la mayor parte de la Cordillera (un total de 340.000 hectáreas) está protegida bajo la figura Parque Nacional Huascarán. En algunas zonas hay que pagar una cuota de acceso: 10 soles por un día; 65 soles, de 2 a 21 días. Además de los grandes trekking de varios días de duración, éstas son las tres excursiones clásicas de una jornada que puedes hacer desde Huaraz:

  1. Garganta de Llangauco y laguna de Chinancocha

Es uno de los accesos más populares al parque nacional. Se asciende por una pista de tierra que pasa por las proximidades de Yungay (una población que quedó sepultada por un alud de barro y piedras en el terremoto de 1970) hasta un espectacular valle glaciar, con el macizo del Huascarán a un lado y el de los Huandoy, al otro. La primera parada es en la laguna Chinancocha (significa laguna hembra, en quechua), de más de 7 kilómetros de largo y 28 metros de profundidad. El llamativo color turquesa de sus aguas (solo apreciable si el día está soleado), unido al verde de los bosques, el blanco de los lejanos glaciares, el negro de la roca pulida que se eleva como catedrales hacia las cumbres del Huascarán y el Huandoy más el extraño color rojo de los troncos de los queñuales componen una escena sobrecogedora. Más arriba queda la segunda laguna, Orconcocha (laguna macho), más pequeña pero igual de cautivadora.

Laguna Chinancocha - Paco Nadal

  1. Chavín de Huantar

A tres horas de coche desde Huaraz se pueden visitar una de las ruinas preincacicas más importantes y famosas de Perú. La cultura chavín floreció entre el 1.500 y el 300 a.C. y alcanzó un alto grado de perfección en el tallado de la piedra. Para llegar hay que salvar el paso de Kahuish, el segundo túnel de montaña más alto del mundo: está a 4.516 metros de altitud. Chavín de Huantar fue uno de los principales centros de peregrinación de los Andes durante siglos. Las ruinas no son las más espectaculares de Perú, pero tienen un alto valor histórico. Se ha excavado la plaza principal del conjunto y buena parte del Templo Mayor y otras edificaciones menores. En su interior, en una estrecha galería subterránea, se localiza el ídolo de El Lanzón, que lleva 3.000 años en esa posición; es él único ídolo de esa antigüedad que se conserva intacto en todo el país. El pueblo de Chavin es uno de los más bonitos y con arquitectura más pintoresca de la zona.

Chavín, ídolo El Lanzón - Paco Nadal

  1. Glaciar Pastoruri

La tercera excursión desde Huaraz es a este glaciar situado a 5.000 metros de altitud. Por desgracia, hoy el glaciar ha retrocedido varios kilómetros y su lengua se ha dividido en dos, efecto del cambio climático. Aún así el escenario es sobrecogedor y sigue mereciendo la pena la visita. Por el camino, tras pasar el centro de visitantes, aparecen pequeños bosques de puya raimondi, una espectacular planta, familia de las bromelias, que solo crece en determinadas partes de Perú y Bolivia por encima de los 4.000 metros. La puya florece una sola vez en su vida echando un gigantesco raquis de hasta 15 metros de altura, cargado con más de 6.000 flores.

Puya raimondi - Paco Nadal

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*