El próximo viaje 25 Sep 2014

Costa norte peruana: Huanchaco, el balneario de los Caballitos de Totor

Volvemos a la costa norte de Perú para conocer uno de los balnearios mas conocidos dentro y fuera del país: Huanchaco.

Miles de turistas internacionales se acercan cada año a Huanchaco atraídos por muchas de sus características: historia, gastronomía y playa. Un cóctel que asegura diversión en un entorno que, como todo en Perú, encierra muchos significados culturales a descubrir.

Es este el balneario de la ciudad de Trujillo, que visitamos en nuestro anterior post cuando hablamos de las huacas. Sus playas sobre el Pacífica aseguran olas de primera calidad y son miles los surfistas de todo el mundo los que van a Huanchaco buscando ese derroche de adrenalida.

Surf, bodyboard o paddle surf son algunas de las actividades que se realizan. Alrededor de ellas hay una amplia oferta de servicios. Huanchaco es un punto importante en campeonatos internacionales, especialmente el Mundial de Longboard de Huanchaco.

Desde 2012 Huanchaco es uno de los pocos sitios en el mundo declarados “Reserva Mundial de Surfing” por la organización Save The Waves Coalition, que busca con estas distinciones destacar a los sitios que deben ser preservados para la práctica de este deporte. Huanchaco es la primer localidad latinoamericana y la quinta en el mundo en recibir este título. Huanchaco es conocida por la consistencia de sus olas y también por su antigua historia, la de un pueblo que tiene una larga tradición y convivencia con el mar.

Estamos en tierra de las culturas Moche y Chimú. Sus antiguos pobladores mantuvieron una larga tradición con el Pacífico. Una muestra de ello son los llamados “Caballitos de Totora”.

Se trata de una embarcaciones hechas de juncos que se extraían (y se extraen aún hoy) de los humedales cercanos a la ciudad. Con ellos se fabrican hoy en día como ensiglos pasados, estas “barcas” donde un pescador se interna en el mar arrodillado. Desde allí, y salvando las olas que hacen famosa a esta costa, se dedican a la pesca.

Esta tradición se continúa hoy en día y podemos ver a estos “caballitos”  alineados en la playa después de haber salido a pescar. Es común encontrarnos con pescadores arreglando sus embarcaciones sobre la playa y podemos ver con qué oficio se ocupan de construirsus embarcaciones, y de cuidarlas. Al amanecer, los verás acceder al mar desde el Muelle.

Huanchaco es, según declaran los propios peruanos, la cuna del ceviche. Este plato (que podrás probar en cualquiera de los muchos y muy buenos bares y restaurantes que bordean la playa) tiene sus raíces en la cultura mochica. La tradición oral no ha traído hasta hoy la receta original:  con limones de Simbal (pueblo cercano), con ají limo del valle del río Moche y con el yuyo o cochayuyo (un alga rojiza) extraído del mar de Huanchaco.

Como dijimos, las culturas Moche o Mochica y Chimú, tenían en Huanchaco su puerto natural. Muy cerca de aquí, tenemos una de las ciudades antiguas mas impresionantes que haya construido el hombre: Chan Chan, de la cual ya os hablamos en el primer post sobre la Costa norte peruana.
Es, por lo tanto, una visita obligada a tu paso por Huanchaco. Si es que puedes salir de sus playas y su ambiente festivo.

Otra de las visitas mas que recomendables, es al pasado colonial de Huanchaco. En lo alto de la ciudad, la iglesia colonial de la Santísima Virgen del Socorro se enfrenta al enorme Océano Pacífico con su blanca fachada heredada de sus influencias españolas. De hecho, quien haya pasado por Ayamonte en Huelva, encontrará mas de un parecido entre ambas iglesias.

Y cuando cae el sol, sobre el infinito horizonte del océanos, la cita es en el Muelle de Huanchaco. Desde la playa misma puedes internarte en el mar caminando sobre el muelle. La plataforma y las glorietas en su extremo, son el lugar ideal para despedir un día inolvidable en Huanchaco, el balneario de los Caballitos de Totora.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*