Un mundo para 3 15 Jul 2014

Guayaquil, la perla del Pacífico

Sigues pensando que en familia no se puede viajar fuera de tu país?, eso es porque no conoces Ecuador y en concreto Guayaquil.

La ciudad de Santiago de Guayaquil, denominada así oficialmente, se encuentra situada a orillas del río Guayas, lo que le aporta un sinfín de cualidades, entre las más importantes destaca la de ser el eje económico y comercial de Ecuador, de ahí que se la conozca también, como “La Perla del Pacífico”. Además posee una privilegiada cercanía con la mundialmente conocida isla galápagos que la hace si cabe aún más apetecible de visitar.

Ciudad que se adapta a todo y a todos, bulliciosa, rebosante de vida por los cuatro costados, debido sin duda, a que es una de las ciudades, por no decir la que más población acumula de todo Ecuador. Hoy nos adentramos en ella con la ilusión de que lleguéis a sentir el calor de sus gentes amables, disfrutéis paseando por sus parques, admiréis la belleza de sus rinconcitos recorriendo su puerto y subiendo como no a lo más alto para admirar a Guayaquil casi tocando el cielo. Guayaquil está preparada para gustar y satisfacer las necesidades de grandes y pequeños, nos vestimos con ropa fresquita, nos calzamos nuestros zapatos más cómodos y nos lanzamos a la urbe con toda la familia porque Guayaquil está deseando conocernos y nosotros a ella.

El Parque Histórico

El Parque histórico, aquí es donde empezaremos nuestra visita a la ciudad de la mano de sus guías, un grupo de profesionales con los que cuenta el parque y que además de hablar varias lenguas, nos acompañan con la simpatía y el amor que sienten hacia su trabajo a descubrir la variedad que este magnifico parque nos ofrece en tres zonas bien diferenciadas como son, Vida Silvestre, Urbano Arquitectónico y Tradiciones, mostrándonos las características técnicas e históricas de este maravilloso Parque Histórico de Guayaquil.

En él, recorreremos sus calles empedradas salpicadas por imponentes casas coloniales, una variada selección de animales de la costa ecuatoriana, que a buen seguro harán las delicias de todos y en especial de los más pequeños de la casa, disfrutaremos de unas maravillosas vistas a su imponente río y como no, tendremos la oportunidad de degustar algunos de sus platos más importantes y referentes en la gastronomía de la zona, como son sus famosos cangrejos venerados por los guayaquileños.

El Cerro de Santa Ana

El cerro de Santa Ana, o cerrito verde, un lugar de gran importancia en la historia de Guayaquil, ya que fue aquí, en la falda del cerro, donde los españoles fundaron la ciudad. Por lo que más se le conoce al lugar es por las maravillosas vistas panorámicas de se obtienen de la ciudad desde lo más alto. Durante la subida nos sentiremos arropados en todo momento por la belleza que desprenden sus coloridas casas de madera o sus nostálgicos callejones. Eso si, como todo en la vida hay que luchar un poquito y para disfrutar de este lugar, primero deberéis ir bien alimentados ya que sino difícilmente podréis alcanzar la cima a través de sus 444 escalones.

Una vez arriba un enorme faro os dará la bienvenida y comprobaréis que bien ha merecido la pena subir hasta aquí. Para reponer fuerzas, no tenéis más que echar un vistazo a vuestro alrededor, pues el cerro está repleto de cafeterías, restaurantes y cibercafés. Si lo que andáis buscando es completar la visita con alguna pincelada cultural, aquí encontraréis el museo naval en el que se encuentran varios de los cañones que defendieron a la ciudad del asedio de los temidos piratas. La zona cuenta con una capilla, algunas zonas verdes y plazoletas para descansar.

El Malecón Simón Bolívar

El Malecón Simón Bolívar, una vez terminada la visita al cerro de Santa Ana, os encontraréis con este otro emblemático lugar. Considerado por los lugareños como uno de los iconos de Guayaquil y por tanto un lugar que no podemos perdernos ya que es unos de los principales puntos turísticos de la ciudad.

Recorrerlo en su totalidad nos llevará todo el día, es inmenso dicen que tiene una extensión de 26 cuadras!, menos mal que abren sus puertas tempranito, a las 6 de la mañana y aunque no os lo creáis a esa hora la gente ya hace cola para entrar a disfrutar de su amplia oferta. Aquí la gente se reúne con amigos o con la familia para correr, practicar Tai Chi o simplemente para pasear acompañados en todo momento por una agradable brisa proveniente del mar.

Pero además este emblemático lugar nos ofrece la oportunidad de disfrutar de aspectos culturales, comerciales o gastronómicos comenzado su actividad a partir de las 9 de la mañana.
Dispone de varios cines, zonas para juegos infantiles y dos museos, el antropológico y el Guayaquil en miniatura. En cuanto a la oferta gastronómica, ésta se concentra en un patio de comidas al aire libre con vistas al río. Te ofrecen todo tipo de alimentos, principalmente a base de mariscos y de exquisita elaboración.

Muy cerquita del espacio gastronómico se encuentra un centro comercial repleto de comercios donde disponen de aire acondicionado, una buena opción si nos sentimos algo acalorados de nuestra paseos al aire libre.

Si hemos decidido venir al Malecón con nuestros niños, una buena opción de ocio para ellos será montarnos en el barco pirata llamado Morgan que nos llevará de paso por el río. Numerosos espacios con juegos infantiles completan la zona junto a un lago artificial que cuenta con pequeños barcos manejados mediante control remoto que hará las delicias de estos pequeños marinos.

Completan nuestra visita, la Torre Morisca, el segundo muelle ocupado por la Armada Nacional y donde se exige el Buque Escuela Guayas, seguido del puerto deportivo.

El Parque de las Iguanas

El parque de las iguanas, Si no disponéis de suficiente presupuesto para visitar la galápagos, lo cual sería un verdadera lástima, siempre os podéis conformar con hacerle una visita a este parque situado en el centro de la ciudad frente a la Catedral Metropolitana.

El parque, está inmerso en unos pequeños pero bien cuidados jardines repletos de tortugas de todos los tamaños y sobre todo de iguanas, muchas iguanas, de ahí su nombre. Sin duda otro magnifico punto de interés si visitas la ciudad con niños ya que además de sacarse fotos con estos habitantes del parque tan peculiares también podrán darles de comer, aunque por lo visto lo tienen prohibido todo el mundo lo hace.

Dos prácticas advertencias si que nos gustaría daros; la primera es que tengáis especial cuidado con las colas de las iguanas ya que en algunos casos pueden llegar a medir hasta un metro de largo y como las mueven de un lado a otro, es fácil tropezarse con ellas o incluso recibir algún que otro latigazo. Las iguanas son aparentemente animales inofensivos, pero en este parque y debido a la gran cantidad de ellas y a su gran tamaño os pedimos precaución. La misma precaución y ahora viene nuestra segunda advertencia es que tengáis cuidado con las que andan por encima de los árboles, práctica muy habitual en ellas sobre todo cuando se trata de descansar o… y aquí viene el problema… de defecar. Si amigos cuidado porque a veces del cielo del parque no llueve precisamente agua. Por lo demás, visita más que recomendada si os gustan este tipo de bichos prehistóricos.

Como veis, Guayaquil es un destino de lo más interesante y entretenido para visitarlo en familia.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*