Kepa Acero 30 Mar 2015

En Macapá, expedición a surfear ‘La Pororoca’

pororoca1

Dicen los locales que la fortaleza  que construyeron los colonos portugueses en Macapá, la hicieron tan grande y tan fuerte, tardaron tanto… que para cuando la terminaron ya estaba obsoleta.

Llegué a la ciudad de Macapá hará unos cuatro días con la ilusión de  surfear La Pororoca. 

La Pororoca no es una ola normal, est ‘tidal bore’, o ola de marea. una ola de río. Una sola ola con la energía de todo el mar que puedes surfear entre 5 y 15 minutos. No como un Tsunami, pero algo más parecido a eso que a una ola normal, la que conocemos.

La única experiencia que he tenido con un ‘bore time’ fue esta, hace ya unos años, en Alaska.

Pero cuando llegué me di cuenta: aquí no es tan fácil. Hay que tener en cuenta que Macapá es una cuidad a la que solo se puede llegar por barco o avión, está aislada en medio de la Amazonia, en la orilla del río Amazonas. Y la Pororoca pasa lejos, muy lejos de aquí. No hay carreteras, es todo jungla. La única manera de llegar es por mar. Encima, esta ola puede tener una fuerza descomunal, se lleva árboles y tierra. 

Pororoca significa en la lengua natal ‘gran estruendo’.

Tan pronto como llegué me di cuenta de que necesitaba una infraestructura para llegar hasta allí y surfear esa ola.

Lo primero que hice fue instalarme en un pequeño hotel, preguntar en las oficinas de viajes, a ver quién me podía llevar hasta allí. Nadie me daba respuesta, así que después de dos días buscando sin encontrar nada y teniendo en cuenta la peligrosidad de la ola, me planteé abortar la misión, abandonar el norte de Brasil e irme a surfear en el litoral de Sao Paulo.

Una vez más, la suerte vino. 

Resulta que el dueño del hotel donde me estaba quedando, Jim, es uno de los pocos que surfean La Pororoca y se ha entusiasmado organizando una expedición al corazón de la Amazonia. No me puedo creer que en una ciudad de medio millón de habitantes, con cientos de hoteles, haya caído en el sitio adecuado, con la persona adecuada. Pero la suerte… una vez más.

Tienen barca y moto de agua, y ahora mismo vamos a salir en busca de la Pororoca. Una expedición de 5 días que tendremos que tratar con mucho cuidado.

pororoca 2

Conspirando con Jimy la expedición a la jungla.

El coeficiente de marea este 20 de marzo es el más grande en casi 20 años, así que la ola puede ser gigante.

Puede ser pequeña también, no sabemos lo que nos vamos a encontrar, pero tenemos que tratarlo con mucho tacto, observarla desde tierra los primeros días antes de surfearla, y ver que posibilidades hay.

Ahora mismo voy a salir en esta misión.

Un abrazo a tod@s!

En la orilla del rio Amazonas

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*