Los Sabáticos 10 Dic 2014

El quinto pino Inca

Los incas eran unos tipos que no se andaban con chiquitas y cuando hacían algo lo hacían como dios anda. Prueba de ello es que cuando construyeron Machu Picchu, su gran ciudad sagrada, se propusieron hacerla en un lugar tan recóndito que ningún enemigo pudiera encontrarla jamás, y vaya que si lo consiguieron. La ciudad fue levantada en el año 1430 y pico y permaneció oculta en la selva 500 años, hasta que en julio de 1911 un estadounidense que iba en busca de otra ciudad se topó por casualidad con ella. Así que no es de extrañar que incluso a día de hoy llegar hasta allí lleve su tiempo.

Machu Picchu Sabáticos

Para llegar a Machu Picchu primero tienes que llegar a Cusco y una vez allí tienes dos opciones: la primera es hacer un durísimo trekking de 4 días atravesando enormes montañas y durmiendo en tiendas de campaña. La segunda opción es pillar un cómodo tren panorámico con tentempié incluido. No hace falta ser muy hábil para saber la opción elegida por Los Sabáticos…

Tren Machu Picchu Sabáticos

Tonterías a parte, el viaje en tren es una chulada. En algo menos de cuatro horas dejas atrás el árido altiplano peruano y poco a poco vas descendiendo hasta circular paralelo al río Urubamba. El final del camino es un diminuto pueblo, en medio de la selva, incrustado entre gigantescas montañas llamado Aguas Calientes. Y ya que estábamos allí decidimos comprobar cómo de calientes eran sus aguas.

Bienvenido a Machu Picchu

 

Aguas Calientes Sabáticos

Una vez relajados y bien limpitos decidimos que ya estábamos listos para entrar a la ciudad sagrada de Machu Picchu, una de las 7 nuevas maravillas del mundo moderno.

Sabáticos en Machu Picchu

No te preocupes, no vamos a soltarte ahora el típico rollo de lo impresionante del lugar, su mística y bla bla bla… Lo único que te diremos que el sitio mola mucho y que pese a que llegar hasta aquí es un poco paliza la experiencia merece la pena.

Y así, con una sonrisa de oreja a oreja dejamos atrás el “Vaticano de los incas” para poner rumbo al aeropuerto de Cuzco donde nos esperaba un vuelo de LAN Airlines con destino a Talara o lo que es lo mismo LA PLAYAAAAAAAAAAAAAA. Pero eso te lo contaré otro día.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Un comentario en
“El quinto pino Inca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*