Estela y Laura 21 May 2014

Destino Sudamérica

Vaya dos palabras más bien sonantes, tan bien conjugadas, con tanta relación. Estas dos palabras nos han acompañado durante estos dos meses a todos los rincones que hemos recorrido, y nos seguirán acompañando en nuestra vida, pues ha sido una etapa que nunca podremos olvidar. Estas dos palabras han tomado parte de nuestro vocabulario diario. Cada día, en cada nuevo lugar, invitábamos a todos aquellos que como nosotras han elegido este continente como destino para viajar, a que echasen un vistazo a nuestros relatos, en los que hemos compartido nuestra experiencia personal. Estas dos palabras nos han servido como tema de conversación en multitud de ocasiones, dando pie a largos ratos de conversación en medio de ninguna parte, compartiendo así momentos que nunca vamos a olvidar, historias que decidimos escuchar, anécdotas que nos hicieron reír y un sinfín de intercambios vivenciales que han sembrado nuestros días de recuerdos imborrables.

Si tuviéramos que resumir nuestro viaje, no podríamos hacerlo. ¿Cómo se puede reducir a simples palabras algo que ha sido exprimido hasta el último segundo? No se puede. Es imposible. Lo hemos intentado y las únicas palabras que tenemos son de agradecimiento:

Especiales agradecimientos a Rocío, quien decidió que el pequeño escrito de Estela fuera el elegido para ganar el concurso de “Estrena el año volando”.

Agradecimientos a todo el equipo que nos trajo hasta aquí, compuesto por LAN Airlines, Balthazar y Territorio creativo, sin ellos no podríamos haber contado toda nuestra experiencia por Perú de esta forma. Ellos han sido los responsables de que hayamos podido tener esta suerte de viajar contando cada cosa que veíamos de esta manera.

También queremos dejar especial mención a otra Rocío, nuestro personaje del día de esta entrada del blog. Quien ha sido nuestra segunda madre en toda esta aventura desde Perú. Nos recibió de la mejor manera, nos aconsejó, nos ayudó con los trámites en el consulado, nos dio toda la información sobre Perú, nos brindó contactos en muchos de los lugares a los que íbamos, nos ha cuidado desde la distancia, se ha preocupado por nosotras en cada momento siendo así nuestro apoyo indispensable en este país. Cuando estás lejos de casa, tener a alguien que te haga sentir como si estuvieras en casa es maravilloso, y esa personita ha sido nuestra querida Rocío.

Agradecimientos a todos aquellos que se subieron, por más o menos tiempo, a nuestras mochilas y nos acompañaron en el camino, coloreando nuestros días y llenándolos de risas, debates, fotos, viajes, videos, comidas, historias, culturas, costumbres, palabras, lenguajes, formas de ver la vida y maneras de vivirla, oportunidades de cambiar conciencias, lugares donde pasar el rato disfrutando. Sin ellos, no podríamos haber aprendido todo lo que llevamos hoy en nuestro interior.

Agradecimiento a todos los que nos habéis leído, nos habéis comentado, nos habéis compartido, o simplemente os habéis acordado de nosotras desde cualquier otro lado del mundo mientras estabais viviendo vuestro día a día, en el trabajo, en casa, en el metro, en la calle o en el bar. A todos los que os hayáis reído con nosotras, os hayáis emocionado, hayáis imaginado cómo eran los lugares que describíamos, las personas que íbamos encontrando, las tonterías que hacíamos, las veces que nos perdíamos, los buses que cogíamos, las carreteras (por llamarlo de alguna manera) que hemos recorrido, los ruidos que hemos escuchado (fundamentalmente claxons), los animales que hemos visto, los ríos que hemos navegado… Y todas esas cosas que os hemos contado y con las que os hemos dado tanta envidia, jeje, esperamos haya sido de la sana.

También nos agradecemos la una a la otra nuestra propia compañía, y la consiguiente paciencia. Todos sabéis que donde hay confianza da asco, fruto del amor entre hermanas. Ese amor que muchos conocemos y sabemos lo que implica. Pero que sin nosotras mismas no habría sido tal y como ha sido.

Y finalmente, gracias a toda nuestra familia y amigos por querernos tanto y apoyarnos en toda esta aventura desde el principio, aunque a algún familiar que otro por no decir todos les haya costado asumir que cruzábamos el charco. Gracias a todos aquellos que compartieron nuestras últimas semana en España, sabemos que fue duro y difícil aguantar tanta locura, nervios e impaciencia. Lo sabemos, fuimos MUY pesadas…

Por último, os mandamos un beso enorme a todos. Y como ya sabéis tendréis que esperar un tiempito más para oír nuestras aventuras y experiencias en persona.

Dejamos de ser pesadas y hasta la próxima.

Estela y Laura. Dos locas por Perú.

Si te ha gustado esta aventura, te gustará | Mi top 10 de Perú

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

2 comentarios en
“Destino Sudamérica”

  1. Maria

    Experiencias como estas son las que enriquecen a las personas. Y yo me alegro de que hayáis sido vosotras porque de esta forma yo me beneficiare en cierta medida….jijijiji. besitos nenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*