Claudia Rodriguez 28 Nov 2016

6 cosas maravillosas que hacer en Jericoacoara

Los rumores de un futuro aeropuerto cerca de Jericoacoara se llevan escuchando durante años. Es difícil de imaginar cuando los caminos para llegar a la pequeña Jeri ahora mismo solo son de arena.

El trayecto no es sencillo. La ciudad más cercana es Fortaleza y, tras llegar a ella, es necesario tomar un bus de unas siete horas. La travesía acaba atravesando un desierto en jardinera, una suerte de camión con ruedas 4×4. La recompensa lo vale: disfrutar de uno de los paraísos del norte de Brasil.

atardecer_jeri

Apenas tres calles principales componen la ciudad. Y, aunque florecen restaurantes de gastronomía gourmet y tiendas con los últimos diseños en ropa de playa, en Jeri se respira “algo” que lleva cautivando años a quienes consiguen llegar. No es raro ver cómo muchos extranjeros se han quedado y han creado una nueva vida junto al mar. Tampoco es extraño ver a viajeros que, como yo, acaban alargando sus días más de lo esperado.

Y es que su inmensa y fabulosa playa atrapa, pero hay mucho más que hacer en Jericoacoara. Quiero darte unas poderosas razones por las que deberías acercarte a este recóndito y especial lugar del Nordeste brasileño.

¿Te vienes a descubrir Jeri?

  1. Subir a lo más alto de la Duna do Por do Sol

duna_do_por_do_sol

Las vistas desde esta duna móvil de más de 50 metros de altura están garantizadas. Es fácil reconocerla, pues se encuentra junto a la Praia de Jericoacora y es la más querida por los locales. Cuando llegues a lo más alto podrás entender la situación privilegiada de Jeri: de un lado el mar, del otro un precioso parque natural repleto de dunas por descubrir.

No dejes de disfrutar de una de las maravillosas puestas de sol desde la duna. Es una de las citas ineludibles y una de las cosas que hacer en Jericoacoara que no olvidarás.

  1. Disfrutar de un baño dulce en la Lagoa do Paraíso

lagoa_do_paraiso_jeri

claudia_jericoacoara

Cuando llegué a este rincón a apenas 45 minutos de Jeri no podía creer lo que estaba viendo. La Lagoa do Paraíso es una inmensa laguna de agua dulce en medio del desierto, pues está rodeada de dunas. El color blanco de la arena y el color turquesa del agua te harán creer que estás en el Caribe y nadar en ella es, para mí, una de las mejores cosas que hacer en Jericoacoara.

Es fácilmente accesible por 4×4 compartidos que salen desde el pueblo por 10 reales. Encontrarás un club “de playa” en el que comprar algunas bebidas o alquilar unas hamacas, pero el acceso es gratuito.

  1. Llegar a la Pedra Furada para presenciar un fantástico atardecer

pedra_furada

El paseo hasta la Pedra Furada te hará descubrir un poco mejor el litoral nordestino. Descubrirás bonitos acantilados hacia el Atlántico y playas desiertas antes de llegar a la famosa roca, que ofrece una ventana infinita hacia el mar.

El momento más mágico para hacer este paseo es antes del atardecer, pues la roca congrega a los adoradores de las puestas de sol y es posible ver cómo el astro se pone a través de ella.

  1. Dejarse engatusar por los cocteleros de Jeri

puestos_playa_jeri

caipirinha_jeri_atardecer

La playa principal de Jeri se llena aún más de vida durante la tarde. Los puestos ambulantes toman el acceso y se convierten en verdaderas coctelerías. Tomarse una auténtica caipirinha mientras disfrutas de cómo se pone el sol o del espectáculo improvisado de la roda de capoeira es uno de los placeres en este rinconcito de Brasil.

  1. Conocer en buggy los parajes del Parque nacional de Jericoacoara

en_buggie_jeri

Las excursiones en buggy se inventaron por alguna razón en esta zona del mundo, así que no lo dudes. Estos passeios te permitirán disfrutar de paisajes de dunas que se funden con el mar, fascinantes bosques de manglares y de la adrenalina que los buggeiros saben provocar con su forma de conducir. Sin duda, una de las mejores actividades que hacer en Jericoacoara.

  1. Respirar el ambiente de un lugar único

locales_jeri

Para acabar, la razón más poderosa, lo mejor que hacer en Jericoacora es simplemente vivirla. Jeri es un estado de ánimo, una tranquilidad de espíritu única que engancha y acostumbrarse a ella provoca un instantáneo bienestar del cuerpo y la mente.

Como ves, hay mucho que hacer en Jeri. Ya solo te queda ir a descubrir cuál es tu parte favorita de este pedacito de Brasil.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*