El próximo viaje 23 Oct 2014

Diez consejos para conocer Salvador de Bahía

Salvador de Bahía ha sido desde siempre una puerta por donde llegar al corazón de Brasil. Es uno de los principales destinos turísticos brasileños, con nombre propio entre los destinos turísticos internacionales y el mejor ejemplo de la influencia de las raíces africanas en la cultura brasileña.

Mucho antes de su fundación oficial en 1549, este rincón de playa y mar ya conocía la presencia del hombre europeo. Frente a su litoral en el encuentro con río Bermejo había naufragado un navío portugués y a sus costas llegaron los supervivientes. Allí se protegieron y establecieron un primer campamento.

A partir de allí se establecieron más portugueses, especialmente sacerdotes que llegaban a evangelizar, hidalgos que venían a ganar dinero, desterrados y soldados. Salvador ganó importancia y a lo largo de su historia vio cómo se transformaba en un puerto de importancia comercial, el tráfico de esclavos transformaba su población y era la puerta de acceso a la cultura africana en estas latitudes.

Esa historia se ve reflejada hoy en el impresionante patrimonio arquitectónico y cultural que ofrece Salvador al visitante. Fue la primer capital del Brasil Colonial, y esa gallardía puede verse aún, a pesar del tiempo y la falta de mantenimiento de gran parte de esa herencia. Su centro histórico, el Barrio del Pelourinho, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y es el eje que hace girar al turismo en la ciudad.

No hay nada en Salvador que pueda empañar la belleza de sus playas, las experiencias gastronómicas de su potente cocina, la sonrisa en las caras de quienes acogen al visitante y las muchas oportunidades para pasar unas vacaciones inolvidables en Bahía, como se la conoce también.

Dejamos aquí diez consejos para recorrer esta joya y conocerla un poco más.

1. Visita al Pelourihno. Su barrio antiguo estalla en colores y alegría. Las calles empinadas siempre repletas de gente, son el camino para llegar a sus puntos más interesantes. Déjate aconsejar por la oficina de turismo del barrio para que te marquen esos puntos interesantes y te comenten las actividades y festejos que se realizan. En Bahía siempre hay una fiesta en marcha, y generalmente son una muestra excelente del sincretismo entre las distintas religiones que se confiesan en la ciudad: raíces negras en ritos ancestrales y Cristianismo, por ejemplo. No te alejes de los circuitos y calles principales. No es lugar para echarse a andar por callejuelas perdidas. En el Pelourinho nada es gratuito. Si os ponen unas cintas en la mano “de regalo” sabed que acabaréis teniendo que pagar por ellas.

2. Mercado Modelo buscando artesanía y productos típicos del Nordeste. Encontrarás aquí mejora precios que el turístico barrio de Pelourinho. ¡No te olvides de regatear!

3. La Igreja do Bonfim, uno de los centros religiosos más importantes de la ciudad con imágenes que son un ejemplo de sincretismo entre las religiones africanas y el Catolicismo. Como la iglesia no se encuentra en el centro, será mejor que vayas en taxi o con el autobús turístico que tiene parada a los pies de la iglesia.

4. El barrio de Rio Vermelho tiene una intensa vida: restaurantes, hoteles, galerías de arte, tiendas. Podéis llegar en taxi o en autobús.

5. Para alojarte elige un hotel que se ubique en la Barra (la zona de la playa), el barrio Rio Vermelho o en el Pelourinho (con cuidado de elegir uno que se encuentre en una vía principal).

6. Cruza en ferry a la Isla de Itaparica y recórrela en taxi o alquila una moto. Aquí nació en cierta forma el turismo internacional en Salvador con la instalación del primer Club Mediterránée de Brasil. En su pequeño centro histórico encontrarás la pintoresca Iglesia de San Lorenzo, fundada en 1610.

7. Salvando la distancia entre la Cidade Alta y la Cidade Baixa con el Elevador Lacerda, un ascensor urbano que permite salvar rápidamente la diferencia de altura entre una parte y otra de la ciudad. Es un trocito de su patrimonio cultural y además, nos acerca a la Praça Municipal, desde donde se tienen unas vistas bellísimas de la bahía.

8.Escápate un día a Praia do Forte, a 80 kilómetros de Bahía y una de las mejores playas del mundo. Si tienes una idea de una costa paradisíaca, es aquí: arenas doradas, un mar azul turquesa impresionante y mucha y muy buenas actividades para el turista activo. Si puedes, quédate una noche allí.

9. Visita el Farol y la fortaleza da Barra. Un trozo de cultura marinera y mucho de la historia de la ciudad, en este sector de la ciudad de Salvador.

10. Atrévete a probar la cocina local. Los puestos en la calle, los bares, chiringuitos de playa o restaurantes ofrecen siempre algunos platos típicos ineludibles:

  • Farofa: Es un la base de muchos platos bahianos. Es una pasta de harina de mandioca tostada que se utiliza mezclada con mantequilla, sal y bacon. La encontrarás en muchas preparaciones populares junto con otros ingredientes como carnes, vegetales o legumbres.
  • Acarajé: ¡Tenés que probarlo! Pequeñas croquetas de un puré de judías negras, fritas en el aceite más común de la cocina bahiana, el de dendê. Es una prueba de la influencia africana ya que este mismo plato podremos encontrarlo también en Nigeria. Te será fácil probarlo, está en casi todas las cartas tanto de restaurantes como en puestos callejeros de Bahía.
  • Salgados: Son pequeño bocados de masa rellenos de carne de ternera, pollo, jamón, vegetales, queso, judías, etc. Se vende en puestos callejeros y panaderías en porciones individuales. Es una buena opción para comer mientras sigues recorriendo la ciudad.
  • Los zumos, helados y sorbetes de frutas tropicales.

Además, si puedes, visita la ciudad durante el Carnaval. Muy distinto del más conocido de los carnavales brasileños, el carioca, el bahiano se reconoce por la música. Los “tríos eléctricos”, enormes escenarios plantados sobre camiones cubiertos de altavoces que recorren las calles de Salvador llenando de luz y sonido a altísimo volumen. Las multitudes los van siguiendo, bailando, cantando, comiendo, bebiendo, en un derroche de energía que se contagia.

Aquí dejamos nuestros consejos para aprovechar tu paso por Salvador, una de las joyas que ofrece Brasil al visitante que se interese por su historia, además de sus bellezas naturales.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*