39
 

Participante
Sergio García Muñoz

Mi perfil de FacebookMi blog
Categoría Cultura

Descripción

Joven alegre, inquieto y atento, despierto; apasionado de Carabias, mi pueblo, Madrid y la Ribera del Duero; admirador de los paisajes y las gentes de España, el Mediterráneo ¡Y EL MUNDO ENTERO!; pero, sobre todo ello, AMANTE DE LA NATURALEZA Y DE LAS ARTES, ¡VOCACIONISTA VERDADERO!

A mis 25 años tengo la fortuna de haber pisado más de 30 países en los 5 continentes. Son muchas ya las historias, imágenes y amigos que llevo en mi corazón pero no más, espero, ¡que los que están todavía por llegar y conocer!

Aunque de formación eminentemente científica, combino mi pasión por la naturaleza con las artes y las letras, fusionando todo ello en la divulgación y defensa de la cultura y el medio ambiente. He estudiado Biología (la ciencia de la vida), sin embargo, me pierde cualquier forma de saber, conocimiento o curiosidad que trate del ser humano y su forma de ver y afrontar la realidad. El arte es todo aquello que refleja, precisamente, la visión del hombre, alegre o triste, respecto a lo que le rodea por dentro y por fuera. Es en el arte también donde puede comprobarse la idéntica esencia que compartimos todos los pueblos y civilizaciones al tratar los mismos aspectos de la vida. Viajar conociendo otras culturas, diferentes en apariencia pero idénticas en su esencia, siempre me ha resultado sumamente enriquecedor.

Además de viajar, otra de mis grandes inspiraciones en la vida son los niños, esos “locos bajitos” que no dudan en creer cualquier cuento o leyenda como suma verdad o inventarse una propia para tratar de explicar lo que escapa a su comprensión.

En busca de la verdad de los niños.

Ruta por: Ecuador – Bolivia – Chile

Las antiguas civilizaciones y pueblos desarrollaron un extenso repertorio de leyendas y mitología para dar explicación a todos los fenómenos de la vida y la naturaleza cuyas causas y motivos necesitaban ser aclarados y explicados. Todas esas historias nos recuerdan a aquellos cuentos que nos enseñaron de niños para, por ejemplo, afrontar la caída del primer diente o para motivar el buen comportamiento a cambio de la promesa de una generosa visita de los Reyes Magos. Todos hemos sido niños y todos recordamos los tiempos felices en los que la imaginación y la fantasía no tenían límites: ¡todo era creíble y todo podía ser perfectamente cierto!

Durante mis viajes, he tenido la oportunidad de conocer algunas de esas historias y cuentos que tratan de explicar la verdad y, ahora, me gustaría ir más allá y reunir todas ellas y muchas otras nuevas para darlas a conocer entre el mayor público posible, actualizando a diario el blog, realizando pequeños documentales de vídeo, dibujando rostros y paisajes, componiendo algún que otro verso y escribiendo todas ellas y otras anécdotas en un libro ¡o varios! En conclusión, ¡haciendo auténticos partícipes de mi experiencia en busca de la verdad de los niños a todos cuantos seguidores de LAN quieran seguirla de cerca!

El exacerbado culto a la fertilidad de los Muiskas de Colombia, el sacrificado proceso de formación de los mamos del pueblo Kogui, las danzas tribales de los Guayúu de la Guajira inspiradas en el cortejo de algunos animales o la llamativa imagen de los Yaguas cuya apariencia femenina dio lugar al nombre del río Amazonas son un ejemplo de esas interesantes historias que he podido conocer. ¿Cuántas más esperan serme contadas? ¿Una? ¿Diez? ¿Cien? ¡Ojalá sean más! Estoy preparado y dispuesto a gastar muchos lápices y cuadernos escribiendo todas las verdades que tengan que decirme la voz de niños y sabios, cascadas y vientos en este nuevo viaje que acaba de empezar…

Galería

En Jiva, Uzbekistán, con sus minaretes azules que se elevan hacia al Cielo anunciando el oasis en medio del desierto.

Junto a un anciano y sabio uzbeco.

Los frailejones del Pico Bolívar, Venezuela.

Las hormigas cortadoras de hojas.

Anciana uzbeca. Retrato a boli.

Anciano afgano. Retrato a boli.

Bahía de Sydney, Australia.

Educando sobre los valores ambientales en el distrito de Santa Rosa del Aguaray, Paraguay, mi actual dedicación.

Admirando los monumentos dedicados al culto de la fertilidad de los Muiskas, Colombia.

Junto a Belisario y su esposa, patriarca de los Wayúu en la Guajira Colombiana.

Para los pueblos Kogui que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia), el Mamo representa la figura central de la comunidad. A la edad de 4 años, el que ha de convertirse en futuro Mamo, es elegido por otro mayor. A partir de ese momento comienza su formación: vivirá en una cueva y no saldrá de ella mientras sea de día y luzca el sol ¡en los próximos 20 años! De esta manera, habitando por tanto tiempo en el mundo de las sombras y la oscuridad, desarrollará una sensibilidad especial que le permitirá ser el guía espiritual de su pueblo.
Para el Mamo existe un animal al que profesa particular devoción y cuyos hábitos sigue para lograr la sabiduría: el murciélago.

Con el jefe Yagua y su hijo. Los Yaguas, que quiere decir Gente del Agua, son una de las pocas tribus amazónicas que aun entrando en contacto con el mundo exterior ha conseguido llegar hasta nuestros días. Habitaban a lo largo de toda la vertiente del Amazonas y, en época de la Conquista, los primeros descubridores, al ser atacados por ellos, pensaron que se trataban de las auténticas mujeres luchadoras Amazonas de la mitología latina debido a los largos faldones que visten y las largas cabelleras que los hombres se dejaban crecer. De esta falsa creencia, el río más caudaloso del mundo tomó, incluso, su mismo nombre.

Amamantando dos crías huérfanas de Manatí en un centro de rescate de fauna en Iquitos, Perú.

Egipto.

Escultura muiska, Colombia.

Cada día, a media tarde, la playa de Mbour se llena de cayucos cargados de pescado que desembarcar. Para esta tarea se meten al mar con gran prisa multitud de personas y hasta carros tirados por caballos cuyas cabezas llegan a desaparecer algunos instantes bajo el agua a la venida de las olas… Semejante estampa costumbrista a mí me recuerda a la Valencia de Sorolla…

Santuario de las Lajas, Colombia
Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0