El próximo viaje 19 Ago 2014

Cinco plazas para descubrir Buenos Aires

No hay una Buenos Aires. Hay cientos. Cada esquina, cada barrio, te permite disfrutar de una ciudad diferente. Tan multifacética como su gente, Buenos Aires se deja caminar y vivir al ritmo de cada uno y ofrece sus mil caras al que quiera descubrirlas.

Francesa en La Recoleta, castiza en la Avenida Corrientes, futurista en Puerto Madero, colonial en San Telmo, cosmopolita y abierta a la amistad en cada calle. Buenos Aires se conoce caminándola (“pateándola”, dirían los porteños). Sentándose en un bar a tomar buen café, hablar de política o filosofía o leer un libro. Caminando por la ribera del Río de la Plata, tan metido en el ADN de la ciudad que es imposible pensarla sin él.

Hoy proponemos otra forma muy porteña de desenvolver este gran regalo, capa a capa, hasta llegar al corazón de esta ciudad imposible de encasillar. Recorreremos plazas de Buenos Aires para vivir sus estilos, y recoger en ellas algún aprendizaje que nos haga enamorar aún más (si es posible) de la gran capital argentina.

Plaza de Mayo

El hito político más importante de la ciudad desde su fundación. Aquí nació Argentina como nación en mayo del 1810, con los movimientos populares que sustituyeron al poder real español con sede en el Cabildo de la ciudad. Y así siguió el camino de esta plaza, sirviendo de escenario a cada latir histórico argentino. ¡Y no han sido pocos!

Lugar de manifestaciones, quejas y celebraciones, la casa de gobierno o Casa Rosada (frente al Cabildo colonial, en el costado opuesto de la plaza) ha protagonizado páginas gloriosas y vergonzantes de la historia. Desde Eva Perón a los gobiernos militares o las Madres de Plaza de Mayo, la Plaza de Mayo ha sufrido los vaivenes de la historia. Contornos que han intrigado a cineastas, escritores, sociólogos y a cada turista que la rodea con la mirada mientras camina entre las palomas.

Los edificios administrativos en un lateral y la gran Catedral Metropolitana (donde se encuentran los restos del “Padre de la Patria” el General José de San Martín) completan esta plaza seca, de diseño colonial e invadida de turistas. ¡Estamos en Buenos Aires!

Ubicación: delimitada por rodeada por las calles Hipólito Yrigoyen, Balcarce, Avenida Rivadavia y Bolívar, en el barrio de Montserrat (el centro)

Plaza Francia

Los alrededores del Cementerio de La Recoleta, ubicado en el corazón elegante de la capital argentina, están tapizados de plazas. Los desniveles del terreno dibujan distintos espacios verdes: la Plaza Torcuato de Alvear (rodeando el Centro Cultural Recoleta junto al camposanto), Plaza Evita, Plaza San Martín de Tours (pequeña, recluida), la Plaza Mitre, Plaza Rubén Darío, la Plaza de las Naciones Unidas (donde se encuentra la escultura Floralis Genérica del artista argentino Eduardo Catalano)…

Sin embargo, entre estos espacios destaca uno, Plaza Francia. Como muchas de las anteriores, fue diseñada por el paisajista francés Charles Thays, y con sus vueltas del terreno, sus terrazas, senderos y esculturas, nos lleva a uno de los ambientes más románticos de Buenos Aires.

Durante los fines de semana se desarrolla aquí una de las ferias artesanales más antiguas de la ciudad. ¡No te la pierdas!

Ubicación: intersección de las avenidas Alvear, Del Libertador y Pueyrredón

Plaza Italia

Si quieres conocer el ritmo de Buenos Aires, asómate a Plaza Italia, centro neurálgico de comunicaciones y sitio de encuentro durante generaciones, sobre su tradicional cubierta de polvo de ladrillo. Esta plaza amplia es el punto donde nacen grandes avenidas y desde aquí partió el primer tranvía eléctrico de la ciudad en 1894.

Aquí podrás conectar el Metro (o subte) con cientos de líneas de transporte urbano (los “colectivos”) o miles de taxis, con su tradicional techo amarillo. El ritmo es vertiginoso y, asimismo, es la puerta de entrada a una enorme zona verde de esparcimiento y ocio junto a la naturaleza.

Desde aquí accedemos a tres grandes espacios de la ciudad: La Rural (predio de exposiciones), el Jardín Botánico y el Zoológico. Por aquí llegamos al Parque 3 de Febrero, más conocido como Bosques de Palermo.

Ubicación: Avenida Santa Fe a la altura del 4000.

Plaza Serrano

La que fuera la “placita del barrio” se ha transformado en el corazón vibrante de uno de los barrios más modernos y creativos de la ciudad.

En el barrio de Palermo, donde los adoquines aún pueden adivinarse debajo del tráfico humano y de vehículos, con calles sombreadas de antiguos jacarandás y mimosas, la placita reúne gentes y estilos. Palermo Soho, Palermo Hollywood, Palermo Queens. ¿Quémáss da?

plaza-serrano-plazoleta
Los bares, tiendas y restaurantes que la rodean son la tentación para internarse por las transversales y seguir descubriendo universos creativos porteños.

Ubicación: Intersección de las calles Borges (al 1600), Honduras (al 4700) y Serrano (al 1500).

Plaza Dorrego

Los domingos, esta plaza alberga a la famosa Feria de San Telmo. Abarrotada de puestos donde se puede encontrar todo tipo de objetos (curiosos, baratijas, exóticos, únicos), es también un escenario donde se muestran muchos de esos raros personajes que dan fama a Buenos Aires. Tangueras, poetas, modernas o tradicionales, estas figuras hacen al paisaje de la plaza tanto como su arquitectura.

Sin embargo, la Plaza Dorrego tiene una larga historia que se remonta a cuando este barrio de San Telmo era un arrabal de la capital. Cuando había que cruzar el arroyo (hoy calle Defensa) con la mercancía al hombro para venderla en “la ciudad”, y dejar los carros y bueyes esperando en este descampado.

Hoy, a mi entender, es un punto que nos sirve de eje para perdernos por calles menos conocidas, de arquitectura popular del siglo XIX, para imaginar aquella otra Buenos Aires, donde se forjaron los mitos del tango y la milonga, del arrabal y el carácter ecléctico de sus gentes, nacido de la inmigración.

Ubicación: está delimitada delimitada por las calles Humberto Iº, la calle Defensa y los callejones de Bethlem y Anselmo Aieta (nombre de un famoso bandoneonista y compositor de tango).

Cinco plazas de Buenos Aires para intentar dibujar sus mil caras: la historia, la tradición, la belleza, el romanticismo, la poesía o el vértigo de una ciudad que se entrega al visitante.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*