Gabriel Huete 02 Ene 2014

Chiloé, mitos y leyendas

paisaje de chiloe

Al igual que Galicia, Chiloé está llena de leyendas, de historias sobrenaturales, de personajes y seres fantásticos que pueblan el imaginario de sus habitantes, y que siguen bien vivos y presentes hoy en día. Aparecen frecuentemente en las conversaciones cotidianas y esconden en sus historias, enseñanzas, moralejas, y pequeñas lecciones de lo que debe ser y de lo que no.

No sé si será el clima, o su insularidad y dedicación al mar, o su prolongado aislamiento, pero hay muchos mitos vivos. En poco más de dos días y a base de charlar con la gente, he podido recopilar más de veinte historias fantásticas, algunas de ellas relacionadas entre sí, otras compartidas por diferentes culturas, de moraleja clara y de moraleja oscura y retorcida, incluso alguna bien popular en nuestro imaginario planetario moderno, gracias a haber sido llevada a la gran pantalla por el todopoderoso Hollywood. Ésta que relato ahora es un ejemplo:

El Calehuche

Es el legendario buque fantasma de la mitología chilote. También se le conoce como el barco del arte porque cuando aparece en días neblinosos por los canales, con sus jarcias y cubiertas iluminadas, se escucha a bordo música y baile como si sus tripulantes estuviesen en una continua fiesta.

Dicen que su tripulación soborna con riquezas a los comerciantes locales a cambio de que sus hijas participen en su fiesta de a bordo. Puede navegar tanto por encima del agua como sumergido y su velocidad es tal que se vuelve inalcanzable. Su tripulación está formada por dos tipos de seres: los marinos muertos que recoge el barco de las profundidades del océano y a los que da una nueva vida, y gente de las localidades costeras a los que atrae con su música y secuestra y esclaviza de por vida. Estos últimos tienen como única prerrogativa poder volver a tierra a visitar a sus familias una vez al año durante un sólo día.

En otras, su origen parece estar más claro y responde al miedo que se tenía a la comunidad mapuche y a la necesidad de ocultar y justificar situaciones que moralmente no eran aceptables.

El Trauco

Es un ser de apariencia humana, baja estatura de menos de un metro, piel oscura y cara fea y desagradable. Sólo sus ojos son bonitos y amables. Se pasea y esconde en los bosques portando un bastón retorcido y un hacha de piedra con la que puede derribar varios árboles de un solo golpe. Seduce a las mujeres jóvenes y solteras sorprendiéndolas en el bosque e hipnotizándolas con sus ojos profundos y bondadosos, sin que éstas puedan hacer nada. A él se le culpa de todos los embarazos no deseados de la isla.

Otras explican la génesis de las islas:

CoiCoi Vilú y TenTen Vilú

En tiempos inmemoriales la isla grande de Chiloé y todo su archipiélago estaban anexionadas al continente, formando una sola tierra y protegidas y auspiciadas por TenTen Vilú, diosa en forma de serpiente y defensora de la tierra y todos los seres que la habitan. El equilibrio se rompe cuando CoiCoi Vilú, una serpiente marina de increíble fuerza y astucia engaña a TenTen y desgarra a Chiloé del continente, sumergiéndolo bajo las aguas del océano. TenTen ayuda a los humanos a alcanzar tierras altas, incluso les dota del poder de volar para salvar sus vidas, mientras se enzarza con CoiCoi en una terrible lucha que acaba ganando parcialmente, si bien nunca consigue que Chiloé vuelva a estar unida a tierra firme. CoiCoi se retira no sin antes engendrar al Millalobo, ser mitológico mitad hombre mitad lobo marino, de pelaje corto y dorado al que dota de grandes poderes para defender las islas de TenTen y evitar que vuelvan a ser anexionadas al continente.

La Pincoya, que traslada el cuerpo de los chilotes muertos en naufragios hasta el Caleuche para dotarles de una nueva vida, y la Sirena, hijas ambas del Millalobo, la temible, gruñona y esteril Fiura, esposa del Trauco que codicia a los hombres y los controla con su aliento; el Invunche, ser humano deforme y retorcido que camina con una sola pierna y las dos manos, ya que la otra pierna la tiene doblada por detrás de la espalda y cuyo trabajo es cumplir con las venganzas de el Brujo; el Cuero, animal marino parecido a la piel de un toro que mata a sus presas chupándole los fluidos corporales; Tempilkawe, el balsero de las ánimas, que aparece en su bote blanco de remos en la localidad de Punta Pirulil para recoger las almas de los chilotes muertos en tierra y llevárselas al otro mundo; la Voladora, mujer bruja con la facultad de transformarse en pájaro, el ternero unicornio Camahueto, y así hasta ciento…

Me paso la tarde con Juan, un pescador de Dalcahue, sentados sobre un enorme Sacho, la tradicional ancla chilota, hecha con una piedra de grandes dimensiones y madera, bebiendo café y escuchando las historias y leyendas de sus ancestros. Juan no sabe nadar y me dice que en Chiloé los pescadores no le tienen miedo al mar embravecido, porque a la hora de la muerte saben que llegará la Pincoya y les llevará al barco del arte donde serán rescatados a una vida de eterna felicidad y fiesta. Me lo dice en tono distendido pero serio, yo le miro esperando verle esbozar una sonrisa que me dé a entender que estaba bromeando, pero él no cambia la expresión de su cara. Un escalofrío recorre mi espalda.

20131230114903_resized 20131230114914_resized 20131230114956_resized 20131230203600_resized

Contacta con Gabriel Huete >

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

9 comentarios en
“Chiloé, mitos y leyendas”

  1. Fernando

    Me parece fantastica la iniciativa de mandar a una persona que nos cuenta de primera mano todas las experiencias que nos gustaría vivir. Sin duda después de esto no podemos dejar de visitar Chiloe.

  2. Ana

    Me encantan los lugares que guardan leyendas, me parecen magicos y como si uno estuviera dentro de un cuento…. gracias explorador.

  3. teresa vila

    Tus relatos son tan vívidos que se sumerge uno enseguida en un mundo paralelo, mágico y sobrenatural… qué afortunado eres al poder escuchar esos relatos de los propios naturales del país!

  4. Miner

    Fantásticas historias¡¡¡¡¡
    es asombroso lo que se pude disfrutar de un destino nuevo si aprendemos a “perder un poco de tiempo” con gente que si la ofreces una sonrisa es capaz de descubrirte la historia del lugar..que seguro no deja indiferente a nadie.
    Me ha encantado¡¡¡¡¡¡
    muchas gracias

  5. Mario

    Qué interesante, merece la pena ir solamente para charlar con los lugareños para que le cuenten a uno las leyendas … Gracias Gabriel por acercárnoslas. Hay que ir.

  6. Ana

    Me encanta este blog, la manera de aproximarse a los distintos lugares y culturas despierta la curiosidad y sin duda incita a que conozcamos de primera mano todos esos bellos parajes que tiene ese maravilloso país. Gracias por compartir tus experiencias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*