Hugo 22 Jun 2015

Calafate – El principio del fin del mundo

Cambio de contexto, un cambio radical.

Tras un largo viaje, cambio Brasil por Argentina, cambio bañador y monos por mucho abrigo y pingüinos, lo mudo todo.

Llego a Calafate, al que llaman el principio del fin del mundo. Es un pueblo pequeño perdido en el medio de un paisaje árido y frío, pero que es la puerta al Parque Nacional Los Glaciares y a la parte sur de la Patagonia.

Calafate

Lo que cuentan de la Patagonia es verdad: ES MUY CARO y no hay manera de escapar, o sí.

Tras un día de búsqueda encuentro La Cueva, la que será mi casa durante estos días en Calafate. La cueva es un refugio para montañistas, ciclistas, mochileros y todo tipo de viajero con poco recurso que llega a este pueblo.

Es un lugar mágico y en que se crea una familia con toda la gente que va llegando.

Mi primera noche en la cueva se convierte en una especie de peña con música folclórica y comiendo rico. Acabamos comiendo a ritmo de chacareras.

peña-calafate

comida-calafate

La Patagonia es una especie de Meca para muchos viajeros, suele ser el punto de partida o el final de esos viajes largos, el viaje soñado por muchos.

En La Cueva conozco la historia de Álvaro, un joven de Vitoria que después de más de diez años trabajando en el mismo lugar, un día decide dejarlo todo, comprarse una buena bicicleta y cumplir la hazaña de un Alaska – Patagonia en dos años.

Lo emocionante de encontrarme a Álvaro no sólo fue su historia si no la posibilidad de ver a alguien llegando a la meta, cumpliendo un sueño.

Lo normal es encontrarte a este tipo de personas en la mitad de su viaje contándote que algún día llegaran al destino fijado, pero Álvaro ya ha llegado y la expresión de su cara lo decía todo.

ciclista-patagonia

Calafate es un lugar idóneo para esos que quieren desconectar pero que también les gusta tener civilización cerca.

Algunas de mis tardes las paso tranquilo en un bar, escribiendo posts como este o editando el próximo capitulo, y siempre suelo hacerlo en el mismo bar: Elba´r.

Un café-bar muy acogedor, uno de los pocos al que van mucha gente local y el único que no cobra servicio de mesa, un impuesto muy normal en los bares calafateños.

chessecake-calafate

Ana y lautaro son los dueños de Elba´r y me ganaron desde el primer día por su “buena honda” y su chessecake con frutos rojos.

Sin duda, este es el lugar rico, bonito y barato de este pueblo. Puedes comer por unos 7 ó 10 euros, que por desgracia eso es barato en la Patagonia.

bar-calafate

Se acabaron los días de tranquilidad así que mañana mismo comienzo con la acción, que aquí en la Patagonia hay mucho de eso.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

2 comentarios en
“Calafate – El principio del fin del mundo”

  1. Natalia

    Genial la nota, Queremos conocer Calafate, somos de Esquel así que en cualquier momento nos vamos a conocer el bar.
    Conocimos a Álvaro una gran persona con una meta por alcanzar y cumplió su objetivo, mis aplauso para el y para todos los ciclistas que llegan a su meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*