Marta Rodríguez 22 Jul 2015

Café en Manizales: arte cafetero

Llego desde Leticia al aeropuerto exhausta de una aventura amazónica más que intensa. No he sobrevivido a las picaduras de los mosquitos, ni a las alergias. Quien me observa no duda en preguntarme si he salido de la selva. Cuando he visto a las azafatas de LAN me han entrado ganas de abrazarlas de alegría. Entrar en ese avión ha sido descaso asegurado. Un buen coffee break de Juan Valdés, la mejor atención y a dormir como si estuviese en mi cama, camino a descubrir el café en Manizales.

De nuevo por la ley natural de los encuentros llego a casa de Paola en Medellín, a quien conozco en la Isla de San Andrés y compartimos la pasión por la misma. Así conozco a Juan, quien se convierte en nuestro más espontáneo guía en nuestra introducción al eje cafetero. Como podéis observar, en este viaje los hospedajes son tan espontáneos como nuestra aventura.

Bienvenidos al eje cafetero: café en Manizales

Cafe
Llegamos a Manizales con nuestro nativo de excelencia y nos introduce sin pensárselo dos veces en la más pura esencia del café en la ciudad. Manizales es la capital del departamento de Caldas. Su nombre se debe a la cantidad de piedras de maní que se encuentran alrededor y actualmente cuenta con una importante actividad turística, industrial y cultural. La ciudad es acogedora y la hospitalidad de sus gentes ha sido esencial en nuestra estancia.
Manizales
Nos introducimos en la experiencia del café con los aromas de Santo Kaffeto, donde nos reciben con una maravillosa degustación. Realizamos varios ejercicios de catas de café, nos adentramos en los olores y en las artes posibles en la presentación de un buen café. Profesionalidad define al gran Germán Andrés, no en cualquier lugar pueden hacerte pasar una tarde tan interesante.

Santo Kaffeto Manizales
Tras esta visita nos pasan el contacto de una hacienda cafetera muy especial. No tiene nada que ver con las fincas turísticas y comerciales de la zona. Al día siguiente voy a visitar la Finca de Malicia, donde Juan nos recibe con un desayuno tradicional de arepas, huevos y chocolate. Empezamos bien. Villa Malicia es una finca donde viven Doña Estelita y Juan, un lugar donde todo el proceso del café es artesanal y Juan nos lo explica desde el principio hasta el final. Hasta el proceso de secado depende del sol.
Villa Malicia Manizales
Además, esta finca tiene una característica muy importante, y es que su café no es un café cualquiera. Por su situación y plantaciones cercanas tiene unas notas de limón, miel y flores. Es un espectáculo su degustación. Nos explican la importancia de no echarle el azúcar hasta saborearlo y sentirlo. Un aprendizaje de gran valor en nuestra entrada al Eje Cafetero, preparen el paladar, porque no hemos hecho más que empezar.
Eje Cafetero

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*