Un mundo para 3 11 Nov 2014

Buenos Aires con niños

A muchos viajeros nos llega el gran día en el que decidimos ser padres. A partir de ahí es cuando nuestros esquemas sobre los viajes empiezan a sufrir una importante transformación.

Ahora ya no dependemos solo de nosotros mismos a la hora de elegir un destino u otro, ha llegado el momento en que hay que cambiar el “Chip”.

Los que andamos viajando desde hace años por el mundo con un hijo, os podemos asegurar que es menos complicado que lo que a priori pudiera parecer, aunque no por ello, debemos de prestar menos atención a la hora de elegir un destino que agrade a partes iguales a todos los miembros de la familia. Nuestra manera de hacerlo es bastante sencilla, una vez estamos de acuerdo sobre el destino, cada uno de nosotros elabora una lista de los lugares que desea visitar del lugar elegido.

En este caso, os hablaremos de los lugares elegidos por nuestro hijo a la hora de visitar la maravillosa ciudad de Buenos Aires, a la que por cierto nos unen lazos muy entrañables.

Buenos Aires es una ciudad importantísima, no solo en tamaño y en número de población, sino también en acontecimientos culturales, deportivos y sociales. Posee como la mayoría de capitales mundiales una extensa agenda adaptada para todos los gustos y edades.

Los museos y el ocio ocupan una parte importante en la cultura de la ciudad y de entre todos ellos, Álvaro ha seleccionado los que más se han ajustado a sus preferencias como niño que es. Estos lugares han sido los elegidos.

Museo de las Ciencias Naturales

No conocemos a ningún niño al que no le gustan los animales, no hay ciudad que contenga un museo sobre naturaleza y que no hayamos visitado, en este caso el de Buenos Aires es uno de ellos.

Ubicado en el Parque Centenario, abre todos los días del año, excepto algunos festivos en los que adopta un horario reducido, por ello deberéis consultar fechas antes de acudir a visitarlo. También deberéis poneros en contacto con el museo por si queréis contratar una visita guiada, resulta bastante interesante ya que les explican a los niños con más detalle lo que están viendo. El museo se encuentra en el enclave de un bello edificio con grandes ventanales, consta de numerosas salas que albergan un sinfín de exposiciones sobre animales y plantas de todo tipo, raza y origen, un acuario y una biblioteca.

Museo Participativo de las Ciencias

Otro museo interesante y que agrada especialmente a los más jóvenes por su forma tan especial de visitarlo, el slogan del museo no es otro que el de “Prohibido No tocar”. No hay nada que a un niño le guste más que tocarlo todo y en este museo se sienten como en el paraíso.

El museo se encuentra situado en el interior del Centro Cultural Recoleta y algunos lunes suele permanecer cerrado, por lo que su horario habitual es de martes a domingo, de todas formas hay  que consultar los horarios porque varían en función de si es verano o invierno.

Este museo ha sido y es un referente desde que abrió sus puertas hace más de dos décadas por su especial manera de educar a la vez que de divertir a los niños que lo visitan. Sin duda una experiencia para no perdérsela y que mantendrá a los peques ocupados durante casi toda la jornada.

El Museo de los niños

Está situado en el interior del Shopping Abasto, por lo que lo hace más atractivo si cabe, ya que mientras el niño visita el museo con papá, nosotras las mamás nos vamos de tiendas.

En él, los más pequeños podrán jugar a la vez que aprenden las artes de varios de los oficios que forman parte de la vida cotidiana, como ser médico, enfermera, cocinero, ya que este museo recrea intelectivamente la vida de cualquier ciudad del mundo.

La edad recomendable para su visita es hasta los 12 años y para los más chiquitines de menos de tres años también dispone de un espacio adaptado para ellos.

El horario suele ser de tarde y los lunes permanece cerrado, aunque como en los casos anteriores, recomendamos os informéis antes de acudir ya que estos horarios pueden sufrir modificaciones.

El Planetario

Apto para todas las edades y uno de los lugares más visitados por familias de la ciudad y no solo por su interesante descubrimiento hacia el mundo de las estrellas, los planetas o las galaxias, sino porque además se encuentra en un entorno que invita a venir para disfrutar de un día en familia.

El Planetario está ubicado en el bosque de Palermo, incluye un lago artificial por el que nadan plácidamente unos simpáticos patos, a la sombra de sus innumerables árboles posan las familias para disfrutar de un picnic en plena naturaleza.

El horario de visita al Planetario suele ser desde el mediodía, a partir de las 12h, pero siempre mejor consultar posibles cambios.

Un crucero por El Tigre

Después de disfrutar y de aprender como lo hemos hecho tras haber visitado los museos, nos apetecía disfrutar de un paseo en barco por la zona de Tigre, a tan solo 33 Kilómetros de Buenos Aires. Como no disponíamos de coche, decidimos que la mejor manera de llegar hasta allí era utilizando el tren, uno de nuestros medios de transporte preferidos, aunque también hay varias líneas de buses que te llevan. El trayecto duró poco menos de una hora, fácil, rápido y económico.

Una vez allí, cogimos una especia de barcaza que nos fue llevando despacio por el río, sin duda una experiencia 100% recomendable si viajas con niños ya que el lugar está rodeado de una impresionante belleza y repleto de locales donde poder comer un buen asado o simplemente tomar algún refrigerio. Diversos comercios donde adquirir algún producto típico de la zona o incluso la posibilidad de visitar algún museo, como el Naval.

Buenos Aires una vez más cubrió nuestras expectativas como familia viajera

Si te ha gustado esta aventura, te gustará | Cinco faros icónicos de la Patagonia Argentina

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*