Iosu Lopez 14 Oct 2015

Aventura y relax en el Eje Cafetero

 

Colombia engancha. Un secreto a voces desde que Medellín nos recibió al comienzo de nuestra aventura por Sudamérica. La energía del eje cafetero es especial, lo cual sumado a la gente que nos íbamos cruzando en el camino, no hacía más que aumentar nuestro deseo de seguir conociendo la zona. Fue así como decidimos prolongar las jornadas de nuestra estadía en el eje cafetero.

Eje-Cafetero-Termales-autobuses-PereiraEn la región de Risaralda, a pocos kilómetros de la ciudad de Pereira, decidimos visitar Santa Rosa de Cabal. Esta pequeña población se ha convertido en un punto turístico de referencia gracias a las termales que reciben el mismo nombre de la localidad.

Eje-Cafetero-habitantes

Después de visitar algunos de los principales puntos de interés en Santa Rosa, como la plaza y el monumento del machete (símbolo del municipio), cogimos un autobús hasta las famosas termales.

Eje-Cafetero-Termales-Santa-Rosa-Cabal-Plaza-Machete

Para acceder a ellas, es necesario adquirir entrada (20.000 pesos cada adulto), ya que su gestión es privada. Son muchos los niños y mayores que visitan las termales de Santa Rosa cada día en busca de los efectos saludables de sus piscinas de agua fría y caliente.

Eje-Cafetero-Termales-Santa-Rosa-Cabal-piscinas-cascada copia

Una vez dentro, tras una pequeña caminata ascendente en la que uno tiene la sensación de pasear por un auténtico vergel, llegamos a lo alto en donde se sitúan las termales. Un pequeño complejo de piscinas aparece insertado en medio de aquel pequeño paraíso, en donde de repente, capta nuestra atención una espectacular cascada natural que brota de las entrañas de la montaña.

Dejamos pasar las horas disfrutando de aquellas vistas y de las termales en medio de un paisaje único, nos bañamos bajo aquella particular cascada para reponer y renovar los ánimos con los que poder continuar nuestro viaje. Todavía en remojo, despedimos otra maravillosa jornada con un bonito atardecer.

Eje-Cafetero-Santa-Rosa-Cabal-termas-nocheTras vivir intensamente y saborear el eje cafetero queríamos ponerle la guinda a la aventura. Así que nos desplazamos hasta Armenia para realizar el descenso del río La Vieja en balsa hasta el Valle del Cauca.

Eje-Cafetero-Balsaje-4x4-JeepPara ello, tras una hora de trayecto en 4×4, en el cual los paisajes de cafetales parecían infinitos, llegamos al punto de salida. Una balsa de madera de guadua (típica de la zona utilizada también para la construcción de casas) nos esperaba en el puerto de Alejandría junto a nuestro balsero Davidson.

Balsaje-Eje-Cafetero-balsero-DavidsonVestido con la camiseta de Portugal y declarándose fan de Cristiano Ronaldo, Davidson es un chico joven que desde niño está acostumbrado a remontar el río, conociendo los 17 kilómetros de descenso hasta el corregimiento de Piedras del Moler como la palma de su mano.

Balsaje-Eje-Cafetero-balsa-río-corrienteDespués de los primeros instantes de recorrido, dejamos atrás el sonido de nuestras voces para dar protagonismo a la naturaleza. Ante nosotros el río y un puñado de locales que viven y trabajan en aquellas aguas: buscadores de oro o personas que apilan arena del río en sus canoas y que después destinarán a la construcción.

Balsaje-Eje-Cafetero-balsa-madera-guaduaNuestro joven patrón aderezó el viaje con leyendas del río que los lugareños creen pies juntillas. La balsa es 100% tradicional como las de antaño, construida con cañazas o tacuaras de guadua, una madera de la familia del bambú que puede llegar a crecer hasta 30 metros de altura. Debido al escaso nivel del agua que impide remontar el río, Davidson debe montar y desmontar cada día su balsa para llevarla de nuevo a la casilla de salida.

Balsaje-Eje-Cafetero-trabajador-río-arenaPoco a poco van pasando los kilómetros por el cauce de “La Vieja” mientras admiramos el paisaje, hasta que nos detenemos a mitad de trayecto para comer. En una pequeña zona resguardada del sol, Davidson reparte algo muy típico y particular que sería nuestro almuerzo: carne asada en hoja de Congo.

Balsaje-Eje-Cafetero-comida-hoja-congo

Tras reponer fuerzas, retomamos el paseo descendiendo a buen ritmo y vigilados por las miradas de pájaros e iguanas del impresionante valle del Cauca. Una hora más tarde, las figuras improvisadas de algunos niños que saltaban al agua desde un puente próximo a Piedras del Moler, nos indicaba que nuestra travesía por el río la Vieja había llegado a su fin.

Balsaje-Eje-Cafetero-río-Piedras-Moler-ninosEl balsaje resultó ser una experiencia única en contacto con la naturaleza, en la que vivimos en primera persona la hermosura del Cauca y la esencia del eje cafetero.

Balsaje-Eje-Cafetero-balsa-río-Alberto-paisajeAgradecemos a Natura Travel por su excelente servicio y por brindarnos la oportunidad de vivir esta experiencia tan real en el río La Vieja.

Ver más | El eje cafetero: el auténtico sabor de Colombia

 

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*