Chavetas 01 Jul 2015

5 razones para un viaje a Galápagos

Chavetas viaja a Galápagos- Destino Sudamérica

Iguanas que nadan largas distancias ayudándose de su cola, tortugas gigantes en zonas de alta montaña y exuberante vegetación, piqueros de extrañas patas azules pescando en sus costas o parajes marcianos llevados al límite. En un viaje a Galápagos realmente sólo nos separa 1 hora y pocos kilómetros de la costa ecuatoriana pero la sensación es muy diferente, como si fuésemos “teletransportados” a un submundo anclado muchos siglos atrás. ¿Quieres conocer 5 razones por las que deberías viajar al menos una vez en tu vida a este archipiélago?

1. Descubrir una extraordinaria fauna que interactúa con las personas

Un viaje a Galápagos, sea cual sea tu isla de entrada (LAN AIRLINES vuela tanto a Baltra en Santa Cruz como a la Isla de San Cristóbal), es una entrada a un singular archipiélago que ha evolucionado durante siglos aislado del mundo, incluida su fascinante fauna.

Islas Galápagos- Destino Sudamérica

Desde las famosas tortugas que dan nombre a las islas hasta las más increíbles aves prehistóricas (la fragata con el buche rojo hinchado es realmente para quedarse horas observándola) pasando por iguanas terrestres endémicas o aquellas marinas que evolucionaron aprendiendo a nadar, pinzones que se te posan y tranquilos leones marinos que se hacen dueños de las playas.

Aunque lo más formidable, sin duda, es el grado de interacción con las personas. Han nacido en un mundo donde no hay depredadores y ni siquiera el hombre es temido. ¿Te apetece nadar con leoncitos marinos en tu viaje a Galápagos?

2. Introducirnos en un mundo submarino privilegiado

¿Amante del buceo? Apúntate esta razón sobre todas las demás. Las aguas profundas de Galápagos, por su ubicación geográfica en un enclave estratégico, disfrutan de una diversidad de vida acuática sin límites. Excursiones como León Dormido en Isla San Cristóbal o Túneles en Isabela son algunos de los mejores ejemplos que te pondrán en contacto con animales tan espectaculares como el tiburón martillo.

Si no practicas buceo no te preocupes, las opciones de snorkel son también inigualables, desde el nado con lobos marinos antes mencionado hasta atravesar barreras de peces de colores, acompañar a una tortuga marina en su alimentación o, ¿por qué no?, a un pequeño pingüino de Galápagos, una de las especies más pequeñas del mundo.

3. Explorar un ecosistema de paisajes únicos

Regresamos a la superficie del archipiélago y nos fijamos ahora en sus parajes. Si un viaje a Galápagos es adentrarnos en un submundo ya de por si, desembarcar isla tras isla es adentrarse en un arcoíris de contrastes donde Plaza Sur, cerca de Santa Cruz, es la isla del paraje marciano, Tintoreras el infierno de iguanas marinas o Bartolomé la foto del famoso pináculo.

Iguanas en Galápagos- Destino Sudamérica

Pero los contrastes son todavía mayores dentro de la propia Santa Cruz, donde desde Puerto Ayora al Sur, la población más desarrollada turísticamente, el azul del mar se torna en un paraje agreste según nos dirigimos al norte o completamente verde en pocos kilómetros en sus cotas más altas, donde la humedad y la vegetación dan paso a la vida de esas gigantes de duro caparazón

4. Averiguar que el relax no está reñido con la vida salvaje

Cuando cualquier persona piensa en islas, con cierta agilidad desarrollamos la idea de asociación hacia playas idílicas, relax y descanso. El 98% del territorio es Parque Nacional de Galápagos protegido, donde el visitante centra su viaje en la observación de aves, el estudio de la evolución o la exploración de parajes. No obstante, esa búsqueda de desconexión no está reñida con lo anterior y todas las islas tienen su propio rincón paradisiaco.

La Lobería o Manglasito en Isla San Cristóbal, Playa de los Alemanes en Santa Cruz o la playa cercana el Iguana Crossing en Isabela pueden ser las opciones que buscas, con alojamientos para todos los presupuestos y bolsillos.

Leones marinos en Galápagos- Destino Sudamérica

5. Sentirse afortunado de ser uno de los pocos que cada año viajan a Galápagos

Y no por un tema de poder adquisitivo, sino porque Ecuador abre su cuota de visitantes cada año de forma muy controlada y solo determinados vuelos (LAN AIRLINES facilita conexión desde Quito y Guayaquil) permiten conectar cada día con el continente para iniciar el viaje a Galápagos de los viajeros amantes de la naturaleza.

Avión de LAN Airlines- Destino Sudamérica

¿Te hemos convencido para iniciar tu propio viaje a Galápagos? ¡No lo dudes! Si hay un lugar diferente en este planeta todavía inalterado aquí lo encontrarás.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*