Claudia Rodriguez 27 Jun 2016

24 horas en Quito

Veinticuatro horas en Quito nunca serán suficientes para conocerla pero sí que son las que bastan para enamorarse perdidamente de ella.

La capital de Ecuador es una auténtica sorpresa. El viajero viene sobrexcitado por todo lo que ha podido ver en el país. Borracho de naturaleza en Galápagos, sobrecogido por la calidez de la gente de la sierra y saciado por las dosis de cultura de Cuenca y sus alrededores, aterriza en Quito casi exhausto para encontrarse con muchísimo más de lo que esperaba.

8:30

Un día cualquiera en Quito debería comenzar pronto. El sol sale temprano y el centro suele estar en ebullición de lunes a viernes, así que no es mala idea levantarse a primera hora para nutrirse de todo lo que la ciudad tiene para ofrecer.

Tras un contundente desayuno, empieza el recorrido por la Plaza de la Independencia, más conocida como la Plaza Grande. Ésta es el corazón del casco antiguo y uno de los rincones con más historia de Ecuador. En ella encontrarás un punto de información turística recién inaugurado, El Quinde Visitors Center, donde pueden ayudarte con tu itinerario y en el que tienes la oportunidad de solicitar servicios de guía que hacen recorridos personalizados por la ciudad.

Si te sitúas en el centro de la Plaza Grande, donde se encuentra el monumento a los próceres de la independencia, podrás disfrutar de la belleza de las fachadas de todos los edificios que la rodean. El Palacio de Carondelet, el Palacio Arzobispal, el Palacio Municipal, el Hotel Plaza Grande y la Catedral Metropolitana abrazan a este lugar lleno de vida a casi cualquier hora del día.

Atraviesa las grandiosas puertas de la Catedral Metropolitana para conocer este maravilloso templo de estilo gótico-mudéjar, en el que reposan grandes personajes de la historia ecuatoriana. Además del grandioso altar mayor, los muros de la catedral lucen hermosos exponentes del arte de la llamada escuela quiteña. Si tienes suerte, podrás contemplar las vistas de la ciudad desde las cúpulas y saludar al gallo protagonista de muchas leyendas de la ciudad.

claudia_y_jairo_quito

10:00

Con el Quito Tour Bus, un autobús panorámico que pasa por los rincones principales de la urbe, llegarás fácilmente al Mirador del Panecillo. Este mirador se encuentra a 3000 metros sobre el nivel del mar y está presidido por la Virgen de Quito o del Panecillo, a la que es posible subir para obtener unas vistas aún mejores de Quito abrigada por sus montañas y volcanes.

11:30

Vuelve hacia el centro y baja junto a la calle Juan de Dios Morales, más conocida por los quiteños como La Ronda. Caminar por ella es como sentirse de vuelta en Andalucía. Los colores vivos de las flores que adornan los balcones, las rejas, la calzada empedrada y el ambiente festivo que la caracteriza te embrujará.

Durante el día, los talleres de artesanos están abiertos al público; mientras que, por la noche, las calles se llenan de locales y visitantes con ganas de degustar las empanadas de morocho y el tradicional canelazo para mitigar las bajas temperaturas.

artesania_calle_ronda_quito

helado_quito_ecuador

12:30

Tras una dulce parada en una heladería artesanal para matar el hambre, puedes continuar caminando hasta llegar a la calle de las Siete Cruces, una de las vías más bonitas de Quito y en la que se encuentra la Iglesia de la Compañía.

La obra más impresionante del Barroco quiteño es espectacular por fuera pero, en cuanto te adentras en ella, descubres que es uno de los templos más bellos que has visto. El oro que recubre cada parte parece hasta cegarte y cumple con creces el objetivo de engrandecer la religión.

iglesia_compañia_quito

centro_historico_quito_ecuador

13:30

Cuando el hambre empiece a apretar, las opciones donde comer en Quito son infinitas. Puedes conocer el restaurante de uno de los hoteles con más historia de la ciudad, el Hotel Plaza Grande ofrece un delicioso ceviche de camarones con ajís tan ricos como el de pepa de zambo (una especie de calabaza), el de tomate de árbol y el de maní. No olvides pedir de postre un helado de paila, tanto el sabor como su presentación te dejarán con la boca abierta.

ceviche_quito_ecuador

helado_de_paila_quito_ecuador

Quédate con un poco de hambre si quieres probar otras de las estrellas de la gastronomía de Quito. A pocos minutos caminando de la Plaza Grande se encuentra el Mercado Central, uno de los mercados principales de la ciudad, en el que encontrar ástambién una gran variedad de puestos de comida recién hecha. Dirígete hacia el de “Don Jimmy”, que lleva ya unas décadas haciendo las mejores corvinas fritas. Por cinco dólares es posible comer un plato de corvina con papas y un delicioso ceviche mixo.

15:00

Baja la comida recorriendo las calles del Casco Antiguo y luego encamínate hacia La Capilla del Hombre y la Casa Museo de Guayasamín para conocer una obra que te emocionará. La casa del artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín alberga sus tesoros artísticos y la visita guiada ayuda a conocer una historia y una obra que eriza la piel.

cosas_que_hacer_quito

17:00

Corre antes de que sea de noche y dirige tus pasos hacia el TeleferiQo, el mejor y más mágico mirador de la ciudad. Desde el volcán Pichincha, en un día despejado es posible apreciar una ciudad infinita bajo la atenta guardia de otros bellos picos como el Cotopaxi o el Cayambe mientras cae el sol.

19:00

Ya solo queda acabar el día con una reconfortante cena en alguno de los acogedores restaurantes de La Ronda y brindar por haber podido conoce una de las ciudades más maravillosas de Sudamérica en algún bar de La Mariscal, la zona más fiestera de Quito.

¿Te quedas otras 24 horas más?

teleferiqo_quito_anochecer

Queremos dar las gracias por la maravillosa acogida que tuvimos de Quito Turismo y a Verónica Pulgar, la estupenda guía de la Policía Metropolitana de Quito que nos descubrió los mejores lugares.

Share on Facebook   Tweet about this on Twitter   Share on Google+0

5 comentarios en
“24 horas en Quito”

  1. Federicaprimera

    Como siempre un buenísimo artículo.
    Se nota que eres una viajera incansable y transmites tu entusiasmo a las mil maravillas.
    Sigue disfrutando de ello así.
    Millones de besos desde Córdoba.

  2. Vero4travel

    Me ha gustado mucho como has establecido el artículo por horas. Recordando mi viaje a Quito me he encontrado con esta entrada y la verdad es que he podido revivir parte de mi viaje!.

    pd: Me apunto el museo de Guayasamin para la próxima!

    Gracias Claudia

    1. Claudia Rodriguez
      Claudia Rodriguez Autor

      ¡Muchas gracias chicos! Me alegro de que os haya gustado :)
      Sin duda, tenéis que ir al Museo de Guayasamín. Para mí, ha sido el museo más bonito que me he encontrado en mi paso por Sudamérica. 100% recomendado.
      ¡Nos vemos por Quito!
      Un abrazo

Responder a Federicaprimera Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*