• La visita a Iquitos debe incluir una salida de al menos dos días con sus noches a algún albergue amazónico. Los hay de distintos tipos y precios, a distancias variadas de la ciudad, pero todos ofrecen experiencias muy interesantes.

  • La experiencia del Lodge amazónico tiene mucho que ver con el río. Generalmente los lodges se ubican en sus orillas, hay navegación, pesca y salidas nocturnas para observación de fauna.

  • Los lodges amazónicos cuentan con guías locales capacitados para dar a conocer al visitante la abundancia de especies de flora y fauna. Los senderos temáticos para descubrir plantas y árboles, bien explicados, son experiencias de las buenas.

  • Es indispensable llevar a la excursión amazónica un par de buenos binoculares y estar atentos a las señales del guía cuando él descubre un mono, un perezoso, ciertas especies de aves y con suerte, un mamífero grande.

  • La magia del atardecer en la Amazonía, la hora en la que los personajes de las leyendas aparecen con sus encantos y seducciones, y comienza a refrescar, componiendo un momento del día realmente espectacular.

  • Si es que no llueve al caer el día, tendremos la oportunidad de fotografiar un paisaje que parecería inventado para ilustrar postales y material de promoción turística a la selva. Y sin embargo, es nuestro.

  • El paisaje empieza a perder sus colores, cae un manto grisáceo, azulado, sobre el bosque y el río, pero de pronto suena el trueno y en el fondo se ilumina todo con una luz brillante e instantánea, es la tormenta.

  • Muchas comunidades nativas, sobre todo de las etnias cocama - cocamilla, se han sumado con sus propios recursos, a la oferta de los lodges amazónicos, incluso con torres de observación.

  • Las características de los caseríos de las comunidades nativas suelen ser el orden y la pulcritud en sus caminos, áreas públicas, chacras privadas y casas. Aquí los pobladores nos reciben con cordialidad y nos ofrecen su artesanía.

  • En nuestro recorrido por los ríos podremos observar el uso múltiple que se le da a la canoa por parte de nativos y colonos. Los niños van a la escuela navegando, la familia se transporta y los hombres salen de pesca con sus redes.

  • Al sur oeste de la ciudad de Iquitos, embarcándonos en Nauta, llegaremos a la unión de dos inmensos ríos, el Ucayali y el Marañón. Estamos en camino hacia la Reserva Nacional Pacaya Samiria.

  • La unión del Marañón con el Ucayali ya muestra un mamífero que se verá en abundancia dentro de la Reserva Nacional Pacaya Samiria, el delfín, en dos especies, el rosado y el gris.

  • En rumbo hacia Pacaya Samiria el ancho del río es enorme, y a medida que vamos ingresando a los bosques inundables se habrá de estrechar de modo que veremos la vegetación de ambas márgenes muy cerca de nuestra embarcación.

  • El bosque inundable se caracteriza porque las aguas del río son de color negro, de modo que reflejan la realidad del paisaje. Ello se debe al sedimento de hojas que se viene acumulando por siglos en el río.

  • Los únicos habitantes de esta reserva de más de dos millones de hectáreas son comuneros y colonos que habitan la zona desde antes de su categorización como reserva, y se dedican a la caza, a la pesca, a la recolección y al ecoturismo.

  • En los caseríos de las orillas, nativos y colonos desarrollan actividades para el turista que están estrictamente encuadradas en la normatividad de la reserva, como la observación de aves, la pesca, el apoyo a las tareas de conservación, la admiración por la belleza natural.

  • La Reserva Nacional de Pacaya Samiria es una de las 67 áreas naturales protegidas del Estado peruano, la segunda más grande del Perú y la cuarta de Sudamérica. Su calidad de bosque inundable le da una variedad infinita de flora y fauna.

Fotos 1 de 17
IMPERDIBLES de SELVA ADENTRO
DESCANSO EN UN LODGE

Los hay a diez minutos o a seis horas de la ciudad de Iquitos o del puerto de Nauta. Cada uno tiene su gracia. Algunos son tan rústicos que estarás sometido a las leyes de la naturaleza, otros son de ladrillo y tienen aire acondicionado y hasta piscina. Es cosa de informarse y elegir. Una estadía de cuatro o cinco días es perfecta para desenchufarse de la rutina urbana laboral y dedicarse a sentir la selva, a hacer un poco de actividad física, a socializar con la familia de otra manera.

INGRESO A PACAYA SAMIRIA

Es la segunda área natural protegida más grande del Perú, con dos millones de hectáreas. Se le conoce como la Selva de los Espejos, pues reflejan a la selva en las oscuras aguas de sus ríos. La habitan y viven 449 especies de aves, 102 de mamíferos, aparte de reptiles, anfibios, peces y 1204 especies de plantas. En peligro de extinción, el jaguar, el manatí, el lagarto negro, el guacamayo rojo, el delfín rosado y el paiche. Dentro de esta reserva viven alrededor de treinta mil personas.

CANOPY Y PUENTES AMAZÓNICOS

El interés de una serie de estudiosos del mundo por investigar el bosque amazónico desde arriba, determinó la construcción puentes colgantes, aéreos, unidos por estaciones. La vista es impresionante porque solo el 2% de la vegetación amazónica puede vivir en la penumbra del suelo; el resto espera es lo que vemos, expuesto a la luz, en tonos de verde infinitos. El canopy es una excelente manera de combinar el interés científico con la aventura.

PESCA DE PAICHE

El paiche (arapaima gigas) es el segundo pez de agua dulce más grande del mundo, supera los tres metros de largo y pesa 250 kg. Su carne es muy valorada por lo que ha sido muy depredado. Hoy hay veda pero cuando se levanta, los pescadores en sus canoas van cercando al animal hasta que después de una intensa lucha, el paiche sea cargado dentro de una canoa donde coletea amenazando con voltear la embarcación. Si es tiempo de veda, no pida ver esto. Los mejores lugares: los Comités de Pesca de las comunidades.

ESCUCHAR RELATOS AMAZÓNICOS

Muchos turistas se limitan a seguir el libreto oficial de la ruta. Eso es imperdonable en la Amazonía, donde existe una tradición oral riquísima, llena de fantasía, color, humor, a la que se accede conversando con un personaje local. El amigo de un amigo, el guía, el barman del lodge, la señora de la tiendita… Historias mágicas que para los pobladores amazónicos están llenas de una verdad situada más allá de lo evidente. El chullachaqui, el gringo delfín, el tunche, cuidado con cutiparse…

PLANTAS MEDICINALES

La medicina occidental cada vez mira con mayor atención el poder curativo de la flora empleada por culturas antiguas, como las que habitan la Amazonía peruana. Plantas, raíces, cortezas, son de uso diario en las ciudades y el monte para curar enfermedades del cuerpo y el alma. En Iquitos se han detectado 322 especies de estos vegetales, que se ofrecen en los mercados y en las casas de los chamanes. Ajos sacha, cascarilla, clavo huasca, chanca piedra, chuchuhuasi, sangre de grado, uña de gato…

COMPAÑÍA DE LAS COMUNIDADES

En noviembre de 2003 el proyecto no tradicional Yvy Mara Ey (antes Consorcio Rumbo al Dorado) fue reconocido por la Organización Mundial de Turismo entre los mejores 64 ejemplos mundiales de buenas prácticas. Dirigido a generar ingresos para comunidades y disminuir la presión sobre los recursos naturales. Opera en la cuenca del Río Yanayacu–Pucate, en la Reserva Nacional Pacaya-Samiria. Beneficios ambientales apreciables: recuperación de especies vulnerables como pteronura brasiliensis (lobo de río) e inia geoffrensis (delfín rosado), podocnemis unifilis (tarikaya).

DONDE
QUEDARSE
HOTELES
Dónde Quedarte
Ingresa aquí
DONDE
COMER
RESTAURANTES
Dónde Comer
Ingresa aquí
DONDE
DIVERTIRSE
BARES & DISCOTECAS
Dónde Divertirse
Ingresa aquí

Desarrollado por